Gotham S02E16-18 (“Prisoners”,”Into the Woods”, “Pinewood”)

Tarde pero llega, Revius se pone al día con Gotham con el comentario de los últimos tres capítulos: “Prisoners”, “Into the Woods” y “Pinewood”

“Prisoners” marca un capítulo bastante particular de Gotham, por un lado hace algo que tanto le pedimos al show, que es concentrar su narrativa en menos personajes, pero por otro, esto no resulta necesariamente positivo. Gordon se encuentra en Blackgate Penitentiary, luego de ser encontrado culpable del asesinato de un policía que supuestamente lo delato a Internal Affairs (IA) por el asesinato de Galavan. Vemos una secuencia de “time lapse”, con Gordon repitiendo la misma rutina: comida, tarea, ejercicio, dormir, siempre con el foco sobre el lento deterioro que esto tiene sobre Jim. No es la secuencia ni la narrativa más original, pero sirve de oportunidad para finalmente ver a Jim absorber y asimilar todo lo que le ha acontecido en los últimos meses.

La narrativa se enfoca sobre el desgaste de Gordon tomando una ruta muy típica, nos muestra a un Jim que cree que esta mejor en prisión, que le pide a Lee no volver a contactarlo, y que parece carcomido por la culpabilidad. La historia toca tonos muy clichés, como la enemistad inmediata del director de la prisión (que por supuesto era amigo de Loeb) o la amistad, que Gordon intenta rechazar, ofrecida por Peter “Puck”, un joven admirador de Gordon por salvar la vida de su hermana. Aún así, la trama logra ser entretenida, particularmente porque además de permitir finalmente poner el foco emocional en Jim, le da la oportunidad a Bullock de brillar. Bullock es el alma y vida de este show, y que su inicial enemistad con Gordon terminara en una amistad tan grande, es para beneficio del show. Además, la desesperación de Bullock lo llevan a hacer cosas locas, como contactar a Falcone, que fue una grata, aun que breve, sorpresa. Lamentablemente, Gotham no puede ser Gotham si no se toma demasiado en serio, y los diálogos y caminos narrativos elegidos parecen más digno de una parodia del show. Desde el momento que “Puck” dijo que no iba morir en prisión, era obvio que iba morir al momento que saliera, incluso Donal Logue no logra salvar las terribles líneas de diálogos que le pasan. La toma final con Gotham de fondo y el intercambio entre Gordon, Falcone y Bullock es particularmente pesado y demasiado serio, incluso para Gotham, pero a estas alturas, si aún vemos la serie, es porque le aceptamos esos excesos de autoseriedad.

La otra mitad de este capítulo se enfoca en la otra gran revelación de “Mad Grey Dawn”, el hecho que el papá de Oswald estaba vivo. No es necesario ver el final de este, o el siguiente capítulo, para entender la elección de que el Pingüino conozca a su papá y sus hermanastros y madrastra, lo que hace más sin sentido toda está trama. No hay mejor ejemplo en las dos temporadas de Gotham, que la re-conexión del Pingüino y su papá y la eventual muerte de este a manos de su esposa y hermanastros, que ejemplifique tan nítidamente todo lo que Gotham hace mal. Más allá de la elección de poner al Pingüino en camino de la redención, es la elección de inmediatamente reversar ese camino, mediante el impacto emocional de perder a su papá, sin importar que acabamos de ver esta trama con Galavan y el asesinato de la Sra. Cobblepot. Da la impresión que a mitad de la trama de Cobblepot en Arkham se dieron cuenta que con Mamá Cobblepot muerta, ya no había incentivo emocional para trastornar a Oswald, y metieron esta trama digna de una película clase C, con melodrama tan pesado que ni CW la emitiría. Plagada con estereotipos de hermanastros y madrastras, y centrada en una relación de un día de padre e hijo que nos intentan vender como un amor de toda la vida, el remate viene con el hecho que justo antes de morir, por supuesto Van Dahl decide que mañana irá a cambiar su testamento. Después de esto me cuestione seriamente si realmente es que Gotham se toma demasiado en serio, o hace rato decidió ser una parodia de si mismo.

“Into the Woods” empieza justo donde nos dejo “Prisoners”, con Jim escapado, y Oswald en el funeral de su padre, además de marcar la vuelta de Barbara y la vida de Bruce en la calle junto a Selina.

