Gotham S02E15: “Wrath of the Villains: Mad Grey Dawn”

Gotham torna su foco sobre el secreto de Gordon, y Nygma, quien asume en plenitud su rol como el Riddler.

Después de un par de capítulos bastante dispares, sin duda que este episodio levanta bastante el nivel, y esto tiene mucho que ver con el hecho que Gotham vuelve el foco sobre Gordon, en un formato un tanto distinto al “caso de la semana”, y sin perder los elementos más ridículos y campy que mantienen la serie fresca.

Sin duda el gran acontecimiento es que Nygma en plenitud asume el rol de Riddler. Más allá de que no me gustó como se llego a este punto, sobre todo en el capítulo pasado con Nygma de repente decidiendo que Gordon preguntando por Kringle era razón para ponerlo al tope de su lista negra, es bueno que finalmente la serie haya decidido que hacer con Ed. Como si eso fuera poco, también tuvo el merito que este capítulo fue probablemente el más interesante y bien armado de Gotham en el aspecto policíaco, armando un crimen que Gordon resuelve, fácilmente como siempre, pero con un gran engaño que funciona bien. Si bien las pistas en el museo son bastante fáciles y directas, el mandar a Gordon y Bullock a desactivar una bomba en una estación de tren fue una gran jugada de engaño, que funciona perfecto cuando se revela que Nygma tenía todo planificado: Gordon dejo sus huellas en el arma que utilizaría el mismo Ed para asesinar al policía que sin saber, firmaría el testimonio anónimo contra Jim describiendo el asesinato de Galavan tal cual realmente ocurrió. El toque perfecto fue engañar a Jim mediante el uso de Bullock para que este estuviese en la escena del crimen para que Barnes lo arrestará. Todo esto sirve para lograr dos propósitos: establece a Nygma como un adversario real, no sólo alguien que hace acertijos para hacer sus crímenes más interesantes, y finalmente obliga a Gordon a enfrentar las consecuencias del asesinato de Galavan.

Sin duda será interesante ver que decisión toma ahora el show, que nuevamente tiene uno de tantos momentos de la verdad, donde deberá tener cuidado de seguir afirmando a Nygma como villano y no descuidar la redención de Gordon. Después de un camino extremadamente rocoso, ha logrado establecer a Ed como el Riddler, y lo ha hecho de una manera que se siente amenazante; este villano no teme atacar con todo cuando se siente acorralado. El mayor merito del show fue entender cual es la gracia de Riddler como un villano, el saber manipular y engañar para esconder la respuesta correcta, exactamente como un acertijo, y la pregunta será si Gotham sabrá mantener ese aspecto de Riddler, y no devolucionarlo a alguien que simplemente hace acertijos porque sí. Por otro lado, finalmente vemos a Gordon sufrir las consecuencias de sus decisiones. No sólo lo vemos ser sentenciado a 40 años, si no que vemos como se derrumba su relación con Lee y su carrera. Preocupa que el hoyo que ha cavado la serie para Gordon sea demasiado profundo, y no logre convincentemente volverlo a levantar al sitial que sabemos algún día ocupará, pero es una interesante elección narrativa que abre mucho espacio para desarrollo de personaje y de historias más interesantes que las que nos ha mostrado Gotham de Jim hasta ahora.

En los otros frentes, vemos a Bruce viviendo en las calles junto a Selina, y específicamente, aprendiendo a sobrevivir y robar con ella. Es imposible no acordarse de Batman Begins con esta elección narrativa del show, pero al menos trae frescura a la trama de Bruce. Es interesante verlo aplicar lo que ha aprendido con Alfred, y el momento en que es golpeado por el sobrino de Gilzean y recuerda la lección del capítulo de Alfred es la mezcla justa de demasiado “on-the-nose” y ridículo para funcionar. Más allá de que siguen sobrando las referencias tan obvias a Batman, es agradable volver a ver la dupla de Bruce y Selina, y sobre todo el dejar atrás el misterio de quien mató los padres de Bruce y concentrarnos más en la evolución del joven Wayne como personaje.

Por último, El Pingüino nos trae esa tan acostumbrada mezcla de lo ridículo y comedia que nos gusta de la serie. Su encuentro con Butch y Tabitha, donde ambos terminan convencidos que no es una amenaza y deciden castigarle bañandolo en alquitrán y pegandole plumas, resume perfectamente lo mejor de Gotham. Su fortuito encuentro con su desconocido padre, Elijah (PAUL REUBENS!!), funciona perfectamente porque PAUL REUBENS, y porque le agrega un poco de tensión a la trama de Oswald, prometiendo mostrarnos que realmente yace detrás del repentino aparecimiento de su padre, y el muy obvio repudio por parte de sus medios hermanos.

Cerramos un capítulo de Gotham que nos deja contentos, porque logra mantener lo que funciona de la serie, y dedica su aspecto más serio a darle mayor relevancia a un protagonista que tenía olvidado, y un villano que se merecía una mejor representación.

Notas al Cierre:

  • Igual extrañe a Hugo Strange, B.D. Wong le ha sabido imprimir presencia al personaje.
  • Paul Reubens, mundialmente conocido por Pee-Wee Herman, ya había interpretado el rol del papá del Pingüino, en formato de cameo en Batman Returns de Tim Burton.
  • Bullock no tuvo mucho que decir, pero fue su defensa de Jim sin pensarlo dos veces lo que nos conmovió esta semana.
  • ¡Ah, sí! Despertó Barbara. Espero sinceramente que no elijan el camino narrativo de la amnesia.
  • Hola Ivy, Bye Ivy.
  • “The new you is kind of freaking me out”
  • “The me I am now is kind of hitting his stride.” Ciertamente, Ed, esta es la mejor versión tuya en el show.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s