NXT Takeover: Dallas

WZlv8p6

Desde la ciudad de los Disidentes de la NBA, comentamos el evento que estaba llamado a eclipsar a Wrestlemania, con los debuts de Shinsuke Nakamura y Austin Aries en NXT, además de algunas sorpresas adicionales.

Paradójicamente tras un discreto trabajo en las historias que llevaban al evento en Dallas, NXT contaba con una de las mejores carteleras que se haya presentado en años en WWE. Finalmente fueron 5 los combates que se disputaron en las poco más de dos horas de emisión, y la calidad de las luchas estuvo en altísimo punto, casi sin puntos bajos, y con resultados que marcarán el futuro de varios de los participantes en la marca amarilla de WWE.

La noche la abrieron dos de las mejores parejas del momento: The Revival defendía sus cinturones frente al equipo sensación que rompió con todo a su paso en la segunda mitad del 2015, American Alpha. Jason Jordan y Chad Gable dieron un tremendo espectáculo, donde no apostaron en hacer ver fuerte solamente a Jordan, sino que Gable también demostró por qué es la gran estrella del futuro. Sólido trabajo también de Dash y Dawson, pero tras varios buenos spots serían los otrora luchadores amateurs quienes se llevaran los cinturones. Tremenda revancha para Jason Jordan, visiblemente emocionado al finalizar el combate, quien tuvo que dar una vuelta larga antes de encontrar el éxito en WWE.

La segunda pelea de la noche tuvo el debut del hombre más grandioso que jamás haya vivido, Austin Aries, frente a Baron Corbin. Quizás la pelea más baja de la noche, donde la diferencia de tallas y estilos les pasó la cuenta a ambos, pero de todas formas encontraron la manera de mostrarse frente al público: mientras Aries usó mucho de su arsenal aéreo en base a patadas, Corbin le aplicó una interesante movida afuera del ring a su rival. El final con un school boy sirve para que Aries no pierda en su debut, y para no hacer ver mal a Corbin, quien hay que decirlo, ha mejorado mucho, pero todavía se siente ajeno a la dinámica de la lucha libre. Hay algo en el otrora jugador de football americano que no permite involucrarse por completo en sus combates.

En uno de los tres main events de la noche, el ansiado debut de Shinsuke Nakamura frente a Sami Zayn fue absolutamente todo lo que esperábamos: partiendo por su nueva canción llamada “The Rising Sun“, que reemplaza al icónico “Subconscious“, tema que usara en New Japan Pro Wrestling. CFO$, compositores de WWE, están en un gran momento.

Desde su entrada, Nakamura demostró por qué lo comparan con Michael Jackson y Freddie Mercury. La gente se entregó por completo al japonés, no sin darle la espalda a Sami Zayn. Grandes y violentos spots en base a patadas y rodillazos, counters con cross arm breakers por parte de Nakamura y slams por parte de Sami, duelos de machetazos al pecho, y una pelea en la que dos luchadores de elite mostraron la calidad que los tiene en consideración como los mejores del mundo, y donde al público no le quedó más que gritarles “Fight Forever“. La victoria de Nakamura sólo es el comienzo de su carrera en WWE, un desafío personal del Rey del Estilo Duro, quien quiere demostrar que es una estrella global. Con el debido bookeo, no debería pasar mucho tiempo para que Nakamura eclipse las carteleras en WWE.

Por otro lado, esta pelea marca el fin del largo y significativo paso de Sami Zayn en NXT, siendo quizás la primera gran estrella que consolidó NXT post-FCW. No por nada se le etiqueta como el corazón y alma de la marca amarilla. Esperamos que triunfe en el main roster, porque se lo merece.

El buzz que rodeaba la primera gran defensa titular de Bayley, tras haber acarreado sus peleas con Nia Jax en Londres, así como con Eva Marie y Carmela en NXT, nos aseguraba dos cosas: el combate con Asuka sería el mejor tras el Iron Man Match con Sasha, y que el resultado nos dejaría claro su futuro en NXT.

