Game of Thrones S06E02: “Home”

Varios retornos, sorpresas y acontecimientos, en un memorable capítulo de Game of Thrones.

Si el capítulo anterior dejo algunos frustrados por el dispar avance de varias tramas, “Home” ciertamente lograr el acto de malabarismo de manera mucho más satisfactoria.  No sólo manejo todas las tramas paralelas de forma más pareja, si no que logra congeniar en todos sus personajes ese mismo sentimiento de ansiedad y desesperación sabiendo que cada vez estamos más cerca de ver completo el end-game que prepara la serie.

Una manera que utiliza el capítulo para lograr esa adrenalina y sentido de desesperación, es explorar la temática que da el nombre al episodio: el hogar. Bran, con la ayuda del Three-Eyed Raven (Max von Sydow), explora una visión del pasado, visitando un Winterfell de antaño, observando a Lyanna, Ned y Benjen cuando jóvenes. Por primera vez vemos una manera en que los poderes de Bran pueden ser vitales en el final de la serie, porque desde siempre hemos sabido que en el pasado reciente, la Rebelión de Robert, y en el pasado antiguo, la Noche Larga, están las claves para entender el cataclismo que vuelve a amenazar el mundo, pero para eso Bran también deberá resistir perderse en la nostalgia de ver su hogar y otras memorias que puedan consumirlo lentamente. Otra trama que parece ser vital en como se va desarrollar el final es la de Ramsay, quien cada vez está más consumido por su deseo de poder y reconocimiento, su búsqueda por su hogar y lugar en el mundo. Esta desesperación, cada vez más visible en un personaje usualmente frío y calculador, se refleja en el repentino asesinato de Roose Bolton, Walda y su hermano recién nacido. Es algo que veníamos venir desde el momento en que se anunció el embarazo de la señora de Lord Bolton, pero que no deja de marcar una vez más la impulsividad y peligrosidad de Ramsay, que combinado a su intención de atacar el Muro lo convierten en un comodín peligroso, que puede desestabilizar los esfuerzos hechos en el norte por detener a los caminantes blancos.

Por los casting se sabía que las Iron Islands iban a volver, pero quedaba la pregunta de si iban a cumplir el mismo rol que en los libros, y si bien la respuesta parece ser sí, aún que da un pequeño espacio de dudas de como van a agilizar la trama. Debemos alabar la decisión de postergar todo lo relacionado a Balon Greyjoy y el Kingsmoot, que lidia con consecuencias de la segunda temporada, porque al incluirla en este punto se siente mucho más contingente y relevante a la narrativa general de la serie. Además de servir para estancar el paso en que la serie se aleja de los libros, ya que esta trama sí ocurrió en el material original, sirve para traer contexto a lo que vendrá con Melissandre y Jon, pero no saltaremos a eso aún. El vacío de poder, y las ansias de los Ironborn por tener un mayor lugar en el mundo, promete traer a la serie otra facción desestabilizante más, pero que a diferencia de Ramsay, el enfoque probablemente estará en otro conjunto de personajes. La vuelta a prominencia de las Iron Islands, también marca el punto de partida de Theon de Team Sansa, ya que él sabe que renunció a su verdadero hogar cuando traicionó a Robb y los Stark, y ahora debe volver a su lugar de natalicio, que nunca lo ha tratado con cariño.

Dos tramas que avanzaron a distintas velocidades, pero sin dejar de ser movidas, fueron la de los hermanos Lannister. Cersei finalmente esta de vuelta en el Red Keep, que por tantos años anhelo llamar hogar, y ahora es una prisionera más, incapaz de asistir al funeral de su propia hija. Una vez más Lena Headey destaca por la manera en que retrata la versión más quebrada de Cersei, aquella que lo ha perdido todo, que lo único que le queda es ser madre. El abrazo con el arrepentido y avergonzado Tommen es emotivo, y a pesar que probablemente nunca podremos perdonar a Cersei todo lo que hizo, la serie hace un excelente trabajo en humanizarla, principalmente a través de su condición de mamá. Por otro lado, el enfrentamiento de Jaime con el High Sparrow no sólo fue exquisitamente tenso, además nos muestra como las acciones irresponsables de Cersei han tenido consecuencias desastrosas, como empoderar a un grupo extremadamente poderoso, que es capaz de incluso atar de manos y pies a King’s Landing, y cuya agenda final está aún por ser revelada. Si bien está por determinar la relevancia que tendrá en la trama general, Tyrion una vez más demuestra porque es #ElMejor, con una arriesgada y desesperada maniobra: aproximarse a los dragones y desencadenarlos, buscando su amistad y eventualmente poder contar con ellos para enfrentar los enemigos de Meereen. Si bien lo único que queremos es que rápidamente todos estos personajes interesantes se vayan de Meereen, agradecemos que Tyrion haya dejado atrás su auto-deprecación y vuelva a ser el corajudo líder que tanto nos gusta.