Antes de hablar de Gordon y Bullock y su búsqueda por el responsable de incriminar a Jim, hablemos de lo fácil que fue para Bullock convencer a Barnes de no estar involucrado en la fuga de Gordon. Por un lado, es flojera narrativa, pero por otra, calza tan perfecto con el personaje de Harvey. Para el que no lo conoce realmente, es tan apático y absorto en si mismo, que tal vez los lograría convencer de que no está ayudando a su mejor amigo. Como para acentuar más el estereotipo de policía que representa Harvey, llama a una agente de IA y la mantiene “ocupada” mientras Jim usa sus llaves para sustraer la grabación de quien lo denuncio en IA. ¿Por qué concentrarnos en Bullock? Porqué honestamente, la narrativa es tan floja y carente de esfuerzo, que agradecemos tener un personaje genuinamente divertido que sirva para mantener el interés. También, porque es curioso como él y Jim como personajes son muchas veces reducidos a una dimensión, pero nunca funciona tan bien para Gordon como para Bullock. Por suerte, el show si toma una sabia decisión, y es que Jim va donde Nygma para ayuda a descifrar quien lo incrimino. Más allá de lo ridículamente fácil e improbable de como llegamos a este punto, este Nygma más confiado y over the top, que por supuesto tenía una silla de metal para electrocutar a Jim, es mucho más entretenido. Si bien aún me parece ridículo la vendetta que persiguió Ed simplemente porque Jim se pregunto algo absolutamente razonable como querer saber que paso con la compañera que nade ve hace meses, el enfrentamiento entre ambos logra esa entretenida y Gothamistica mezcla de auto-seriedad y ridiculez, que lógicamente termina con Nygma en prisión y Gordon redimido. Parece que a todos se les olvidó que Jim a pesar de no matar al policía, sí mato a Galavan, pero son detalles.

Paralelamente vemos una predecible historia de Oswald, donde lentamente el maltrato de su madrastra y hermanastro lo va llevando a su límite. Si bien la trama es absolutamente predecible, lo más importante es que se termina esta charada de que el Pingüino estaba “curado”. Cuando finalmente se da cuenta que fueron sus hermanastros y madrastra quienes envenaron a su papá, vemos al Pingüino en gloria y majestad. Presentándole a su madrastra los cortes de carne que pidió, esta toma un mordisco y reclama que la carne sabe mal, y a pesar de que Oswald le asegura que el segundo lomo es mejor, ella dice que saben igual. Cuando insiste en llamar a los niños, Oswald les dice que no van a venir “You thought they tasted the same – but Sahsa – Definitely more tender in my opinión.” Señoras y señores, volvió El Pingüino en gloria y majestad y más cruel, sádico y violento que nunca. Dejemos de lado el argumento de si es demasiado violento, asqueroso o mórbido la escena, y agradezcamos que Gotham logró shockearnos de esa manera. Hasta en la cara de Robin Lord Taylor se nota su felicidad con volver al lado más destemplado y psicótico de Oswald.

El cierre de este capítulo nos lo dan Bruce y Selina, quien a pesar de tener pequeñas diferencias de que hacer con el dinero que se roban, Bruce eligiendo distribuirlo a la Robin Hood, vemos que ambos se llevan cada vez mejor. Todo cambia cuando un malherido Gordon llega a sus puertas, obligándoos a llamar a Alfred, donde este le informa a Bruce que ya está reparada la computadora de su papá y que debe elegir: seguir los pasos de su padre o estar con Selina, pero no puede arriesgar la vida de ella. Me gusto que Alfred pusiera antes que nada el bienestar de Selina, sobretodo entendiendo que poco puede hacer por frenar a Bruce pero sí puede prevenir más tragedias innecesarias, pero no me gustó que Bruce aceptara tan fácil y retrocediéramos al punto inicial antes de su vida en la calle. Siento que cada vez que Gotham encuentra una interesante tangente que perseguir, siente la necesidad de volver a lo conocido, y muchas veces, aburrido. Nuevamente vemos a Bruce encariñado de Selina, sólo para dejarla a petición de Alfred y que esta lo tome entendiblemente mal, dejando su relación con Bruce nuevamente en punto cero. La mini trama a la Batman Begins con Bruce en las calles no alcanzó ni a desarrollarse completamente y ya termino, y deja en evidencia una falencia de Gotham que no es primera vez que criticamos: se concentra mucho en la forma y poco en el fondo, cree que es suficiente decirnos “Bruce va a convivir con los criminales para entenderlos mejor” y no nos muestra a fondo esa convivencia y su efecto sobre la perspectiva del joven Wayne. Con esto, el capítulo convenientemente deja la mesa servida para retomar una interrogante pendiente desde la primera temporada: ¿Quién orquesto el asesinato de los Wayne?

