American Crime Story: “The People v. O.J. Simpson” E03: “The Dream Team”

Cuando la serie nos había entregado dos buenas interpretaciones pivotales de Cuba Gooding Jr. como Orenthal James Simpson, esta semana el hombre está en las sombras (literal y figurativamente), y da paso a la conformación de su equipo jurídico como foco central del episodio, sin perder de vista a la fiscalía liderada por Marcia Clark, ni al resto de los personajes que pululan en la serie (Kardashians).

En ese sentido, y en medio de ensamblaje del grupo de juristas que defenderán los intereses de la otrora estrella del football americano, el episodio también nos transmite otra importante idea que será esencial a la hora de enfrentar el juicio de Simpson: la defensa quiere, por todos los medios, hacer de este un litigio sobre cualquier cosa, menos los dos homicidios que se le imputan a O.J. Y es así como Robert Shapiro lidera los esfuerzos, no sólo recurriendo finalmente a Johnnie Cochran, sino con la investigación sobre el detective Mark Furhman a cargo del caso y que era un confeso racista, y también con la falta de información sobre las pruebas de ADN, que será un fuerte elemento de la defensa en el juicio.

Captura de pantalla 2016-03-05 a las 2.14.17 a.m.

Por otro lado, el equipo liderado por Marcia siente toda la confianza del mundo en torno a un caso ganado, eligiendo llevar el caso en el centro de Los Angeles en desmedro de Santa Monica tanto para obtener un jurado más diverso como por “relaciones públicas”, teniendo pruebas contundentes y el aparente mal trabajo de la contraparte, esto antes de saber por medio de la prensa (en un brillante trabajo de Shapiro para desviar la atención del caso en O.J.) que su detective está siendo investigado por su pasado racista. En ese sentido el episodio jugó mucho con pasarle la pelota caliente al otro equipo, de Shapiro a la Fiscalía con el caso del detective, y luego de la Fiscalía al “Dream Team”, con la liberación de la llamada de Marcia al 911, el momento en que Shapiro entiende que esto será muy difícil y necesitará de toda la ayuda posible, y por toda la ayuda posible nos referimos a Johnnie Cochran.

En medio de todo el dilema de las pruebas del juicio (donde también conocemos que la única testigo del caso sale en la prensa contando los hechos, perdiendo parte de su credibilidad para el momento de la comparecencia en juicio) está la arista racial, y es donde la portada del Time de la época, que oscureció la piel de O.J., juega un rol cultural clave, muchas veces recordado más que el caso mismo, y una de las polémicas raciales más importantes de los 90’s en Estados Unidos. Esa misma idea de que el juicio tendría tintes raciales es la que, por medio de la observación de Durden sobre la carga emotiva del caso en la comunidad negra, motiva a Marcia a integrar a Durden al caso, primero acusando al amigo de O.J. que manejaba la Ford Bronco en el juicio en su contra, y luego nos dirá la historia que para asistir al juicio principal contra Simpson.

Captura de pantalla 2016-03-05 a las 2.13.32 a.m.

Así es como la otra gran porción del capítulo está dedicado a Johnnie Cochran, desde sus dudas en torno a entrar al caso (donde su pareja sería fundamental para alimentar su ego y decirle que nadie más que él debe ganar ese caso), luego para venderse en televisión nacional como alternativa para ayudar a Simpson, y tras recibir una llamada de broma para entrar al “Dream Team”, finalmente es contactado por Shapiro, no sin antes pedirle que sea él quien mantenga el control del caso, lo que obviamente aceptará, pero hay algo que le urge mucho más: conocer a O.J., saber que él no fue el culpable, y finalmente, prometerle que regresaría a casa.

El Dream Team está formado, sabemos cuáles serán los puntos importantes en los que tanto la defensa como la fiscalía harán fuerza para obtener una sentencia favorable, y finalmente en el próximo capítulo, O.J. Simpson irá a juicio.

Observaciones al cierre:

  • “Keeping Up with the Kardashians: Year One” Moment of the week: El Cold Opening dedicado a conocer la vida tras la inesperada fama de Robert Kardashian, con la reflexión en torno al vacío de la fama y el rol de la familia, fue tan mal manejado que tendió a ser absolutamente innecesario.
  • La llamada de broma que recibe Cochran fue una tremenda escena, en que por un lado muestra el deseo del hombre por entrar a jugar en este partido, pero también para bajarle los humos después de dos episodios en que su personaje era apestosamente egocéntrico.
  • “There’s only one way to shut up Dershovitz, hire him”
  • “I’m not black, I’m O.J.”.
  • Alguien despida al responsable de “rejuvenecer” a Larry King en su cameo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s