Arrow S04E19: “Canary Cry”

John_Diggle_threatening_Ruvé_Adams

Si había alguna duda de que la producción de la serie había decidido definitivamente matar a Laurel, aparentemente todas quedaron despejadas tras ver “Canary Cry”, el decimonoveno episodio de la cuarta temporada, el cual prácticamente funciona como un réquiem para el personaje de Katie Cassidy, así como su legado en el rol de Black Canary.

Ahora bien, eso no significa que por obra y gracia de cualquier plot device (o flashbacks) la serie no pueda traer de vuelta a Laurel más adelante, mal que mal, tenemos que considerar que la muerte se volvió una puerta giratoria en éste universo, por lo que ciertamente no nos la jugaríamos por descartar definitivamente cualquier alternativa.

Mas habiendo dicho eso, lo cierto es que, sin importar el aún prevalente estado de negación, Laurel está muerta, al menos por el corto y mediano plazo. El funeral mismo al final del capítulo, sumado a la realización final por parte del Detective Lance de que su hija efectivamente está muerta -en otra tremenda actuación de Paul Blackthorne esta semana-, así como la transmisión de ese sentimiento a su ex-esposa Dinah (Alex Kingston, de vuelta en la serie), son motivo suficiente para entregarnos esta información, lo que sumado al encomio final de Oliver en memoria de Laurel, termina de poner una providencial tapa sobre el ataúd de la heroína.

arrow-season-4-canary-cry-brings-dc-easter-eggs-and-a-new-black-canary-evelyn-seems-954133

Con independencia de las razones detrás de la muerte de Laurel y si se justifican o no (lo discutimos a fondo en nuestra reseña anterior), lo cierto es que la jugada de la serie permite explorar de forma adecuada lo que significa la muerte de un personaje en un mundo donde aquella certeza ya no es tal. En este sentido, la negación inicial de Lance y sus esfuerzos por tratar de encontrar una forma de revivir a su hija son decidores, no sólo porque funcionan como meta comentario respecto a lo que significa la muerte ahora en la serie -más tratándose de un personaje que ha tenido que enterrar 3 veces a sus hijas, teniendo sólo 2 y estando actualmente una con vida-, pero además porque se trata de una respuesta emocional adecuada a los eventos del episodio anterior, todo bajo el marco que la serie ha construido al respecto.

De hecho, cuesta un poco conciliar el hecho de que el foco completo del episodio no hubiera sido la familia Lance propiamente tal. Sí, obviamente tanto Oliver, como Thea, Felicity y Diggle (especialmente Diggle) se sienten culpables y responsables por lo ocurrido -como bien dice el personaje de Stephen Amell, es una forma natural de tratar de encontrarle una lógica simple a una situación que pareciera no tenerla-; pero de todas maneras, somos de la idea de que un foco más reducido habría beneficiado lo que de por sí fue un muy buen capítulo -considerando las circunstancias-.

Parte de lo anterior hace eco considerando la trama principal propiamente tal del episodio: la aparición de una falsa Black Canary en la figura de Evelyn Sharp (Madison McLaughlin), quien no sólo se roba el aparato sónico de Laurel y es capaz de hacerlo funcionar -because of reasons-, pero además se encuentra empañando públicamente el legado de la recientemente fallecida, todo con una dosis de ayuda de Ruvé Adams/Darhk.

Lo cierto es que mediante la introducción de esta copycat y su trama, la serie levanta un punto más que interesante respecto al modus operandi de Oliver y cía., así como a la forma en que los personajes -y la audiencia- pueden llegar a estar tan ensimismados en sus dramas personales, que incluso pasan por alto detalles importantes sobre su labor como justicieros enmascarados. En ese sentido, la admisión de culpa de Oliver es bastante evidente: con independencia de que los padres de Evelyn hubieran estado participando voluntariamente o no de los experimentos de Darhk, haberlos abandonado a su suerte no fue la alternativa más heroica que el “Team Arrow” pudo haber adoptado; por lo tanto, eso los hace responsables de la ola de ataques provocados por Evelyn, les guste o no.

