Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D. S03E20: “Emancipation”

47732

“Agents of S.H.I.E.L.D.” no ha tenido nunca una relación pacífica con el universo compartido del cual forma parte. No sólo es algo que hemos venido reiterando durante las últimas semanas -a medida que la frustración con la serie ha ido in crescendo-, pero que se ha hecho evidente cada vez que un episodio del show debe entroncar (usualmente de forma tangencial) con la gran narrativa de alguna de las películas de Marvel.

En el mejor de los escenarios, la serie puede salir revitalizada y cambiar para mejor, como ocurrió luego de los eventos de “Captain America: The Winter Soldier”; y otras veces -la gran mayoría- se trata de una conexión nimia, que vagamente sirve para recordarnos que es el mismo universo, para luego partir camino a la intrascendencia.

Lamentablemente, el anterior es el caso de “Emancipation”, un episodio que pese a estar en las postrimerías de la temporada y servir como antesala al gran season finale doble, apenas hace el esfuerzo necesario para avanzar la trama, usualmente con momentos de shock que no funcionan tan bien como la serie cree que lo hacen (te estamos mirando a ti Lash).

Agents-of-SHIELD-320-1

El debate en torno al cual se centra el episodio es uno que busca generar resonancia tanto en la filosofía de Hive, como en la conexión con “Civil War” cual es, en este caso, el debate entre determinismo y libertad.

En el caso del inhuman parasítico que se pasea utilizando el cuerpo de Grant Ward, estamos ante una entidad que realmente está convencida de que el único camino hacia la salvación y la evolución de la raza humana es mediante el sometimiento de ésta a su control, y a la transformación forzada utilizando la sangre de Skye que permite que aquellos humanos sin genes de inhumans no susceptibles a la terrigenesis puedan “evolucionar” y convertirse en, básicamente, versiones rechazadas del protagonista del cuadro “El Grito” de Edvard Munch (como pueden dar testimonio los sujetos pertenecientes a los Watchdogs que son atrapados por Hive y James).

Sabemos que el hecho mismo que Hive no proporcione ningún ápice de libertad para que sus víctimas -o todo el mundo en realidad- pueda elegir su destino es un problema mayor, y es lo que termina convirtiéndolo en una amenaza. De eso no hay duda. En ese sentido, el paralelo que se traza con los eventos de “Civil War” y la falta de opción que los Acuerdos de Sokovia le entregan a los héroes que no deciden firmarlos resulta más que evidente. El problema se encuentra más bien radicado en el hecho de que “Agents of S.H.I.E.L.D.” no invierte el tiempo necesario en presentar argumentos decentes para ambas partes de la forma en que la película más reciente de Marvel lo hace (antes de, imitando al filme, abandonar la historia completamente).

De hecho, la presencia misma de Talbot como delegado del Presidente de EE.UU. (y cumpliendo un rol similar, en mucho menor escala, al de “Thunderbolt” Ross en “Civil War”), también es un recordatorio de que el debate de la película busca ser replicado en la serie, sin mayor éxito. Ni Talbot es capaz de dar argumentos convincentes en favor del registro, ni mucho menos Coulson y cía. son capaces de articularlos de la forma en que el “Team Cap” lo hace en la cinta. Es así como nos quedamos con un debate enunciado por diversos personajes y de múltiples formas, pero que termina por conducir absolutamente a nada, desperdiciando tiempo en pantalla que podría haberse utilizado en otras cosas (más Fitz-Simmons nunca está de más, por ejemplo).

Fuera de lo anterior, la otra gran trama del episodio es el retorno de Daisy al lado de la luz. Todo lo anterior comienza a gestarse luego de que el personaje de Chloe Bennet, aprovechando sus habilidades como hacker, logra ingresar al sistema de la base de S.H.I.E.L.D. y comunicarse con Lincoln, quien parece bastante dado a hallar a su ex-novia y unírsele, especialmente luego de como él imbancable sujeto encuentra que ha sido tratado por Coulson y los suyos últimamente. Parte importante del por qué esta trama funciona -al menos en lo que a Lincoln respecta- es porque la serie se aprovecha del disgusto que el eléctrico médico despierta en casi todos sus espectadores, lo que es una gran herramienta para subvertir las expectativas, más cuando descubrimos que todo había sido un plan concertado entre Lincoln, May y Coulson para engañar a Daisy y a Hive y enviar contra ellos, como medida desesperada, a su arma secreta: Lash.

em-header

Lamentablemente, es la presencia del alterego del Dr. Garner parte de lo que arruina lo que había sido un gran plan (y la mejor participación de Lincoln en la serie). El problema no es el resultado per se -Lash termina propinando un golpe menor a Hive, mas consigue rescatar y eliminar los parásitos del sistema de Daisy-, sino la ejecución. No bien la participación y el misterio alrededor de Lash fueron parte importante de la -superior- primera parte de la temporada, su posterior paso a la intrascendencia así como sus esporádicas apariciones no hicieron mucho por generar una sensación de desarrollo ni necesidad del personaje, convirtiéndolo más bien en un recuerdo o una noción que todos manteníamos en el fondo de nuestras mentes.

Claro, tampoco ayuda mucho el desperdicio de poderes de Lash, quien perfectamente tuvo tiempo y espacio para haber acabado con Hive Y haber rescatado a Daisy. Y no bien cumple con su objetivo (o “propósito” según Lincoln), es inevitable no sentir que se desperdició un personaje y sus habilidades en pos de arrastrar por una semana más una trama que hace tiempo debería haberse terminado.

Y así es como la serie nos deja encaminados de cara al doble final de temporada: con la amenaza de Hive que no sólo cuenta con los medios para transformar a gran parte de la población mundial, pero también con una forma para expandir su filosofía, gracias al misil que había adquirido ilegalmente. Por su parte, Coulson y los suyos deberán lidiar con la amenaza y tratar de recomponer vínculos en sus filas, todo bajo la sombra del anuncio de que uno de los personajes principales de la serie morirá, lo que ha opacado para mal cualquier ápice de hype que rodeaba al capítulo. Las apuestas para los agentes podrán ser altas, pero las expectativas al respecto son quizás las más bajas en torno a todos los finales de temporada de la serie; esperemos que el show pueda sorprendernos una vez más y terminar en una nota alta lo que ha sido un irregular y desgastante tercer ciclo.

Notas al cierre:

  • RIP Lash. Diríamos más, pero apenas te conocimos y tu muerte fue bastante descuidada.
  • Hagan sus apuestas, ¿Quién muere en el season finale? Nosotros nos la jugamos por Mack o Yo-Yo (no es como que la escena de despedida entre los 2 no fuera demasiado evidente, pero claro, pueden estar jugando con nuestras expectativas).
  • Adrian Pasdar, como siempre, es una más que bienvenida presencia en la serie.
  • En el sentido anterior, más Coulson y Talbot por favor.
  • Ahora que, por segundo año consecutivo, ABC decidió no desarrollar “Marvel’s Most Wanted” como serie, esperamos que Lance y Bobbi vuelvan el próximo año (y que se mantengan en la serie un poco, porque está claro que a ninguna de las 2 partes le conviene estar sin los otros).
  • Así como ocurre con el videojuego del mismo nombre -unrelated-, los Watchdogs siguen siendo un desperdicio.
  • Cuando hay poco material para Fitz-Simmons, uno sabe que el capítulo quedará al debe. Dicho y hecho.

shiled-s3e20-primitive-inhumans-caged-765x496

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s