Si notan que ha sido punto en común en todas estas tramas un sentido de urgencia y desesperación, no es casualidad, ya que esto no se ve más fielmente reflejado que en el norte. Un acorralado Ser Davos no tiene más opción que recurrir a Melissandre, pues sabe que sin Jon Snow, será imposible unificar a los salvajes y hermanos de la Guardia restantes contra la amenaza de los caminantes blancos. Melissandre está en su punto más bajo, sabiendo de la muerte de su rey, y viendo fracasar todas las profecías en las que creía, sabemos del capítulo anterior que se siente más expuesta que nunca (pun intended). Muchos podrán quedar disgustados con la vuelta de Jon Snow, por sentirla una vuelta en u muy rápida a un momento crítico, o simplemente por sentir forzado su retorno, pero por nuestra parte alabamos la serie por como construye la mitología interna que hace orgánica está vuelta. La magia en Game of Thrones siempre ha estado al borde del escenario, tomando protagonismo sólo en contados momentos, pero lo suficiente para recordarnos que allí está, esperando a ser invocada. También sabemos que Melissandre y los sacerdotes rojos han sido a través de las temporadas los que tienen acceso a estos poderes místicos. No sólo vimos a Melissandre dar vida a un demonio de sombras, si no que vimos como usando sangre de un rey y fuego, condenó a muerte a 4 de los 5 reyes involucrados en la guerra con dicho nombre, siendo Balon el último restante en morir. Sumado esto a Beric Dondarrion, que sabemos ha sido traído de vuelta por Thoros múltiples veces, todo indicaba que el método para traer de vuelta a Jon estaba a disposición de Melissandre. Su regreso no sólo es absolutamente apropiado, y en el momento justo, si no que también es una muestra más de la sensación de ansiedad que se ha apoderado de todos los personajes, que en estos tiempos desesperados, están más dispuesto a utilizar esa peligrosa e impredecible arma que es la magia.

Así cerramos un acontecido capítulo de Game of Thrones que deja mucho mejor sabor de boca que la premiere, y nos deja ansiosos por saber las consecuencias que traerán la resurrección de Jon y los otros eventos del capítulo.

Notas al cierre:

  • ¡HODOR HABLABA! ¡Y SE LLAMA WILLIS!
  • ¡Kingsmoot! Aún no es claro cuantos hermanos Greyjoy estarán presente en la serie, pero lo más importante es que la serie siga agilizando tramas de manera que sean más productivas a la narrativa general.
  • En ese aspecto, el breve check-in con Arya peligró en ser demasiado parecido al de la semana pasada, y si bien la aparición de Jaqen evita eso, no quita que esta trama sigue siendo la más ajena a la narrativa principal de la serie.
  • Efectivo uso de la violencia por parte del director Jeremy Podeswa para establecer primero el poder de los gigantes con ese espeluznante momento en que este azota a un hermano de la guardia contra una pared, y segundo la fuerza de Ser Robert Strong, quien hace la gran Gregor Clegane con la cabeza de un borracho que osaba burlarse de Cersei.
  • No apareció Dorne esta semana, dejando en duda que camino elegirá la serie con aquella fallida trama.
  • Definitivamente el paso del tiempo en la serie sigue siendo un misterio, sobre todo por el paso del tiempo real, ya que Isaac Hempstead definitivamente ya no parece un niño de 10 años.
  • Me pregunto si Ser Davos seguirá confiando en Melissandre una vez que se entere del destino de Shireen.
  • ¡Finalmente Brienne le contó a Sansa acerca de Arya! Un breve momento de felicidad en una serie que carece mayormente de ellos.
  • “That’s what I do- I drink, and I know things”

 

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s