Vinyl S01E03: “Whispered Secrets”

Un bajo episodio nos dejó Vinilo está semana. Después de entregas al alza, el tercer capítulo titulado “Whispered Secrets” estanca el argumento sin desarrollarse mayormente. Revisemos que pasó.

Todo comienza con una fiesta elegante en donde la industria de la música se reúne para celebrar a Maury Gold, el hombre que introdujo a Richie en el negocio de la música. Todo marcha bien hasta que uno de los invitados revela a la multitud que Richie rechazó la oferta de PolyGram y finalmente no vendió su sello. La noticia también es nueva para  Devon quien ve como todo su panorama se derrumba, cuestión que da paso para un nuevo desencuentro entre la pareja.

La semana pasada lo último que vimos fue el encuentro entre Richie y Lester. La razón de la visita del productor es un nuevo trato discográfico a fin de editar material antiguo e inédito del bluesman bajo la estructura renovada que pretende crear en Century Records, pero su ex representado aun no le perdona haberlo abandonado en el pasado y dejarlo a merced de la mafia de Galasso, poniendole fin a su carrera. La reunión finalmente queda en nada, y Lester se queda con las cintas de su trabajo, recordando lo viejos tiempos con amargura. Pero Richie no solo debe lidiar con la situación de su sello y el rechazo de su viejo amigo, sino también con el episodio criminal en que se vio involucrado junto a Joe Corso y que lo atormenta de tanto en tanto, debiendo recurrir nuevamente a la “dama blanca” para sacar las imágenes de Frank Rogers ensangrentado de su mente. En una de las escenas siguientes, podemos ver el guiño al nacimiento del hip hop, donde Lester queda atónito ante los malabares de un DJ pinchando discos, y mezclando temas.

Por otro lado Devon ve como su proyecto de mecenas de una compañía checa de danza se va al suelo a causa de la nueva locura de su marido, desechando los millones de la compañía alemana que compraría su sello. Los conflictos se agudizan con Richie, justamente por el dinero que requiere para estos fines y las restricciones que el productor ahora pretende instaurar en el hogar. Nuevamente el pasado asecha su vida actual, buscando explicaciones a su paupérrimo presente.  Es a causa de los problemas económicos que  Devon debe recurrir a su viejo amigo Andy Warhol, quien ante la manifiesta angustia de su amiga decide firmar uno de sus trabajos en serigrafía que le había regalado, con el fin de venderlo y así financiar a la compañía de danza europea.

Por su parte, el plot secundario de los Nasty Bits aun no prende. Entre los pocos minutos de desarrollo y la escasa relación con el argumento principal pasa desapercibido. En medio de discusiones entre Jaime y Julie por la dirección de la banda, Richie termina dándole la razón a la blonda asistente, quien quería rescatar la esencia cruda y honesta de los incipientes punketas. Luego de una edulcorada interpretación de los Kinks, se despachan lo mejor de su repertorio original para convencer a Richie y conseguir  un contrato con American Century, que bajo la nueva dirección y visión de Richie se deshace del 70% de su catalogo antiguo. Así mismo Finestra idea la creación de un nuevo sello con el fin de impulsar solo música nueva. Si bien Jaime aparecía como un personaje importante a explorar, llegando al tercer episodio no hay un tratamiento acorde a las expectativas, quedando relegada a pocos minutos y solo al lado del hijo de Mick Jagger, que no sale de una mala copia de Johnny Rotten.

960

Paralelo a las historias principales ya desarrolladas en los capítulos anteriores, aparece la aventura de Clark, el chivo expiatorio de los enojos de Richie en el sello, y el mismísimo Alice Cooper, quienes a partir de un encuentro casual en un estudio de grabación comienzan una particular negociación. Recordemos que la misión encargada a los cazatalentos del sello era encontrar nuevos artistas, y la búsqueda para Clark hasta el momento resultaba desastrosa. Es por ello que intenta con un ingenuo arrojo fichar a Cooper, incitándolo a iniciar una carrera solista y abandonar a su banda. Alice, ante la propuesta, decide juguetear con el muchacho dándole esperanzas de cerrar el trato, no sin antes pasar bajo la aplanadora de deseos del rockstar, desde llevar su ritmo de juerga hasta cargar una serpiente por puro capricho. Finalmente y ante la vista y paciencia del resto de su banda, Alice deja en evidencia a Clark y termina rechazando su oferta no sin antes asustarlo con una guillotina de utilería, característica de su horror show. Cabe preguntarse cual es el sentido de agregar esta historia dentro del capítulo. Nadie negará lo simpático del segmento, pero al lado de la falta de desarrollo de los personajes principales ¡era realmente necesario?

Ya volviendo al plot principal, Richie recibe visitas inesperadas. Por un lado Corso se aparece de improvisto para pasarle la cinta de una nueva cantante que estaba promocionando y además para recordarle que todo iba bien con el incidente que tuvieron hace unas semanas. Y en segundo lugar, se aparece en su oficina Gold junto a Gallaso, el mafioso por el cual la policía buscaba a Richie. Gallaso agradece la discreción de Finestra para con su persona ante la policía y le ofrece su ayuda económica en caso de problemas. Este encuentro seguramente lo veremos un par de veces mas en el futuro. Pero la inestable tranquilidad de Richie, ya turbada con los últimos eventos, se termina de desmoronar ante el descubrimiento del cadaver de Rogers. Solo en su habitación, alejado de su mujer, carcomido por el miedo, pone la cinta que Corso le pasó luego de recibir la noticia, finalizando de esta forma el tercer episodio de Vinyl.

Aun nos queda la sensación de vacío con el argumento principal de la serie. Mucha fiesta y desmadre, pero poco contenido. Y cuando la serie trata de encaminar el guión hacia el drama personal de los protagonistas, como el pasado de Devon, termina perdiéndose en las pequeñas vivencias de los personajes secundarios, la apricion de personajes reales como Warhol y Cooper, que poco aportan al plato principal, dándose una suerte de desorden argumentativo, disparando en muchas direcciones sin dar en el blanco. Por lo demás lo de este capitulo fue solo transición a la espera de que se destape el drama criminal de Richie, que hasta el momento es lo único que mantiene el interés de cara a los próximos capítulos. Incluso uno de los puntos altos que destacamos de los episodios anteriores como fueron los pequeños clips musicales, hoy se redujeron apenas a la fugaz aparición del clásico de Howlin Wolf “Smokestack Lightnin”.

Nos acercamos rápidamente a la mitad de la temporada. Esperemos que el cuarto episodio sea el punto de inflexión que necesita la serie para despegar y tomar un rumbo concreto de cara al futuro. Para nosotros, HBO y compañía a pesar de sus aciertos y punto altos con Vinyl, aun siguen en deuda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s