Gotham S02E20-21 (“Unleashed”,”A Legion of Horribles”)

A riesgo de sonar como disco rayado, comentamos dos capítulos de Gotham de cara al final de temporada. Es difícil a estas alturas no ser repetitivos a la hora de comentar lo que nos entrega Gotham semana a semana, porque la serie ya definitivamente ha entrado en un ciclo de wash, rinse, repeat que es predecible, monótono y francamente aburrido. La narrativa errática que ha tenido la serie desde la primera temporada, hace que Gotham sea como un niño con muchos juguetes nuevos en navidad: juega un rato con uno, y cuando parece que ese es el que recibirá la mayor cantidad de atención, lo desecha por otro, repitiendo ad infinitum.

Como siempre, el problema de Gotham, y la razón por la que frustra tanto, es que cada vez que parece encontrar el camino, decide volver a una fórmula anterior, o probar una nueva, lo que resulta en que la serie no tenga un tono consistente, rehusando comprometerse de manera significativa con sus personajes y narrativas.  Al final todo se reduce a marketing, y a one-liners que en verdad nunca son explorado en profundidad, como la supuesta ambigüedad moral de Gordon. En “Unleashed”, donde pensamos que al fin íbamos a tener el enfrentamiento de Gordon con Galavan que lo obligaría a enfrentar sus pecados, terminamos viendo una secuencia de cuestionables decisiones narrativas que terminan con una tabula rasa, de nuevo.

Por un lado, es apropiado que decidan eliminar así a Galavan, como bien dice, si las pistolas no están haciendo el trabajo, es hora de cambiar la estrategia, pero por otra parte, esta resolución anula todo los avances anteriores. La idea de Galavan detrás de Gordon era atractiva, nos daba una oportunidad de que literalmente Jim tuviese que enfrentar las consecuencias y el trauma de haber cruzado la línea, en vez la serie revierte a una aburrida fórmula: poner a Bruce en peligro. No sólo esto quita el enfoque del verdadero protagonista de la serie, Jim Gordon, también remueve cualquier tensión: sabemos que no le va pasar nada a Bruce. Si bien el Pingüino recibe el cierre de matar a Galavan, y admitidamente, el reventarlo con una bazuca fue un momento extraordinario, estos momentos nunca pasan de ser pequeños fragmentos de ilusión y entretenimiento en medio de narrativas aburridas, y son al costo de sacrificar a un villano que prometía, como tantos otros de la serie.

El resto del capítulo sufre del mismo problema, los diálogos e interacciones de la mayor parte de los personajes son insípidos y faltos de emoción, porque las tramas rápidamente cambiantes y faltas de peso hacen que la mayoría de las duplas sean tan temporales que nunca se desarrollan plenamente, salvo un par de excepciones. Perfecto ejemplo de esto es el llanto de Butch ante el estado de Tabitha, que resulta totalmente insípido porque simplemente no hemos pasado suficiente tiempo con estos personajes para encontrarle valor a esta relación. Es más, quede más confundido de porque no estaba Barbara, considerando que hemos visto más a ella junto a Tabitha que a Butch. Una de las pocas excepciones de una pareja establecida es Alfred y Bruce, y si bien nunca deja de ser emotivo cuando Alfred demuestra preocupación y sincero cariño por el pequeño Wayne, se siente socavado por las ridículas decisiones que toman. ¿En serio vas a dejar a Bruce sólo mientras está suelto Galavan, quien ya lo trató de matar?

Lo más entretenido del capítulo terminan siendo los acontecimientos de Arkham. No porque desarrollen una narrativa interesante, pero porque contiene varios de esos momentos entretenidos y lúdicos que destacan, pero que simplemente no se conjugan a nada mayor. Es increíble que Nygma se haya convertido en uno de los personajes más entretenidos de la serie ahora que es completamente consciente de su psicopatía, muy a la Barbara Gordon, pero igual su trama no termina de conjugarse en algo mayor. El momento que se encuentra con Selina es divertido, y su captura al final le permite mostrar una faceta divertida que nos estamos acostumbrando de ver, que es su cara de frustración al ver sus planes fallidos, pero lamentablemente todo suma a cero, porque detrás no hay ninguna narrativa mayor que le de sentido a estos momentos

Algo similar ocurre con Hugo Strange y Peabody. Los dos entregan un gravitas muy necesario al show, y sobre todo la actuación de B.D. Wong siempre es un placer, pero a pesar de que sus narrativas parecen ser las más conectadas a la “narrativa principal”, lo constantemente ridículo de sus decisiones no los terminan de cimentar como antagonistas interesantes, a pesar de que en “A Legion of Horribles” finalmente veremos el propósito de todas sus investigaciones.

Selina empieza capturada en Indian Hill atrapada en un cuarto con Firefly quien se cree una especie de diosa. Toda esta secuencia tiene partes de los elementos más ridículos de Gotham que hemos alabado en el pasado, pero en este caso nunca logra encontrar el tono, y la secuencia de Selina y Bridgitte se siente aburrida y tediosa. El juego de gato y ratón que juegan ambas durante varios minutos nunca resulta en algo verdaderamente interesante.

