Payback 2016

maxresdefault (11)

Desde la ciudad de los Toros de la NBA, una nueva edición de Payback, donde WWE proclama que marca el inicio de una “Nueva Era”.

La primera gran y triste incidencia de la noche es la lesión de Enzo Amore. Tras chocar con su cabeza dos de las cuerdas del ring y caer seco sobre la lona, Enzo sufrió una lesión que le imposibilitó continuar la pelea, y generando instantánea preocupación de todos quienes estaban en el ring side. Esperamos que Enzo se recupere pronto, y como era de imaginarse, el show estaría marcado por la preocupación del público por un hombre que desde su debut en el roster principal había consolidado el apoyo del público que recibiera en NXT. Al menos salió en buenas condiciones del hospital.

Con la presión de reencantar al público luego de la fea situación que se vivió con Enzo, Kevin Owens y Sami Zayn tendrían que apelar a sus años de experiencia ganando públicos en la escena independiente y brindaron un gran combate en el que la gente aplaudió a ambos su entrega. Mucho dominio de Owens, y buenos spots de Sami para que el público explotara cantando Olé!. Gana Owens limpio en un gran encuentro de lucha libre, y el hombre no sólo reclamaría su victoria, sino después exigió ser entrevistado por Byron Saxton, y se quedó comentando el siguiente combate.

ChaY4cRWgAAbH2H

Cesaro y El Miz se enfrentarían por el cinturón Intercontinental en una gran muestra de confianza del suizo y el cada vez más alto apoyo del público, además del buen acto conjunto que son Miz y Maryse, aunque “Mike” vendió horrible esta noche. Tras muchos uppercuts y headlocks, la pelea fue interrumpida por Sami y KO, quienes siguieron golpeándose en las afueras del ring hasta que incidieron en que Cesaro fuese vencido con un small package. Acto seguido, KO barrió con el resto para alzar el cinturón y anticipando una Fatal 4 Way para Extreme Rules. Buena decisión.

Luego sería el turno del hombre que inventó todo, Y2J frente a Dean Ambrose en un muy buen encuentro que quizás fue más largo de lo que debía, y con un final accidentado en torno al tiempo que se demoró Ambrose en cubrir a Jericho tras conectar Dirty Deeds. De todas formas es una refrescante y necesaria victoria para Dean que, de todas formas, debe cambiar en algo su acto, porque el rol del perdedor simpático que estuvieron construyendo en torno a él seguramente lo tomará Sami, y como sabemos, el mejor papel de Dean siempre ha sido como heel.

En un nuevo paso adelante en torno a la división femenina de WWE, Charlotte y Natalya, acompañadas por Ric Flair y Bret Hart respectivamente, tuvieron otro muy buen match, que estuvo marcado por el final más ridículo que hayamos visto en mucho tiempo, emulando EL MONTREAL SCREWJOB, EN 2016. Charles Robinson le dio la victoria a Charlotte y tras cartón Bret y Natalya conectaron Sharpshooters a los Flair, para cerrar de forma bastante absurda lo que había sido una buena exhibición de lucha libre por parte de ambas luchadoras.

Seamos concisos: tras una interminable promo marcada por los gritos a favor de CM Punk, Vince McMahon anuncia que Shane y Stephanie deben compartir el control de Raw. Todo encaminado a la inevitable confrontación entre Shane o’Mac y Triple H.

El evento estelar de la noche fue de gran calidad. AJ Styles se consolidó como un main eventer en WWE, demostrando su alto arsenal, su innovación en torno a hacer cosas simples para aportar al gravitas de sus luchas, y pudiendo jugar con la línea marcada entre ser face y heel una vez que Karl Anderson y Luke Gallows intervinieron a su favor. Seamos justos con Roman: es MUY buen heel, y cuando le permiten serlo brilla de gran forma. Vendió muy bien el Phenomenal Forearm en la mesa de transmisión, el mejor spot de la noche, y lamentablemente al final se vistió de Super Cena, pero no era algo que esperáramos que no ocurriera. Si bien la pelea estuvo “sobrebookeada” en torno a que hubo 2 finales falsos (en que AJ venció a Roman en ambas) y múltiples intervenciones, ambos mantuvieron la expectación de lo que podía ser un final distinto al esperado, y el mérito es solo de AJ y Roman, quien entregó su mejor pelea desde que se enfrentara a Daniel Bryan en Fastlane 2015.

El problema del main event sí es el blando comienzo del “Bullet Club”. A estas alturas vemos muy difícil que AJ Styles vire a heel, y considerando que la dinámica se va a mantener de aquí a tres semanas cuando se celebre Extreme Rules, es imperioso el debut de Finn Bálor para salvar un ángulo que se ve muerto antes de nacer. O si no, que no lo repliquen en absoluto, pero no puede ser que una de las facciones más dominantes de los últimos años comience siendo neutralizada por los Usos.

En general fue un muy buen show, que supo sacarse el trago amargo de la lesión de Enzo, estableciendo rivalidades refrescantes, y con muy buena lucha libre. Habrá que ver si esta “Nueva Era” es algo real o no, pero mientras carezca de relleno como este PPV, iremos por un buen camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s