Arrow S04E20: “Genesis”

7310de3549a051a3f04ea2c6d1b54f3e

Uno de los problemas que “Arrow” tenía en sus temporadas anteriores es que de pronto no le daba mucho que hacer a sus demás personajes. Claro, todos sabemos que el título del show de por sí nos dice que Oliver es el foco, protagonista y usual punto de vista para la audiencia; y no bien la serie en sus ciclos anteriores jugó un poco con la idea -como en el arco de la “muerte” de Oliver en la tercera temporada-, el status quo de centrarse usualmente en Stephen Amell es lo que dicta la norma.

Y no bien lo previamente dicho está bien de por sí, lo cierto es que a veces las series necesitan abrirse un poco a las posibilidades narrativas que otros de sus personajes ofrecen. De esta manera, no sólo se mantiene un enfoque fresco tanto para el público como para los intérpretes. No por nada se suele decir que la fortaleza de una serie usualmente se puede medir en sus personajes secundarios, lo que dicho sea de paso se usa para justificar la fortaleza del “Flarrowverse” en sí: no sólo contamos con grandes protagonistas como Stephen Amell o Grant Gustin, pero además son sus respectivos “Teams” quienes muchas veces han tenido que sacar adelante los capítulos.

Mencionar esto resulta relevante al momento de analizar “Genesis” -y si se quiere, la cuarta temporada en general-, porque, como nunca, la serie ha optado por darle más que hacer a sus demás personajes, teniendo hasta ahora varios capítulos centrados en Diggle y Felicity, por nombrar algunos. En este sentido, y pese a la importancia de la trama de Oliver, resulta más que evidente que el gran protagonista de esta semana era Diggle, saliendo una vez más a relucir toda la fortaleza de David Ramsey como actor.

andy-y-diggle-en-el-episodio-20-de-arrow

Lo anterior se vuelve aún más encomiable cuando vemos cómo John se mantuvo como el foco -narrativo y humano- de un episodio donde no sólo se movieron las piezas de cara al final de temporada, pero que además nos entregó varias bombas de todo tipo (con muchas de éstas cargadas al lado más supernatural). No es tarea fácil lograr aterrizar la serie y la atención de la audiencia en circunstancias así, y tanto el show como David Ramsey lo lograron, todo lo cual ayuda a que el resultado final del capítulo esté a la altura del excelente nivel de calidad que “Arrow” ha desplegado esta temporada.

Al centro de todo no sólo se encuentra el bueno de John, sino que todo su conflicto -físico e ideológico- con un Andy cada vez más “ido” y comprometido con la causa de Darhk, casi como un heraldo del apocalipsis que se aproxima de la mano de “Genesis”, el misterioso plan de H.I.V.E. que por fin se nos revela al final del episodio. Pero antes de hablar de eso sigamos con los hermanos Diggle, especialmente en el desenlace del combate entre ambos que culmina con Andy muerto a manos de John.

Lo cierto es que pese a la evidente y comprensible sensación de culpa que siente Dig tras haber asesinado a su hermano -con todo el bagaje entre ambos que presenciamos a lo largo de la serie-, no deja de ser razonable y hasta justificable, que John terminara disparándole ya que básicamente Andy lo dejó sin opción alguna, no sólo por todos sus actos despreciables antes y después de su encarcelamiento por el Team Arrow, pero además por las amenazas constantes contra todos los seres queridos de John, especialmente Lyla y la pequeña Sara. De nuevo, colocar a John entre la espada y la pared es motivo suficiente para poder racionalizar la motivación del por qué termina asesinado a su hermano; pero al mismo tiempo la serie tiene la gentileza de mostrarnos el efecto inmediato de lo que eso hace en John, y la actuación de David Ramsey, tanto en la escena con Oliver como en la con Lyla, vende de forma instantánea todo el peso que Dig debe estar sintiendo en el alma.

Si a lo anterior sumamos además el tener que llevar en la conciencia la sensación de responsabilidad por la muerte de Laurel, y bueno… digamos que no nos gustaría estar en el estado mental en que debe encontrarse John actualmente, mismo que seguramente continuará marcando la pauta de la dirección de su personaje durante el remanente de esta temporada, así como la próxima.

Más allá del debate moral en torno a la justificación o no de la muerte de Andy -y vaya si no sabremos que “Arrow” ha mostrado argumentos suficientes en ambos lados del asunto como para poder discutir por días si, en la “línea de trabajo” de Oliver y cía., se justifica o no matar a alguien-; la serie también encontró espacio para avanzar la trama camino a un posible mecanismo para derrotar a Darhk.

arrowgenesis

Aquí es donde entra la figura de Esrin Fortuna (Gabriella Wright), uno de los tantos contactos que John Constantine tiene en el mundo de lo oculto. Fortuna es una shaman inmortal quien conoce una técnica que le permite a Oliver, mediante el tatuaje místico que le entregara John, poder canalizar su luz interna como una forma de contrarrestar el poder que Darhk extrae de la oscuridad.

