Arrow S04E18: “Eleven-Fifty-Nine”

arrow-season-4-episode-18

RIP Dinah Laurel Lance.

Siendo súper honestos, desde el momento en que “Arrow” presentó esos fatídicos flashforwards que anticipaban la muerte de un integrante del elenco, por ningún momento se nos pasó por la mente que la baja sería Laurel -o siendo específicos, nadie del elenco principal-. Si se quiere es algo que se puede describir como el “efecto Walking Dead”, vale decir, sin importar cuantas veces la producción diga que nadie está libre de sufrir una muerte, uno da por hecho que los integrantes principales o más populares del elenco están a salvo de todo.

El hecho mismo de que se tratara de una serie de superhéroes -donde la muerte suele ser un viaje temporal a un limbo para luego volver en gloria y majestad-, y más un show (y un universo compartido) donde morir no tiene el mismo significado que antes, entre las resurrecciones y el viaje en el tiempo; la verdad es que siempre nos la jugamos porque quien mordería el polvo sería un personaje secundario, mal que mal, es una de las pocas instancias donde se puede generar un impacto emocional fuerte y profundo, sin que revivir al fallido se vuelva una prioridad.

Y de hecho en nuestras reseñas, si bien siempre dejamos en claro que salvo Oliver, Felicity -y Barry- estaban a salvo, siempre nos la jugamos por creer que sería alguien como la madre de Felicity o el capitán Lance, quien terminaría muriendo. En lugar de eso (y hasta cierto punto jugando con esas expectativas), la serie tomó la decisión de que fuera Laurel; es una elección que no es pacífica, que no deja de ser polémica, aunque hasta cierto punto se puede racionalizar (al menos para entender a la producción, sin necesariamente compartir la decisión).

De la misma manera que la muerte en sí agregó más interrogantes de las que resolvió, por lo cual no vale la pena adelantarse y aventurar ciertos juicios considerando que todavía no conocemos la extensión de las circunstancias que rodean a la muerte del personaje.

e7c2e603ef36478ec701b4a7cc9ab659

Y es que resulta bastante sencillo sacar conclusiones en torno a lo que presenciamos en los minutos finales del episodio y la forma en que una Laurel que parecía estar a salvo de las heridas provocadas por Darhk, de pronto terminó muriendo de un minuto a otro.

Básicamente de lo que se trata es dilucidar si acaso Laurel realmente murió (tomando como la verdad lo que vimos ocurrir en la serie), o si acaso hay algo oculto en las circunstancias que rodean a la muerte del personaje de Katie Cassidy: bien se trate del diagnóstico médico que era positivo -dicho textualmente por la doctora-; o lo misterioso que fue su último intercambio con Oliver, incluyendo lo que sea que Laurel le dijera a Ollie antes de que súbitamente se produjera su muerte. Puede ser en parte negación, o en parte tratar de hacer demasiadas dobles lecturas, pero considerando los antecedentes del “Flarrowverse” y el cliffhanger que significa descubrir quién estaba en el ataúd de los flashforwards, lo cierto es que no es poca la gente que cree que Laurel fingió su muerte, en este caso ayudada por Oliver.

Independiente de la postura que se adopte en torno a creer si la muerte será definitiva o no (y quizás qué sorpresa nos tenga preparada la producción), lo cierto es que “Eleven-Fifty-Nine” no hizo nada por ocultar, desde sus primeras escenas, dos verdades ineludibles: que Andy Diggle era en verdad un traidor (profundizaremos esto después), y que Laurel sería quien iba a morder el polvo.

De hecho, la evidencia en contra de Laurel no pudo ser más evidente: la oferta laboral hecha por Ruve Darhk/Adams, la reunión a cenar con su padre, la misma decisión de un “último trabajo” como Black Canary; la producción no hizo nada por esconder que sería el personaje de Katie Cassidy quien moriría. De hecho, fue tan evidente, que daba incluso para pensar una sorpresa de última hora y que todo lo anterior fuera un despiste para esconder el futuro de otro personaje.

Todo lo anterior -y es harto, considerando la importancia del personaje- nos hace llegar al punto importante sobre la muerte de Laurel, y si acaso semejante acto se justificaba para la serie.

