The Terminator (Especial Ciencia Ficción – As de Copas)

Porque la ciencia ficción debe ser compartida, y no se puede vivir de manera aislada, este mes invitamos a los amigos de Revius.net a realizar un nuevo crossover. Esta vez hablaremos de una de las duplas de películas más importantes de la ciencia ficción en el cine: la franquicia de Terminator, que ha tenido dos grandes exponentes y luego varios bodrios, e incluso una serie cancelada. Nos centraremos en analizar la original Terminator y su secuela Terminator: El Día del Juicio Final.

La leyenda dice que James Cameron escribió The Terminator después de sufrir una pesadilla en la cual un esqueleto metálico lo perseguía para matarlo, esa es la escena final de la película, pero prefiero no entrar en detalles, por lo menos, no todavía. Co-escrita junto a su pareja -en esos años- Gale Anne Hurd, The Terminator sentó las bases para lo que sería una las franquicias más queridas de la ciencia ficción, a pesar de que luego de su segunda entrega solo nos produce decepciones, aún así, los fanático llenan salas y compran Blurays de series inconclusas, porque 1.- la nostalgia vende y 2.- es Terminator, y siempre alguien querrá saber más del universo expandido de la franquicia. De la misma manera que la gente compra novelas y narrativa gráfica de Star Wars, siempre, siempre habrá alguien que quiera conocer el origen del T800 o los años de pre-escolar de Sarah.

evnt559c43975e495

No debe ser casualidad que Cameron haya soñado que un esqueleto robótico lo quería matar, ya que esto -supuestamente- ocurrió mientras Cameron dirigía Piraña 2, una película horrible, que existe sólo porque alguien le debía un favor a alguien y hay que asegurar la rentabilidad de las franquicias, este sueño transformó a James Cameron en quien es hoy en día, y es un sueño que en cierta manera esconde una visión sobre el futuro que resuena en todos quienes crecimos en los 80s, leímos -quizás- demasiados libros de ciencia ficción B, y pasamos mucho tiempo en el videoclub de la esquina buscando con qué nutrir nuestras jóvenes mentes.

The Terminator no podría existir en otro tiempo, todos lo elementos socio-político-culturales y tecnológicos se conjugan en los ochentas para que Cameron y su equipo pudieran dar vida a uno de los cyborg más queridos y odiados de la pantalla grande. Cameron utiliza todos los avances técnicos a su disposición para crear un historia que se ve de otro planeta, que parece sacada de otra dimensión, de un futuro -no tan lejano- donde debemos luchar por nuestras vidas, de la misma forma que logra incluir mensajes contingentes a su época. Así, Sarah Connor se transforma en un icono para la femineidad en la pantalla grande, las niñas quieren ser como ella, los niños quieren estar con ella, Cameron crea un personaje tan querible que es comparable con la protagonista de la otra gran saga de ciencia ficción que sentó cánones de femineidad: Ripley del Alien de Ridley Scott, ambas mujeres rudas y fuertes, pero al mismo tiempo maternales, a la vez que conllevan gracias al vestuario un toque de sensualidad, ésta idea será luego explotada de mayor manera por Cameron en Terminator 2, donde nos presente a Sarah como una badass, la única persona capaz de detener el Día Del Juicio Final.

Connor

Pero la película no descansa solo en su protagonista, la elección de Arnold Schwarzenegger como The Terminator es la más acertada para el papel, Arnold no sabe actuar, y sólo repite las líneas de manera fría, incapaz de otorgarle emoción al personaje, creando la mezcla perfecta entre actuación y no-actuación para lograr un exterminador del futuro, Schwarzenegger dota al exterminador de facciones duras, de un físico y de una pose imponente, incluso sobre-humana, una persona llevada al límite, cuya musculatura está tan marcada que parece a punto de explotar, es en cierta medida, el disfraz perfecto para una entidad que busca aniquilar a la raza humana; la mezcla de Live action (grabacion en tiempo real) con Stop Motion (animación cuadro a cuadro )hacia el final de la película es espectacular y funciona porque nunca logramos sentir emoción en el exterminador, por lo que verlo convertido en un esqueleto metálico que se mueve cuadro a cuadro, parece lógico dentro del mundo que nos plantea la película. Michael Biehn es el mejor Kyle Reese, de todas las iteraciones que hemos visto en pantalla grande y pequeña, Biehn logra la mezcla perfecta entre persona aguerrida y asustada al mismo tiempo, entre un soldado que debe cumplir su misión porque el futuro de la humanidad está en juego, y el adolescente que viaja en el tiempo por amor, el adolescente que viaja para conocer lo que no puede conocer en su tiempo, entre la persona que incluso antes de conocer al objeto de sus afecciones ya lo amaba. Este triángulo de la mujer fuerte, el cyborg sin emociones, y el adolescente dispuesto a todo funciona tan bien que incluso en la segunda parte Cameron ocupa la misma triada, claro que esta vez el hijo toma el lugar del padre, y el antes enemigo ahora es el salvador.

En resumen, tal como varias de las películas que hemos comentado en este Especial de Ciencia Ficción, The Terminator es un clásico, no solo porque ella cultura pop lo dicta así, sino, porque es una película inteligente que sabe aprovechar los avances técnicos de su tiempos, y los mezcla con un mensaje culturas atinente a su tiempo, una mezcla que las obras de este tiempo carecen.

Cristóbal Sepúlveda-Plaza

@crizconzeta

Editor asdecopas.cl

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s