Shameless US: Season Review – Parte Final

Miseria. Esa ha sido la tónica de toda esta temporada. Uno de los seres más miserables de la televisión actualmente es Frank Gallagher, quien podría perfectamente tener su propio TV Show. Representa lo más odiado de nuestra sociedad, un hombre que no se preocupa de su familia, y aunque sabemos que está lleno de hombres (y mujeres) que en verdad de les da lo mismo su prole, lo lamentable de Frank, es que sigue siendo parte de ella. Muchas veces he pensado en que los Gallaghers estaría mucho mejor sin Frank, me he cuestionado las formas en que lo pueden hacer desaparecer de sus vida, sin embargo, el show hubiese terminado varias temporadas atrás, porque si bien el patriarca de nuestra querida familia es un ser despreciable, y por momentos puede desaparecer de las historias, siempre vuelve para arruinar un poco más las vidas de sus hijos. Claramente no podía terminar de otra manera esta temporada. Habíamos comentado anteriormente que Frank había desaparecido de la trama principal, sin embargo, en esta última etapa de la serie, sacó toda su artillería dramática para darnos un final digno de su personaje.

Como nunca, no sólo vimos a Frank intentando ser un buen padre, sino que efectivamente siéndolo, y aunque efectivamente sus intenciones ni mecanismos nunca han sido aceptables, debemos confesar que tuvimos momentos de dudas, e
n los cuales efectivamente creíamos que podía cambiar. Tal vez fue el hecho que haya tenido una nieta (¿A quién no le han dicho que los abuelos son muchos más simpáticos con los nietos que con los hijos?) y que haya sido llamada Frances en su honor, tal vez el hecho que su primogénita se vaya a casar (ahora de verdad) y que quiera ser un apoyo para ella y llevarla hacia el altar, o tal vez, porque su estadía en la comunidad hippie de Queenie lo hizo reflexionar sobre su vida (?). En verdad da lo mismo, puesto que sabemos que nada va terminar en un final feliz en esta serie.

Pero no es sólo Frank el que tiene un desarrollo importante en el final de esta temporada, los otros hombres Gallaghers tienen harto que decir. Para qué hablar de Lip, quién ahora definitivamente se cayó al litro, y consigue que lo echen de la casa en donde trabaja, de la ayudantía y finalmente que lo expulsen la universidad, todo por culpa del maldito alcohol. Pero lo que más nos sorprende, es el hecho que todo le de lo
mismo, y que en definitiva, todos tienen la culpa, menos él. Estamos agradecidos de la escena del bar, en que cuenta que fue expulsado, y Kev le dice que se sienta en el mismo asiento de su padre, y por lo mismo, las palabras de Debbie al final, pidiéndole que no se convierta en Frank, hacen que tome la inteligente decisión de entrar a rehab (o al menos pararse afuera del recinto, listo para entrar). Nos da mucha pena que su carrera universitaria, y las esperanzas de los Gallagher de que uno de ellos pudiera salir de la miseria, termine de esta forma, sin embargo, podemos tener esperanzas de que en algún momento se va a recuperar.

Por su parte, Ian finalmente encuentra su vocación. Se va a transformar en un paramédico de Chicago,e  influenciado por su nuevo novio bombero, toma los exámenes y resulta ser uno de los más destacados alumnos, tanto en la parte teórica como en la práctica. Sin embargo, sus sueños se ven truncados cuando le preguntan si ha estado en alguna institución de salud mental, sabiendo que si dice la verdad, nunca lo van a aceptar en ninguna compañía. Finalmente, cuando es descubierto en su mentira, decide luchar por lo que quiere, y dando un hermoso discurso sobre la discapacidad que significa estar diagnosticado con bipolaridad, consigue de vuelta su trabajo y termina esta temporada con un poco de felicidad (estaba bueno ya!).

Carl tampoco se queda atrás, un personaje que evolucionó en forma increíble en esta temporada, pasando por la cárcel juvenil, el tráfico de drogas y el de armas, y ser testigo de un asesinato a martillazos, para ahora ser el novio de una hija de policía, a quién le gusta más cuando está trabajando en algo honesto para ganarse la vida. Carl: te creemos. Vas a ser un buen hombre, a tu corta edad entiendes más o menos de qué se trata la vida, y tenemos fe en que podrás tomar sabias decisiones en las temporadas que quedan.

Pese a esto, lo más importante de la temporadas fueron las mujeres Gallaghers. Ay Debbie que nos hiciste sufrir esta temporada! Ay que nos sigues haciendo sufrir en estos capítulos, con el nacimiento de tu hija, la forma en que te enfrentaste a todos y tomaste la sabia (?) decisión de ser madre, y tu postura firme para salir adelante sin la ayuda de nadie. O sea, casi, porque al final entendió que necesita de una red de apoyo para ser mamá. Nos sacamos el sombrero frente a todas las mujeres que han hecho frente a la crianzas de los hijos siendo madres y padres a la vez, porque digámoslo, es una gran tarea. Debbie de a poco está entendiendo que su vida cambió completamente y que no puede seguir siendo la niña ingenua e irresponsable de antes. En todo caso, agradecemos la actuación de Emma Kenney, y el nuevo personaje de la próxima temporada.

También agradecemos que las hermanas hayan terminado en paz y que luego de varios capítulos de tensión entre ambas, Fiona acepta que Debbie haya decidido ser madre, no cumpliendo su amenaza y apoyándola en todo lo que necesite. Y pese a que la menor tarda un tiempo en perdonarla por haberla presionado para que abortara, finalmente va a su matrimonio para acompañarla. ¡Menos mal que estuvo ahí! en el momento en que Fiona necesitaba a toda su familia para que la apoyara, luego del escándalo de Frank y de las verdades que se enteró sobre el maravilloso Sean. Lo sabíamos, esta temporada no podía terminar bien para ella, hubo demasiada felicidad en los últimos capítulos para creer que podían tener un final feliz. Sólo nos entregaron lo dulce para que lo amargo fuera más terrible. Y así queda Fiona, una vez más decepcionada por un hombre que le vuelve a mentir, vestida de blanco y maquillaje corrido, pero al menos se salvó de entrar a otra relación que definitivamente no iba a terminar bien.

Observaciones al cierre

  • La relación de V y Kev debe ser una de las mejores de la televisión actual. Y su threesome con Svetlana, sólo puede seguir mejorando.
  • Finalmente castigan de cierta manera a Frank, aunque pienso que arrojarlo al río no fue suficiente.
  • Pese a que no fue una temporada particularmente brillante, creemos que se reivindicaron con la última parte. Digno final de temporada para los Gallaghers. Los esperamos con ansias el próximo año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s