Nuevamente el centro del capítulo es, Bruce está en problemas, que repetimos, simplemente no es suficiente enganche como para que sea el centro de un capítulo, mucho menos de toda la serie. Toda la secuencia de Lucius, Alfred, Bruce y Jim intentando infiltrar Arkham se siente repetitiva (¿Cuantos escapes/infiltraciones llevamos en esta temporada?) y monótono. Los momentos emotivos entre Alfred y Bruce, hablando de los riesgos que toma el pequeños Wayne y la ideología de su padre que intenta seguir, que también vemos explorada entre la conversación de Bruce y Hugo son interesantes, pero terminan siendo ecos de temáticas más profundas que la serie nunca intento explorar de una manera seria e interesante. Como hemos mencionado variadas veces, todos estos momentos “batmanisticos” se sienten forzados, como si la serie se estuviese diciendo “Llevamos tres capítulos sin referencias directas a que Bruce será Batman, reflotemos alguna característica del personaje que algún día asumirá Bruce.”

El resto del capítulo es mayormente igual de aburrido, salvo algunos momentos que destacan. El inesperado, y no deseado, ascenso temporal de Harvey Bullock a Capitán de la GCPD, que ya habíamos visto en “Unleash”, resulta apropiado, porque el crecimiento del personaje lo amerita, y divertido, por la genial rueda de prensa que entrega Bullock. Otro instante a destacar, es a Nygma negociando por su vida ante Mrs. Peabody mientras es amenazado por un canibalístico compañero de celda. Ambos momentos son destacables, pero realmente no agregan mucho a nada, más que ser breves instantes de diversión y risas, que pasan rápidamente, porque detrás no hay nada más significante. Tal vez se puede hacer el argumento que al menos lo de Harvey ha significado un lento pero continuo crecimiento que lo ha llevado al puesto que ocupa ahora temporalmente, pero debemos esperar a ver si se desarrolla en algo más impactante e importante en la tercera temporada.

Pero sin duda, son las escenas de Hugo Strange nuevamente las más interesantes del capítulo. La resurrección de Fish Mooney es interesante porque vuelve con su memoria intacta y con el poder de influenciar personas mediante el tacto, pero al mismo tiempo se siente como una nueva oportunidad perdida de la serie. Al constantemente buscar la gratificación rápida, se dio tanta publicidad a este momento, que carece de cualquier sorpresa, y el instante en que Mooney dice “I’m Fish Mooney, bitch!” resulta plano, siendo más un momento para convertir en GIF que algo que agregue valor a la serie. Al menos finalmente tuvimos respuestas del porqué de todos los experimentos de Strange: son a pedido de la Court of Owls, quienes están en búsqueda de nada más y nada menos de la inmortalidad. Es intrigante la aparición de la corte, y es bueno finalmente ver la dirección detrás de todas las locuras de Strange, pero no vamos a gastar tiempo diciendo nuevamente como Gotham siempre promete y nunca cumple.

El capítulo termina con un secuencia de armar la mesa para el final de temporada, con Gordon, Bruce y Lucius prisioneros de Strange y Nygma, mientras Harvey, Alfred y la GCPD preparan la carga de Arkham, con Fish, Selina y Bridgit como las incógnitas del enfrentamiento final, y tal vez la mayor sorpresa: Clayface, uno de los tantos resucitados de Strange que tiene la capacidad de tomar los rostros de distintas personas, se convierte en un fake Jim Gordon.

A estas alturas no va haber un cierre narrativo satisfactorio a la temporada, porque la temporada no ha tenido un desarrollo narrativo coherente, y si la experiencia de la temporada pasada nos dice algo, este final de temporada será igual de caótico y desordenado. Solo esperamos que la vuelta de Fish y la aparición de la Corte, no sean tan pasajeras e insignificantes como la aparición y muerte de Azrael (y Victor Fries, y Scarecrow, y Jerome, y ya entendieron el punto).

Notas al cierre:

  • ¿Quien diría que Nygma sería uno de los mejores personajes de esta serie? Bueno, lo mismo nos paso con Barbara, y nuevamente lleva dos capítulos MIA.
  • Tabitha, como tantos otros, era un personaje que prometía, que nuevamente es desechado sin mayor proposito.
  • En verdad quería escribir de la rabia que me da lo que hicieron con Azrael, pero a estas alturas, lo debimos haber anticipado.
  • En la incursión de Selina en Indian Hill vimos lo que parece ser Killer Croc, pero ojalá mejoren bastante el CGI y make-up antes de darle más tiempo de pantalla.
  • La introducción de la Corte es otro grupo importante del canon, que me deja preocupado que Gotham va agotar todos los villanos posibles de la mitología Batman sin que uno solo haya tenido un rol significativo.
  • Me da la impresión que cada tanto la serie nos muestra a Ivy para que nos olvidemos que ese personaje sin sentido existe, y aún no han terminado de desaprovecharlo.
  • Jada Pinkett Smith fue una interesante presencia en la primera temporada, veremos si le dan oportunidad de realmente desarrollarse nuevamente, o termina siendo desechada a la Azrael.
  • “Alive people. Dead People. Alive-dead people. It’s horrible”
  • Toda la rueda de prensa de Bullock fue tremendo, pero me quedo con esta parte. La prensa: “Who killed Galavan?”, Bullock: “Which time?”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s