Como dijimos, es fácil racionalizar lo ocurrido con Laurel, más si se considera que es el personaje más divisivo de la serie, especialmente por su rol en las primeras temporadas. Lo anterior es producto de una actuación irregular de Katie Cassidy -la cual, como todos en la serie, fue mejorando con el pasar de las temporadas-; pero por sobre todo, es un problema de la producción que no supo manejar bien a un personaje tan icónico de DC. La evolución tardía de Laurel -en comparación al resto del elenco-, lo forzado de su rol de interés romántico en las primeras temporadas, y el hecho mismo de tener que vivir siendo comparada con una hermana que hizo del rol de Canary uno mucho más interesante y disfrutable de lo que Laurel pudo con el rol de Black Canary.

Que fuera Laurel tenía sentido bajo el prisma de ser el personaje menos desarrollado (y de peor forma) del núcleo central; pero al mismo tiempo, y asumiendo que su muerte es efectiva y no fingida o eventualmente revertida, es lamentable porque de todas formas Laurel había evolucionado para ser un personaje competente -especialmente en roles de apoyo o soporte- y un miembro valioso del Team Arrow. Es lamentable además porque, siendo honestos, “Arrow” no ha tenido el mejor historial en cuanto a lo que respecta el manejo de muertes de integrantes de su elenco, especialmente personajes femeninos, quienes no sólo han sido quienes han fallecido en mayor número en la serie, pero además cuyas muertes han sido utilizadas como forma de motivar o de generar drama en personajes masculinos (un mal trope conocido como “women in refrigerators”).

Arrow -- "Eleven-Fifty-Nine" -- Image AR418b_0052b.jpg -- Pictured (L-R): Willa Holland as Thea Queen and Katie Cassidy as Laurel Lance -- Photo: Diyah Pera/The CW -- © 2016 The CW Network, LLC. All Rights Reserved.

Photo: Diyah Pera/The CW — © 2016 The CW Network, LLC. All Rights Reserved.

Dejando de lado -en la medida de lo posible- lo ocurrido con Laurel, el resto del episodio en general está a la altura de la calidad que la cuarta temporada ha demostrado con su ya tan comentado retorno a la forma.

Si la traición del menor de los hermanos Diggle había quedado más que evidente al final del episodio anterior, la serie no hizo mucho por ocultarlo durante esta semana, no bien el bueno de John siempre trató de confiar en la honestidad de su hermano, lo que llevó a chocar cabezas más de una vez con Oliver. Claro, al final del día Oliver tenía razón, y no sólo Andy los había traicionado, pero dicho acto terminaría siendo capital en el escape de Iron Heights que realiza Damien Darhk, ayudado por Merlyn y que terminaría desembocando en la muerte de Laurel.

A propósito del escape de prisión, éste fue bastante “by the book”, considerando la ayuda externa (Merlyn y su remanente de la Liga de Asesinos, además de Andy Diggle) e interna (Murmur y otros reclusos), toda la cual confluyó para que el personaje de Neal McDonough pudiera recuperar su ya no tan fragmentado ídolo que le otorga poderes mágicos. Con todo lo anterior, sumado a la muerte de Laurel, Damien Darhk se reposiciona nuevamente como un villano digno de temer, y con el final de temporada a la vuelta de la esquina, seguramente pronto sabremos quién o qué se verá afectado, y de qué forma, con la activación de “Genesis”.

“Eleven-Fifty-Nine” pasará a la historia como uno de los episodios más polémicos de “Arrow”, y con justa razón. Independiente de qué lado se encuentren en el debate sobre la muerte de Laurel -y si esta fue real o no-, habrá que decir que la producción dio en el clavo con sus afirmaciones: efectivamente de ahora en adelante nada será lo mismo.

Notas al cierre:

