Orphan Black S04E01: “The Collapse of Nature”

BN-NN672_0415or_J_20160413141023

Cuando después de que el final de la temporada anterior levantara muchas interrogantes respecto al rol de los neolucionistas en la serie, muchos nos preguntamos si acaso ésto apuntaba al retorno de aquel grupo tan mencionado durante la primera temporada, pero cuyas promesas de antagonismo nunca se materializaron con posterioridad.

Efectivamente, y no bien Dyad se identificó mucho con la figura del Doctor Leekie y el movimiento de la neolución, gran parte del debate en torno a dicha institución tenía que ver con el sentido hacia el cual se iba orientando -y constantemente cambiando- el liderazgo mismo, como lo atestiguan Marion Bowles, Ferdinand, o la última adición: Susan Duncan.

Si a lo anterior sumamos el rol prominente de los proletheans -especialmente en el segundo ciclo-, no era insospechado de pronto olvidarse de los neolucionistas, no bien siempre quedó el aire tan propio de “Orphan Black” de que habían cosas que estaban pasando tras cámara de las cuales no nos enterábamos o no comprendíamos en su totalidad su funcionamiento, i. e., el vínculo entre Dyad, Topside y el ejército, todo aparentemente maquinado por los neolucionistas para el control de los clones Leda y Castor.

No bien lograr comprender y recordar todo lo anterior puede resultar un tanto extenuante, la serie insignia de BBC América toma la acertadísima decisión de “volver a lo básico” con el season premiere de la cuarta temporada, lo que nos lleva directo al pasado, precisamente a los eventos que desembocaron en el “puntapié inicial” de la serie. Por lo mismo, reencontrarnos con Beth Childs es una gran movida, ya que permite un gran punto de entrada para quienes recién se incorporan a la serie, a la vez que sirve como recordatorio y construcción de mundo para aquellos que hemos seguido el show durante todos estos años.

 La movida además permite a la serie recuperar ese “qué se yo” que muchos sentían se había extraviado en las últimas temporadas, a medida que la trama adquiría más y más complejidad. Volver a lo básico y comenzar a descubrir el entramado neolucionista de la misma forma que hemos ido descubriendo los demás misterios de la mano de Sarah es una gran medida, especialmente porque permite trazar un paralelo entre ambas clones y descubrir nuevamente que, pese al parecido físico, habían más diferencias, especialmente desde el lado de Beth, muchas de las cuales son nuevas para nosotros.

Así, conocer la extensión del alcance de su adicción a las pastillas, la naturaleza de su relación con Art que iba más allá de sólo ser compañeros en la policía, o lo utilitarista de su vínculo con Alison y Cosima; todos son detalles que permiten entender mejor a Beth y, hasta cierto punto, comprender parte de los motivos que eventualmente la llevarían a quitarse la vida.

Es una herramienta interesante además porque permite a la serie continuar estableciendo ciertos puntos temáticos que han sido analizados a lo largo de las temporadas anteriores, pero ahora desde un prisma distinto. Por poner un ejemplo, la fuerza en el vínculo de hermandad existente entre el Clone Club y el cómo todo ésto estaba ausente de la vida de Beth, quien sólo necesitaba a las otras clones por motivos de dinero, pastillas y ciencia. La sensación misma de soledad y aislamiento de Beth que, de cierta forma, sirven como catalizador para aumentar su paranoia y dependencia de pastillas, mientras descubre qué tan profundo llega la red de la conspiración neolucionista. De hecho, tan fuerte es aquel punto que la única vez que Beth siente algo de paz interior en el capítulo es cuando logra establecer un vínculo con M.K., la nueva clon introducida en esta temporada, en otro papel magistral de Tatiana Maslany.

orphan-black

Volviendo al tema de los neolucionistas, no deja de ser encomiable la decisión de la serie de retrotraer la narrativa y presentarla desde el punto de vista de Beth, ya que no sólo profundiza al personaje, pero además nos introduce nuevos misterios y enigmas, sin un potencial inmediato de resolución, considerando que la clon policía lleva harto tiempo muerta en el presente; o bien, trayendo de vueltas tramas y personajes que ya conocíamos, pero presentarlos bajo otra luz. Mal que mal, hay una cierta satisfacción en la vuelta del Doctor Leekie o en ver el asesinato de Maggie Chen, ahora directamente bajo la perspectiva de Beth (así como del encubrimiento facilitado por Art).

Si bien la segunda y terceras temporadas fueron muy buenas y tuvieron varios puntos y capítulos que se encuentran dentro de lo mejor de la serie, existe un extraño aire de querer retomar la forma extraviada que permea a “The Collapse of Nature” durante toda su duración. Afortunadamente para nosotros, la serie al menos en este primer paso logra su cometido con un episodio que no sólo vuelve a la atmósfera de la primera temporada, pero además relanza y reconecta ciertas tramas, de paso introduciendo algunos cambios que será interesante ver como se desarrollan en el presente.

Y vaya que no habrá que esperar mucho, considerando que al final del episodio retornamos al presente donde Art y M.K. le tienen una advertencia a Sarah sobre la tormenta que se avecina.

Notas al cierre:

  • Bienvenidos todos a nuestra cobertura de la cuarta temporada de Orphan Black, un año más haciéndole el aguante a nuestra querida Tatiana Maslany. Desde ya esperamos sus comentarios y teorías locas sobre lo que la serie nos entregará de ahora en adelante.
  • La presencia de Alison y Cosima en este episodio se sintió más como un recordatorio de su existencia y una especie de estiramiento de músculos actorales para Maslany, más que otra cosa.
  • En un sentido similar, la siempre bienvenida presencia de Felix también cumplió el mismo rol, tanto para su personaje como para Jordan Gavaris.
  • M.K., la nueva clon, carga consigo 2 elementos particulares que la distinguen de las demás: la máscara de oveja -un guiño más que evidente a la oveja Dolly, el primer mamífero clonado de forma artificial por el hombre-; y su peinado y acento, que delatan a la inspiración que tuvo Tatiana Maslany y la producción para la nueva clon -la cantante islandesa Björk-. Dicho sea de paso, el nombre de M.K. proviene de aquí.
  • Descontando a Delphine, Aynsley y  Vic, este episodio fue básicamente un “quién es quién” de la primera temporada de la serie. Aun así, se las ingeniaron para introducir nuevos personajes, como la asistente no-Delphine del Doctor Leekie.
  • El hecho que Alison quisiera una lista de gastos por parte de Cosima para pagarle los aranceles en la universidad es lo más Alison que la serie pudo haber hecho.
  • A propósito de Cosima, la serie presentó en un cameo “pestañea y pierdes” a su ex-novia previo a conocer a Delphine. La gracia de haber visto a Emi -el nombre de la chica- es que se trata de un personaje que fue creado originalmente para los comics de “Orphan Black”, marcando ésto la primera instancia donde ocurre dicho salto.
  • La serie sigue jugando con esa extraña ambigüedad respecto a si está ambientada en EE.UU. o en Canadá, pese a que la evidencia de que se filma en Canadá es más que obvia en sí misma.
  • Los títulos de ésta temporada están basados en la obra de Donna Haraway, reconocida bióloga y filósofa norteamericana, destacada en los campos de la teoría feminista, así como de la biología, donde destaca su trabajando analizando la relación entre hombres y máquinas.
  • “Well, now I’m confused, is that a sexual or narcotic reference?”

orphan-black-4x01-the-collapse-of-nature-review

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s