Captain America: Civil War (2016)

CAPTAIN AMERICA: CIVIL WAR

País: USA
Año: 2016
Género: Acción, Drama, Superhéroes.
Duración: 147 minutos


Elenco: Chris Evans, Robert Downey Jr, Sebastian Stan, Daniel Brühl,
Anthony Mackie, Scarlett Johansson, Elizabeth Olsen, Don Cheadle,
Jeremy Renner, Paul Bethany, Chadwick Boseman, Paul Rudd, 
Emily VanCamp, Tom Holland, Marisa Tomei, Frank Grillo, William Hurt,
Martin Freeman, John Kani, John Slattery, Jim Rash. 

Director: Joe Russo, Anthony Russo 
Guión: Christopher Markus y Stephen McFreely
Basado en: Personajes publicados por Marvel Comics
Música: Henry Jackman
Dirección de fotografía: Trent Opaloch

Considerando el avanzado estado del universo fílmico de Marvel y el rol instrumental -en muchos niveles- que “Captain America: Civil War” cumple en el gran entramado del estudio fílmico, no era poca la presión que existía sobre el tercer filme centrado en las aventuras de Steve Rogers (Chris Evans, demostrando una vez más que es el alma del MCU).

Mal que mal, “Civil War” no sólo es la cinta responsable de dar el puntapié inicial a la ambiciosa tercera fase de éste mundo compartido, pero además debe cargar con introducir al mundo la figura de un nuevo Spider-Man (Tom Holland, en una breve pero increíblemente fiel versión del “vecino amistoso” de Queens), y además demostrar que sus directores, los hermanos Joe y Anthony Russo, son capaces de balancear las responsabilidades y el número de personajes presentes en esta película, más considerando que ambos recibieron de parte de Joss Whedon el testimonio para hacerse cargo de las riendas de ahora en adelante.

El resultado final es una película espectacular y muy entretenida, no exenta de problemas (muchos de los cuales son sospechosos habituales en las películas de Marvel), pero que se pueden pasar alto, producto tanto de la abrumadora calidad de todo lo que sí funciona en la película, como del propio factor entretención, omnipresente a lo largo de los 8 años de éxitos que acumula Disney, de la mano de la “casa de las ideas”.

L2GI2c8

*Esta reseña contiene algunos spoilers*

 

El primer gran mérito de “Civil War” está radicado en la forma en que la película logra balancear la cantidad de personajes presentes en ella. Y es que no bien se trata propiamente tal de una cinta con el Capitán América como protagonista, el metraje también cumple el rol de secuela de “Age of Ultron” -una “Avengers 2.5” si se quiere-. En este sentido, los Russo -acostumbrados a largos elencos por su trabajo en “Arrested Development” y “Community”– demuestran un mejor manejo de grupo del que demostrara Whedon recientemente, lo que nos permite depositar nuevamente nuestra confianza en ellos (más considerando los rumores que hablan de más de 60 personajes en “Infinity War”).

 La presencia de los demás Vengadores -pasados, presentes y futuros-, obedece a la escalada de conflictos y sus consecuencias, que se han venido apilando desde los eventos de “The Avengers”, y que llegan a un nuevo punto álgido tras un altercado (no muy bien filmado) ocurrido en Nigeria, provocado por Crossbones (Frank Grillo), culminando con la muerte de 11 ciudadanos de Wakanda. Lo anterior motiva a la ONU a redactar un protocolo conocido como “Los Acuerdos de Sokovia”, el cual impone no sólo un registro de individuos con habilidades especiales, pero además un férreo control ejercido sobre los Vengadores, pasando a depender del ente internacional. Es aquí donde surge el conflicto, ya que el equipo se ve dividido en dos facciones respecto a la necesidad o no de los acuerdos: así, mientras Steve Rogers se opone a la regulación, el bando pro-acuerdos es liderado por Tony Stark (Robert Downey Jr., manteniendo el rumbo un poco más “oscuro” que Tony ha adquirido desde “Iron Man 3”).

Como si lo anterior no fuera suficiente, las cosas se complican mucho más cuando un ataque a la ONU es atribuido al Winter Soldier (Sebastian Stan), por lo cual comienza una cacería por tratar de dar con el paradero de “Bucky” Barnes. Esto añade una nueva capa de complejidad al conflicto, por cuanto Steve intuye que algo está mal y decide volverse un fugitivo con tal de proteger a Bucky, no sólo de sí mismo, pero de aquellas fuerzas que buscan tanto utilizarlo como acabar con él.

Dijimos anteriormente que Steve Rogers -y por extensión, Chris Evans- es el alma del MCU, y como tal, son nuevamente su voluntad y entrega las que se ponen a prueba, tanto en su continuo intento por acomodarse a los tiempos, como para logran aguantar los constantes cambios que vive el mundo. Justamente es eso lo que genera el gran conflicto ideológico con Tony, no bien la batalla de ideas entre ambos no va más allá de una repetición constante de los mismos argumentos y que termina convirtiéndose en una lucha personal hacia el acto final de la película.

En este punto, cuesta no trazar paralelos con “Batman v. Superman”, considerando lo similares que eran los conflictos filosóficos en ambos filmes, así como la forma en que en los dos casos la lucha termina deviniendo en un combate físico, más enraizado en diferencias personales que en otra cosa. De todas formas, “Civil War” se acerca su material de forma distinta y, por lo mismo, sale mejor parada al final: es un enfoque muy Marvel, en cuanto a aproximar el material dramático con un tono de liviandad, así como limitando la exposición innecesaria a un mínimo, todo en aras de mantener el dinamismo típico de éstas producciones, mientras se confinan las consecuencias a las relaciones entre personajes.