  • Desde ya ponemos la pregunta en el aire: ¿Murió realmente Laurel? Los escuchamos/leemos. Nuestra opinión, al menos por ahora, es que Laurel efectivamente está muerta; mas de verdad nos gustaría que la serie encontrara una forma de revertir la situación. Sabemos que el personaje no fue utilizado con todo el potencial que Black Canary merece, pero considerando la constante evolución y mejoría (especialmente las últimas temporadas), de verdad que Laurel se había ganado su merecido lugar en el Team Arrow.
  • Con independencia del resultado anterior, si quieren ver más del personaje (o de Katie Cassidy), la actriz sigue formando parte del “Flarrowverse”, al menos por un tiempo. No sólo la veremos en un episodio de la actual temporada de “The Flash” en el papel de “Black Siren”, su doppelganger de Tierra-2; pero además ya se confirmó que Black Canary, con la voz de Cassidy, estará en la segunda temporada de “Vixen”.
  • Todo el asunto en torno a que Oliver siempre fue el amor de la vida de Laurel se sintió un tanto forzado. O sea, no dudamos que pudiera haber sido así, pero no sé… dio la sensación que eso estuvo ahí más para tratar de reforzar el dolor en Oliver -y la instrumentalidad de la muerte de Laurel-, así como para trazar paralelos con los flashbacks, más que por otra cosa.
  • A propósito de los flashbacks, éstos siguen existiendo, aunque ahora se siente un ligeramente mayor sentido de la urgencia, luego del escape de Oliver, Taiana y cía, así como la locura mágica de Reiter. De todas formas, fue un buen detalle -y uno que, en retrospectiva, no sabemos cómo se nos escapó- el hecho de que el ídolo mágico de Reiter es el mismo que utiliza Darhk. Al menos le da algo de relevancia adicional a los flashbacks, aunque sea como una necesidad narrativa de querer saber cómo es que el artefacto místico cambió de dueños.
  • Será más que interesante ver la reacción de Sara ante las noticias, asumiendo que “Legends of Tomorrow” hará eco de lo ocurrido en “Arrow”.
  • El pobre detective Lance de verdad que no puede tener un momento de tranquilidad sin que la serie se ensañe con él.
  • El slogan de Ruve Adams es “Make the city great again”. Porque para qué ser sutil en las comparaciones con otros políticos de la vida real dignos de ser villanos de comics.
  • Hay algo hermosamente demencial y melodramático en el hecho que Darhk termina recitando pasajes de “Julio César” de Shakespeare, y que no hace más que demostrar la genialidad de Neal McDonough en su interpretación del -otrora- líder de H.I.V.E.
  • Éste es probablemente el capítulo con la menor cantidad de escenas de Felicity desde la primera temporada.
  • Será interesante ver la evolución de Diggle de ahora en adelante, considerando la forma en que cargará con el peso de no haber escuchado a Oliver en torno a la situación de Andy, y cómo aquello influyó en la muerte de Laurel.
  • Por si no quedó claro, el nombre del episodio viene de la hora en que es declarada la muerte de Laurel: las 11:59.
  • Oliver: “There’s something that I haven’t told you guys.”Thea: “Shocker. Sorry.”; Oliver: “I’ve seen this idol before.”Laurel: “What? Where?”Oliver: “Lian Yu.”Laurel: “You really love not talking about the place, don’t you?”
  • Thea: “I’m going to hit the streets.”; Oliver: “Thea, no one is going to give up Merlyn.”; Thea: “Then I’m going to hit people on the streets.” – Thea Queen, te queremos mucho.
  • Malcolm: “A magician never reveals his secrets.”Damien: “So what next? You gonna make a coin appear from behind my ear.” – Hay una maliciosa alegría en ver a estos dos juntos, y su constante juego de superar el ego del otro.

Best-Arrow-Quotes-from-Eleven-Fifty-Nine-56960-3-8453

Anuncios

3 comentarios

  • Basta con recordar la muerte de Moira, para pensar que lo de Laurel es una farsa. Las escenas son muy pobres para un evento tan importante dentro de la serie, además de aquella habilidad que demostró Oliver en otras temporadas para fingir muertes por las pulsaciones.
    Llama mucho la atención ver a Stephen Amell más destrozado cuanto Laurel estaba siendo tratada, que al momento de su “muerte”.
    ¿Qué pasaría si Reiter aparece en la serie misma como “villano”?, podría ser una forma interesante de ligar los flashbacks, el ídolo mágico, el cómo llegó éste a las manos de Darhk y las escenas del 4×11 donde aparece Rieter con Andy Diggle hablando sobre Lian Yu.

    Llámenme loco (?)

    Me gusta

  • Basta con recordar la muerte de Moira, para pensar que lo de Laurel es una farsa. Las escenas son muy pobres para un evento tan importante dentro de la serie, además de aquella habilidad que demostró Oliver en otras temporadas para fingir muertes por las pulsaciones.
    Llama mucho la atención ver a Stephen Amell más destrozado cuando Laurel estaba siendo tratada, que al momento de su “muerte”.
    ¿Qué pasaría si Reiter aparece en la serie misma como “villano”?, podría ser una forma interesante de ligar los flashbacks, el ídolo mágico, el cómo llegó éste a las manos de Darhk y las escenas del 4×11 donde aparece Rieter con Andy Diggle hablando sobre Lian Yu.

    Llámenme loco (?)

    Me gusta

  • Pingback: Arrow S04E19: “Canary Cry” | REVIUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s