“Pinewood” finalmente revela varios “secretos” que venían desde el principio de la serie, y marca el retorno de Barbara Keane. Sin duda, esto marca el capítulo, porqué varias veces habíamos alabado lo positivo que había sido el tener una Barbara impredecible, igual parte psicótica y peligrosa, versus el lamento de personaje que era en la primera temporada, y el episodio juega bastante con nosotros no relevando fácilmente cual es la Barbara que realmente volvió. Por momentos su reencuentro con Jim y su conversación acerca de ayudarlo encontrar a The Lady para dar con el paradero del responsable de la muerte de los Wayne, nos recuerda aquella Barbara que tanto llegamos a detestar, pero después, su encuentro con The Lady y su captura de Gordon, a pesar de ser un engaño para obtener la información que Jim necesitaba, nos muestra que aun que esté “curada”, el show no ha olvidado que es el lado más desquiciado de Barbara el que resulta en un personaje más interesante. El gran miedo que tengo, es con la obsesión de Gotham con el mithos de Batman, es que intenten forzar que Gordon y Barbara terminen juntos. Pero con Barbara donde Butch y Tabitha al final, hay esperanza que la serie no tome el camino “fácil”.

Gordon, con la ayuda no solicitada de Barbara que ya comentamos, y Harvey, están de vuelta a la búsqueda del verdadero responsable del asesinato de los Wayne. Jim, por ahora como civil y no como policía, se ve beneficiado por esto porqué torna una secuencia de búsqueda tan típica de las monotónicas tramas policiacas de Gotham, y la convierte en una entretenida secuencia de Gordon intimidando y entregando soberanas golpizas indiscriminadamente. Paralelamente, Bruce y Alfred toman la primera pista concreta en el caso de los Wayne y van tras Karen Jennings, que resulta ser una paciente de un programa llamado Pinewood. Nuevamente, Gotham no innova mucho con esta trama, de golpe nos revela que Karen era un experimento genético liderada por una rama secreta de Wayne Enterprises, y que una vez que escapo logro sobrevivir con ayuda de Thomas Wayne. Por supuesto, como Karen es la única que ha visto la cara del jefe a cargo de Pinewood, pero no conoce su nombre, muere a manos de Freeze, quien hace hace un breve retorno en su traje digno de banda sueca de electrodance, dejando a Bruce y compañía aparantemente sin una pista. Claro esto no dura mucho ya que inmediatamente Lucius encuentra un album que convenientemente ata todos los cabos y nos revela quien fue el culpable de la muerte de los Wayne: Hugo Strange, quien además, era amigo de Thomas. El final, una vez más es Gotham tirandola con balde, no sólo por los continuos y pocos sutiles guiños al estilo de vida de Batman “She died because of what you are persuing…the will be others”, también por el exagerado drama y pésimo dialogo de Bruce al descubrir que la muerte de su papá fue por la traición de un amigo. 

A estas alturas, nos hemos acostumbrado a los excesos de Gotham, y tenemos genuina curiosidad por saber como va terminar esta temporada, que ha tenido tantas idas y venidas y ha estado plagado de inconsistencia.

Notas al cierre:

  • Para continuar señalizando más problemas de Gotham, estos tres capítulos fueron una seguidilla de la serie transformando subtexto, en dialogo explicito.
  • En “Pinewood” hay un momento donde se ve una risa formada de la palabra “HA”. ¿Habrá esperanza de que Jerome vuelva y realmente sea el Joker?
  • Es absolutamente ridículo lo que hizo la serie con Lee: la transformo en el reemplazo de Barbara como la novia preocupada, y después la convirtió en un mero plot device con el hecho que perdiera el bebe fuera de cámara como motivación para Gordon.
  • Al final, el paciente que intentaba revivir Hugo Strange era Galavan, quien ahora se autoproclama Azrael.
  • ¡¿Por qué le creció barba a Galavan si estaba muerto?!
  • Un aplauso a Erin Richards que la rompió en “Pinewood”. Logro esa mezcla perfecta que tanto elude a Gotham, antagonizando y ayudando a Jim en igual medida, logrando realmente vender la interrogante de si está curada o no, y además le agrego sincera humanidad al personaje. Como cambia la cosa cuando el show no ata sus personajes a una sola dimensión.
  • S02E16: “They either leave here on parole or in a body bag…and nobody gets parole.” Wow, no tengo palabras.
  • S02E17 “The people of Gotham can eat my socks!” Tan rídicula y tan bien ejecutada por Logue que sólo nos podemos reir.
  • S02E18: “Hi Harvey. Jim will fill you in” El momento en que Bullock ve a Barbara saliendo del departamento es uno de los más genuinamente graciosos que ha tenido Gotham hasta ahora.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s