Captain-America-Civil-War-Key-Art

“Civil War” es también una película que analiza las relaciones entre personajes, y no bien el conflicto entre Steve y Tony es parte importante, no menos lo son los vínculos entre el Cap con las demás personas importantes de su vida: no hablamos sólo de Bucky, pero también de Falcon (Anthony Mackie, siempre genial) y de la familia Carter, particularmente su querida Peggy, así como la sobrina de ésta, Sharon (Emily VanCamp).

De cierta forma, la relación con los 3 personajes es algo que se mantiene y evoluciona desde lo visto en “The Winter Soldier”: los bromances del Cap con Falcon y Bucky (especialmente Bucky), así como su relación sentimental con la sobrina del amor de toda su vida -suena raro decirlo-, son todos elementos que humanizan aún más al Súper Soldado y le entregan un cable a Tierra en sus momentos más complicados. El caso de Bucky obviamente es la máxima expresión de ésto, considerando los extremos y límites a los que el “Sentinela de la Libertad” está dispuesto a llegar con tal de proteger a su amigo y buscar su redención (harto ayuda que Sebastian Stan venda muy bien el alma torturada de un James Buchanan Barnes en constante peregrinaje tras su humanidad extraviada).

Lo otro que venden bien es el humor. Y es que no bien este elemento siempre ha sido parte importante de las películas de Marvel Studios, en esta oportunidad se agradece debido a la forma en que logra romper la tensión en uno de los filmes más “oscuros” de Marvel. Claro que ésta característica no es patrimonio propio del núcleo del “Team Cap”, ya que tanto el ya-no-retirado Hawkeye (Jeremy Renner, siempre genial), como un Ant-Man (Paul Rudd) que alcanza nuevas alturas -pun intended-, aportan su granito de arena. De todas formas, la mayor fuente de diversión, y uno de los ganchos principales del filme, es el re-debut de Spider-Man como una de las armas secretas del contingente liderado por Iron Man.

Como mencionamos con anterioridad, la interpretación de Holland es notable, por cuanto debe ser la versión más fiel en cuanto a actuación y espíritu que hemos visto de Peter Parker. Ahora bien, la aparición de Spidey, en estricto rigor, no es más que un cameo glorificado y un teaser de lo que será su próximo filme co-producción Marvel Studios/Sony; esto significa que si bien sus escenas son geniales, también son completamente accesorias a la trama principal. Esto no es algo malo per se, pero da para pensar considerando el hecho de que, sin mediar la aparición de Spider-Man, la película habría funcionado igual de bien de todas maneras (aunque con menos humor).

Quién sí resulta indispensable para la película es su otra gran adición: el príncipe T’Challa de Wakanda, aka, Black Panther (Chadwick Boseman). No sólo el personaje -y su ficticia nación- son instrumentales en la creación de los “Acuerdos de Sokovia”, pero sus deseos de venganza y agenda personal son motor importante de la película, dotando al personaje de una introducción necesaria y lo suficientemente buena de cara a generar hype para su película individual el 2018.

Marvel's Captain America: Civil War Spider-Man/Peter Parker (Tom Holland) Photo Credit: Film Frame © Marvel 2016

La parte más débil de la película es su villano, manteniendo una vez más el pobre historial de Marvel en la materia. El Helmut Zemo de Daniel Brühl podrá tener motivos comprensibles desde su punto de vista para actuar de la forma en que lo hace, y la interpretación del actor alemán es más que correcta, pero no sólo su presencia se ve algo limitada en favor de los conflictos entre héroes, su plan maestro además requiere estirar la suspension of desbelief hasta sus límites, y cuando eso es lo más cuestionable en un filme con personajes como el Capitán América, Iron Man, Spider-Man, Vision (Paul Bettany, siempre correcto) o Scarlet Witch (Elizabeth Olsen, más afianzada pero aún buscando la voz de Wanda); ciertamente da para pensar que Marvel debería preocuparse más de sus villanos que no son Loki o Thanos, y tomar una página del libro de sus series de Netflix e implementar modificaciones de cara a lo que será el resto de la fase 3.

Sobre los aspectos técnicos, estos claramente están entre lo mejor que Marvel nos ha entregado, alcanzando su punto de mayor esplendor en la tan promocionada pelea en el aeropuerto, donde absolutamente todos los personajes tienen momentos para brillar, y donde War Machine (Don Cheadle) y Black Widow (Scarlett Johansson) pasan por escenas que seguramente transformarán a los personajes de ahora en adelante.

El tercer acto de la película también resulta especial, ya que no bien depende mucho del grado en que uno crea en las maquinaciones de Zemo, lo cierto es que el combate final está muy bien logrado, además de poner un punto final a la etapa actual de los Vengadores. Dicho sea de paso, se agradece ver una película de Marvel que no termine con una batalla gigante a gran escala, como de pronto se volvió la norma los últimos años.

Si bien no alcanza a estar en el podio del MCU liderado por la anterior cinta del Cap, “Civil War” es una muy buena película de transición que, de cierta forma, limpia el tablero y dicta la pauta para lo que serán los años de camino a “Infinity War”; al mismo tiempo, marca un necesario retorno a la forma, tras el aire de decepción que rodeó a “Age of Ultron” y a la tibia recepción de “Ant-Man” (ambos buenos filmes, pero que quedaron al debe por diversos motivos).

Las dosis de drama y humor en cantidades adecuadas, acción dividida en cuotas épicas e íntimas, los debuts de personajes importantes y el desarrollo de otros veteranos son elementos que permiten aplacar tanto los problemas de la película, como las falencias del material que adapta, vigorizando una vez más la labor de Marvel Studios.

Y como siempre, no se olviden de esperar durante los créditos, ya que son 2 las escenas adicionales con las que cuenta el filme.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s