La herramienta narrativa que significa la presencia de la carismática Esrin importa no sólo como una conexión a un mundo más amplio y -mayormente- inexplorado; pero además porque logra darle un uso adecuado al constante conflicto interno de Oliver a lo largo de la serie. ¿Es Ollie una buena o mala persona? ¿Son sus intentos por ser más optimista y mejor -la persona de “Green Arrow”– algo destinado al éxito o al fracaso? No bien Fortuna se rinde un poco temprano ante la insistencia de Oliver, lo cierto es que finalmente nuestro héroe logra canalizar su luz interior -graficada en los vínculos que lo unen con Felicity, Diggle, Laurel y Thea-, lo que le permite anotarse una pequeña pero significativa victoria contra un Damien Darhk que, pese a todo, terminó llevándose lo que más quería: el chip del programa Rubicon que tenía oculto Lyla y que le permite controlar todos los arsenales nucleares del mundo.

¿El plan de H.I.V.E.? Llevar a cabo el proyecto génesis mediante el uso de dichas armas para destruir a la humanidad y recrear un mundo a imagen y semejanza de lo que Darhk y los suyos quieren lograr.

Con un megalómano a punto de llevar las cosas al “endgame” de la temporada, “Arrow” avanza significativamente y de buena manera de cara al final de temporada.

Notas al cierre:

  • Analizar los eventos de “Brotherhood” y, en general, de todo el arco de Diggle a lo largo de la temporada bajo el prisma que nos entrega lo ocurrido en “Genesis”, es un ejercicio más que interesante (y un tanto deprimente).
  • ¿Se pueden ocupar los argumentos de Andy sobre estar actualmente “en una guerra” para justificar su muerte a manos de John? Los leemos.
  • Thea, Thea, Thea… la pobre no puede descansar un segundo sin que pase algo, viéndose ahora atrapada en el “arca” de H.I.V.E. cortesía de su escapada romántica con un Alex que se encontraba inadvertidamente bajo el control de Ruve Adams. Considerando que el infierno mismo está a punto de desatarse sobre Star City, ver la forma en que Thea logrará evadir su actual situación y escapar de su propio averno suburbano será más que atrayente.
  • Asumiremos que Matt Nable no estaba disponible para el montaje donde las memorias de Merlyn, Deathstroke y Darhk atacan a Oliver.
  • Respecto al mismo debate en torno a la oscuridad o no al interior de Oliver, no es descabellado pensar que esa misma oscuridad que vimos en su entrenamiento con Esrin estuvo provocada no tanto por Ollie, pero más bien por los villanos en sí con los que se ha debido enfrentar a través de estos años. Oliver puede tratar de argumentar que el hombre que volvió Lian Yu nunca se fue y que fue en aquel lugar donde dejó entrar la oscuridad, mas nos suena a la clase de autolamentación y búsqueda de culpa típica de Oliver más que otra cosa. Mal que mal, si Oliver dejó entrar la oscuridad en sus combates con Merlyn, Slade, Ra’s o Darhk, es en parte porque se vio forzado a derrotar a los villanos en un campo de juego donde fueron ellos quienes impusieron las reglas.
  • En el sentido anterior, no sería descabellado creer que quizás nos aproximamos al punto de inflexión donde Oliver pueda finalmente dejar atrás todo ese bagaje y comenzar a imponer él mismo los términos bajo los cuales regirse a sí mismo, y las batallas con sus enemigos. Considerando que toda la serie ha sido una constante evolución desde “The Hood” hasta “Green Arrow”, creemos que es una opción narrativa más que válida.
  • La ausencia de flashbacks le dio un hermoso sentido de continuidad al capítulo -pese a que tuvimos un vistazo a lo que seguramente le ocurrió a Taiana en la isla-.
  • Por supuesto que alguien iba a hacer una referencia a la banda Genesis en este capítulo. En este caso terminó siendo Felicity.
  • Milo Armitage, el integrante de H.I.V.E. asesinado por Darhk, había sido un personaje recurrente en la serie desde las primeras menciones de la organización hace varias temporadas atrás. Dicho sea de paso, en los comics Armitage es el padre adoptivo de Connor Hawke, el hijo de Oliver.
  • Con tantas menciones a Constantine últimamente, uno esperaría que Matt Ryan volviera a aparecer, aunque fuera un poco, en el remanente de temporada.
  • Estamos de acuerdo con Felicity: es hora de que vuelva el helecho.
  • No bien han habido un par de personajes con el nombre “Fortuna” en los comics, Esrin es una creación original de la serie.
  • Los domos que separaban a los diversos mundos atrapados por Brainiac durante el comic “Convergence” guardan un parecido similar al domo donde está el “arca” de H.I.V.E.

foto-del-episodio-20-de-la-temporada-4-de

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s