Quizás el mayor problema con esta trama es que, dentro de todo, su presencia se siente demasiado forzada en el episodio. Como dijimos previamente, éste debería haber sido un capítulo de introspección y dicho enfoque se debería haber notado aún más de lo que lo hizo; ciertamente ésta trama podría haber funcionado mejor si se hubiera guardado y expandido en un capítulo aparte, lo que habría permitido desarrollar mejor ideas que fueron mencionadas y resueltas muy rápidamente, como lo son las habilidades técnicas de Evelyn para poder modificar la tecnología de Cisco, o su cambio de punto de vista luego de que Oliver apelara a la memoria y legado de Black Canary.

arrow

De todas maneras, y pese a lo extraña de ésta trama, “Canary Cry” funciona muy bien dentro de los confines propios de la serie y de lo que corresponde explorar, dando espacio a un análisis a las reacciones emocionales de su grupo central de personajes tras la muerte de Laurel.

Hablamos antes sobre las reacciones de Oliver y de Quentin Lance, probablemente las más relevantes en éste capítulo, pero se hace necesario mencionar que el espacio que la serie le entrega a Felicity y a Diggle resulta tanto o más atrayente. En el caso de la hacker, su asunción de culpa tanto por la muerte de Laurel, como por no haber dicho nada para ayudar a Dig (porque eso la eximía a ella internamente de responsabilidad), es también un gran momento y que habla mucho sobre el momento transformacional que está viviendo el personaje de Emily Bett Rickards.

En el caso de Diggle, las reacciones son todas más viscerales e “in your face” porque resulta natural que así lo sean: Dig no sólo se siente responsable por la muerte de Laurel, pero además por no haber oído el consejo de Oliver sobre Andy, lo que a la postre, desencadenaría en la libertad de Damien Darhk para asesinar a Black Canary. Y si bien Ollie es bastante constante en su argumentación respecto a que su amigo y guardaespaldas no tiene cómo saber si las cosas habrían sido distintas, es fácil ponerse en el lugar de Diggle y llegar a esas conclusiones. Desde ya nos da para pensar que aquel será el ángulo bajo el cual se regirá la trama del personaje de David Ramsey durante el remanente de la actual temporada, y será interesante ver en qué estado queda Dig de cara al próximo ciclo.

“Canary Cry” no es un episodio perfecto, pero es una gran demostración de las capacidades narrativas de “Arrow”, especialmente cuando la serie decide bajar un poco las revoluciones y centrarse en sus personajes. A medida que llegamos al final de temporada, hay una buena sensación en el aire respecto a la serie, especialmente porque en el actual ciclo no sólo ha retornado a la forma, pero además reencontró un sentido de propósito, una finalidad si se quiere, lo que acompañado de la confianza que exuda la producción, nos demuestran que aparentemente saben lo que hacen -con independencia de que nosotros estemos de acuerdo con ello o no-, y eso siempre es digno de halago.

Notas al cierre:

  • La frase de Oliver respecto a que tiene la tendencia a culparse a sí mismo como un mecanismo de respuesta porque es la única forma en que se puede tener certeza de algo en situaciones complicadas es un gran momento que resume a la perfección lo que es Oliver Queen como personaje, y nos permite comprender mucho más su punto vista y el cómo alguien que pasó tanto tiempo aislado del mundo como él puede encontrar algo de alivio en momentos así.
  • Esta semana los flashbacks abandonaron Lian Yu y nos llevaron a Starling City, en un punto intermedio entre las 2 primeras temporadas, para ver la evolución y quiebre de la relación entre Oliver y Laurel tras la muerte de Tommy en el final del primer ciclo. Si bien la respuesta obvia a éstos flashbacks es volver a tener un poco de Katie Cassidy en la serie, dentro de todo funcionaron muy bien, no sólo porque se sintieron instrumentales a la trama presente (algo que hace tiempo no pasaba), pero además como recordatorio de toda el agua que ha corrido bajo el puente de la serie.
  • Alex aparentemente sigue existiendo, bien por él.
  • Ruvé Adams/Darhk nos sigue demostrando que no tiene nada que envidiarle a su esposo en materia de maldad o megalomanía.
  • No sabemos cómo lo hizo Barry para llegar con poderes al funeral, cuando actualmente está sin habilidades en su propia serie. Asumiremos que, por ahora, las series no están corriendo en paralelo como habitualmente lo hacen.
  • Gran toque traer de vuelta Nyssa en este episodio.
  • Existe una teoría dando vuelta en internet de que Evelyn Sharp sería la versión de la serie de Evelyn Crawford, aka, Starling, integrante del equipo Birds of Prey junto a Black Canary y Batgirl tras el reboot de DC el 2011. Es muy temprano para emitir un juicio al respecto, pero considerando que Evelyn sobrevivió el episodio, no sería descabellado pensar aquello y, por qué no, ver la evolución de su personaje a lo largo de la próxima temporada.

640

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s