El combate fue sorpresivamente dominado por Bayley, y Asuka vendió la ofensiva de la campeona de gran manera. Mucho trabajo de llaves, hurricanranas, y búsqueda de caídas entre ambas luchadoras. Bayley tuvo la victoria en un par de oportunidades, incluso aplicando el Asuka Lock a su actual embajadora. El final de la pelea tendría a Asuka conectando la llave de rendición, y Bayley no sería capaz de reaccionar ante ella, siendo vencida por decisión del árbitro, en lo que de alguna manera protege a Bayley en la derrota. Ahora bien, el final se sintió algo “anticlimático” con respecto a la gran calidad de la pelea, y deja abierta la puerta tanto para que Bayley tome camino al main roster, como para una nueva pelea entre ella y la ahora nueva campeona Asuka. Muy buen trabajo de ambas, que tuvieron que seguir en la cartelera a una candidata a pelea del año, y no desentonaron.

Con una entrada en honor a “Texas Chainsaw Massacre” (!), Finn Bálor ingresó a Dallas con todo el buzz del debut del Bullet Club rodeándolo, y con una revancha ante Samoa Joe que si bien prometía en el papel y por el buen trabajo de ambos en Londres, el bookeo de su segundo combate no fue el mejor. De todas formas, y mucha sangre mediante, dieron una lucha que se sintió siempre significativa, pero las constantes interrupciones por parte del equipo médico de WWE le quitaron dinamismo a la pelea, y el público hizo saber su disconformidad.

Joe se vio peligroso, y Finn sacó lo mejor del “demonio” en su remontada. Aún así, y tras un Muscle Buster, Finn conectó el Coup de Grace, intentó el “Bloody Sunday”, pero Joe revirtió la maniobra, que a su vez fue revertida por Finn para lograr un fast pin y llevarse la victoria en otro final anticlimático, y que quizás fue apurado por la incontrolable hemorragia de Samoa Joe en su ceja derecha.

El escenario de Finn, al igual que de Bayley, está abierto. No sería el primer campeón de NXT en debutar en el main roster con el título en su cintura, y los rumores de que Doc Gallows y Karl Anderson están listos para su debut se repiten todos los días. Samoa Joe también tiene la pista abierta para un posible llamado al main roster, luego de elevar a Bálor en su rivalidad, y sobre todo, haciendo espacio a nuevas figuras en NXT. Con los nombres que hay, puede ser el gran año para varios que se han estancado en el mid card de NXT.

Gran NXT Takeover, eclipsado por la tremenda pelea de Nakamura y Sami, pero donde sus 5 combates estuvieron a la altura del hype con el que se les esperaba. Wrestlemania tiene tarea para el domingo si quiere superar este show.

Observaciones al cierre:

  • Kota Ibushi y Bobby Roode se hicieron presente en el público. Por parte del japonés, sería tremenda adición al roster de las Global Cruiserweight Series. Por parte del canadiense, un gran heel que no le vendría mal a NXT si el éxodo al main roster se concreta tras Wrestlemania.
  • El nuevo nombre del “Boma Ye”, finisher de Nakamura, es “Kinshasa” (spot que se vio horroroso en la transmisión, aquí un link donde se ve muchísimo mejor). El nombre anterior era en homenaje al grito que el público en Zaire coreó para apoyar a Muhammad Ali contra George Foreman en el “Rumble in the Jungle”. El problema es que la expresión significa “Mátalo”, por lo que lo cambiaron a Kinshasa en homenaje a la antigua capital de Zaire (hoy República Popular del Congo), donde se llevó a cabo la pelea.
  • Si Bayley sube al main roster, o si no puede vencer a Asuka, ¿quién va a ser la primera en ganarle? De las actuales luchadoras de NXT, mi candidata es Alexa Bliss.
  • Horroroso el trabajo de los camarógrafos en las afueras del ring.
  • Cortaron la pelea de Apollo Crews y The Drifter Elias Samson. Tristemente por Apollo, nadie la extrañó.
Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s