Veep S05E01: “Morning After”

Bienvenidos a todos a la primera reseña de Revius de Veep. Empezamos con “The Morning After”, los eventos justo después del empate del colegio electoral entre Meyer y O’Brien.

Veep ha logrado triunfar todos estos años por su ácido humor, su brillante sarcasmo y su excelente habilidad para parodiar tan exitosamente la política americana, todo en el marco de narrativas que se renuevan continuamente y evitan el estancamiento. Con la salida de Armando Iannucci, el creador de la serie, los temores de que la exitosa parodia de HBO pudiese sufrir tropezones eran más que justificados, pero Mandel y compañía logran en su debut dar señales tremendamente positivas.

El capítulo establece las grandes tramas narrativas de la temporada: el voto en el congreso, el recuento en Nevada, y por supuesto, el hecho que Selina (Julia Louis-Dreyfous) tiene un país por liderar, que por cierto está en una crisis económica a causa de la incertidumbre de las elecciones. Como siempre, Veep es excelente mezclando estas tramas políticamente significantes y cargadas, con la superficialidad, indiferencia e incompetencia de sus distintos personajes. Selina enfrenta las consecuencias del empate del colegio electoral y la rebeldía de su compañero de elección, Tom James (Hugh Laurie). Amy (Anna Chlumsky) lucha con entender si volvió o no al equipo mientras continúa trabajando para Selina. Dan (Reid Scott) se enfrenta al desempleo con el escenario político actual y el resto del equipo de Selina se distrae con importantes eventos como contar los pasos en sus fitbit.

El nuevo equipo a cargo de la serie, entiende muy bien el concepto de “si no está roto, no lo arregles”, y el capítulo parece apuntar a que se van a potenciar los aspectos positivos de la temporadas pasadas, como por ejemplo, las parejas que ya han resultado pero con leves cambios. Por un lado Richard y Jonah siguen trabajando juntos, pero la inesperada revelación que el primero tiene un doctorado en leyes constitucionales y procedimientos de recuento termina con el balance de poder de la pareja invertido, lo que resulta en un insultado Jonah, algo que es siempre bueno, y un Richard que no se demora en abrazar su nuevo rol. Similarmente, Selina y Amy tienen su propia lucha cuando ambas maniobran por intentar que Amy vuelva. Esto es algo que Veep hace excelente, mostrar con humor como la lucha de egos de estos personajes constantemente es en detrimento de su habilidad de hacer sus labores. Por un lado Amy necesita volver, es adicta al estrés y adrenalina de la política, y por el otro lado Selina necesita a Amy, pero ninguna de las dos jamás admitiría esto a la otra ¿Cuánto tiempo, y colateral causan (pobre Candi), porque ambas son incapaces de admitir que quieren a Amy liderando la causa en Nevada?

Otro punto positivo en este debut es el cambio de actitud del personaje de Hugh Laurie. Al oler la posibilidad de ser presidente, y que Selina termine como su vice-presidente, Tom James toma la ofensiva, rechazando ser el chivo expiatorio de la presidencia ante la crisis económica causada por el empate en las elecciones, y de a poquito posicionándose para su eventual asunción. Estos momentos son algo que diferencian a Veep de otras parodias, porque a pesar de que Selina al principio se encuentra groggy por la desafiante posición de Tom, rápidamente usa su astucia nombrándolo cabeza de la recuperación económica por la prensa, anulando las posibilidades de que James rechace el nombramiento. Son estos breves destellos de competencia, que todos los personajes suelen tener en algún momento, los que hacen creíble que puedan liderar un país, y por ende mantienen viva la suspensión de incredulidad, a pesar de que por lo generar la serie se enfoca en mostrarnos la peor cara de sus integrantes.

Si debemos decir que donde el estreno flaqueo fue en las tramas secundarias. Por un lado, Gary (Tony Hale) batallando con un rebelde acné en la cara de Selina se siente muy similar a tramas del pasado donde el foco está en el narcisismo y superficialidad de la presidencia, y por otro, Mike (Matt Walsh) y Sue (Sufe Bradshaw) se distraen con lo que es un medianamente divertida pelea por ver quién da más pasos en fitbit, y acentúa nuestra preocupación por el hecho que sí, está gente asesora a la presidenta de EE.UU.

El estreno pisa fuerte y posiciona muy bien el tablero de cara a la temporada que viene, delineando desde el principio las tramas venideras, y dando todas las indicaciones correctas de que la serie va continuar su exitosa marcha.

Notas al cierre:

  • Bienvenidos a nuestras reseñas semanales de Veep, una de las mejores comedias de la actualidad que merecía su sitio en Revius.
  • Como  esta es nuestra primera reseña aprovechamos de decir: Julia Louis-Dreyfus ha tenido merecidísimos todos sus Emmy por su interpretación de Selina.
  • El simposio acerca de la raza por supuesto estaba presidido sólo por gente blanca.
  • Hola Bill. Chao Bill. Buena suerte en la cárcel Bill.
  • La vanidad de Selina salió una vez más a flote, tras discrepar acerca de si la agente puesta a cargo de su detalle de seguridad se parece o a ella por detrás. Según Gary, huele totalmente distinto…creepy.
  • “Didn’t those founding fuckers ever hear of an odd number?”
  • Ben:  “Two great Greek Contributions to society: democracy and getting fucked up the ass.” Selina: “I’ve tried both and they’re way overrated. Like jazz.”
  • “He rises up and kills all the Muggles” Dice Jonah en referencia a Harry Potter…creo que no leyó los libros.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s