Better Call Saul S02E05: “Rebecca”

Un extenso flashback y un invitado sorpresa llegan en el quinto capítulo de esta temporada de Better Call Saul.

Los tonos azulados de la pantalla ya nos dicen lo que se nos viene: un flashback lleno de recuerdos y pistas de la vida pasada de nuestros protagonistas, esta vez, centrado en la vida de Chuck antes de sufrir sus constantes crisis ante la presencia de la electricidad. De hecho, lo primero lo vemos hacer es cambiar una ampolleta, algo que el Chuck de hoy sería incapaz de hacer.

BetterCallSaulRebbeca1

Una cocina y una cena terminando de ser preparada, además de Rebecca McGill, a quien vemos por primera vez. La vida de Chuck, por muy desagradable que sea su personaje, alguna vez tuvo mucho más que oscuridad y trajes de alumnio. La pareja habla de su vida diaria, además de un invitado a cenar, quien terminaría siendo nada más que Jimmy, el hermano menor de los McGill y, en ese entonces, un recientemente empleado en la fotocopiador del bufete HHM. A pesar de que ambos tenían una señal para dar por finalizada la cena y, con aquello, la salida de Jimmy, el carismático hermano menor termina por encantar a su nueva cuñada, contando los chistes de abogados que aprendió en su primera semana de trabajo. Chuck aprieta el lóbulo de su oreja, pero su pareja se encuentra obnubilada por los encantos y la alegría de Jimmy en la mesa; más tarde y en la soledad del dormitorio de la pareja, Chuck intentaría -fracasando- contar un chiste también. Un silencio y todo vuelve al color del presente.

Luego del altercado del comercial televisado, Jimmy se encuentra en constante periodo de prueba y sus jefes no encontraron mejor forma de demostrarlo que asignarle a Erin, una de las asociadas más jóvenes, íntegras e insoportablemente correctas de la oficina. Junto a ella, Jimmy no será capaz de sacar sus viejos trucos en la corte, y por lo mismo, no logrará conseguir los habituales favores y facilidades a las que estaba acostumbrado cuando se dedicaba a defender a cualquier persona de forma individual e independiente. Además de no poder hacer su trabajo con su habitual estilo, Jimmy se siente frustrado por no poder ayudar a Kim a salir del castigo que Howard Hamlin le ha impuesto, por lo que en una de sus visitas de medianoche, Jimmy le recomienda demandar a sus propios jefes ante las arbitrarias condiciones de su trabajo. Pero Kim no quiere escucharlo y le da un ultimátum: o la deja solucionarlo por si misma o lo que hay entre ellos se acaba, pero a estas alturas, ya no sabemos si aún hay algo.

AMC_BCS_S2_205_SP

Aún relegada a la sección de archivo de documentos, Kim Wexler hace todo lo que está a su alcance para salir del lugar donde no pertenece y, así, regresar a su oficina y a sus clientes. Usando todos los medios y recursos a su alcance, y en una secuencia digna del spin off de Breaking Bad, Kim intenta traer un nuevo cliente a las arcas de HHM. Sus horas de colación y cada momento libre son utilizados para hacer llamadas a viejos amigos y conocidos del pasado, intentando realizar alguna conexión que le permita dar con un gran cliente que la lleve desde el archivo a, nuevamente, las grandes y luminosas ligas de la oficina. Sin embargo, da en el clavo y consigo, un gran y conveniente cliente para HHM -Casa Verde-, la recompensa no es la que Kim espera y es el mismo Howard Hamlin quien decide mantenerla en la oscuridad del archivo. La decepción es evidente, pero aún queda por contar.

Es de madrugada, y las oficinas de HHM se encuentran preparadas para recibir a Chuck McGill, quien ha encontrado en la opción de trabajar desde antes del amanecer hasta las nueve de la mañana, cuando las luces, los teléfonos y la constante electricidad de la ciudad comienzan su rutina diaria. En su primera madrugada, se encuentra con Kim, quien sigue trabajando arduamente para salir de su castigo. Ahí, a la luz del amanecer de un nuevo día, ambos tienen un personal encuentro, donde Chuck relata parte del pasado de los McGill, especialmente sobre la relación que Jimmy y Chuck tenían con su fallecido padre.

better_call_saul_2-5

Con el correr de los años, 14 mil dólares fueron los que paulatinamente fueron desapareciendo del negocio de McGill padre, suma que Jimmy alguna vez reconoció haber sustraído de a poco, mientras su hermano se encargaba de poner en orden en las finanzas del negocio. Una vez muerto, nadie lloró más a su padre como el joven Jimmy McGill. Kim escucha en el más profundo de los silencios, pero su mente no deja de sonar y funcionar ante un relato honesto como el que acaba de escuchar. “Es un buen tipo, simplemente no puede evitarlo” se convierte, sin querer, en uno de los clavos que poco a poco, van sellando el ataud de Jimmy McGill. Un paso más cerca de Saul Goodman.

Pero la gran sorpresa, y lo mejor queda para el final. Mike, el abuelo favorito de los niños de Revius, se encuentra desayunando, cuando un extraño se autoinvita a la mesa del restaurant. Nada más y nada menos que un caminante y sano Héctor Salamanca, tío del hoy detenido Tuco, tras el altercado que ambos tuvieron el capítulo pasado. La visita de Tío Salamanca no es casual, pues su objetivo es convencer a Mike -cinco mil dólares mediantes- que testifique que el arma encontrado en la escena era de él y así sacarle un par de años en prisión a su impulsivo sobrino.

Mientras Héctor se aleja, la posibilidad de haber matado a Tuco ahora no le parece tan absurda a Mike. Quizás es demasiado tarde.

AMC_BCS_S2_205_TAS-800x450

Observaciones finales:

  • Reaparece el vaso que Kim le regaló a Jimmy, ese que no encajaba en su nuevo auto y cada vez menos en su nueva vida.
  • Sublime guiño a Breaking Bad: justo a segundos en que Tío Salamanca entre a escena, el inconfundible DING! de una campana suena en el restaurant.
  • Casi 10 minutos dura el flashback inicial. Uno de los más largos en lo que va de serie.
  • Rhea Seehorn se roba de manera absoluta el capítulo, disipando cualquier duda que existiera sobre su personaje: Kim Wexler es una mujer fuerte, que ha trabajado por todo lo que tiene y lo demuestra día a día. Aún en la oscuridad de un archivo, todo lo que hace Kim, lo hace bien.
  • Los celulares que utiliza cada personaje nos entrega una aproximación acerca del año en el que se cuenta la historia. Acá vamos por el 2003.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s