Mogwai – Atomic (2016)

Mogwai-Atomic

Justo cuando en Chile se da el curioso debate de crear televisión al estilo BBC, mediante la creación de una señal cultural y modernización de TVN, nuestra columna de bandas sonoras regresa comentando un documental del canal británico llamado “Storyville: Atomic – Living in Dread and Promise” o simplemente “Atomic”. Dirigido por Mark Cousins, se enmarca dentro de una serie de 4 documentales centrados en el que es para algunos el elemento definitorio de nuestra era, la así llamada era nuclear, cumpliéndose 70 años de los ataques norteamericanos a Japón (BBC Four Goes Nuclear). Un documental con un fuerte contenido ambiental pero con un gran debate ético, que no debiese pasar desapercibido.

Estrenado en agosto de 2015, tras mucha expectativa, la banda sonora del documental, que le debemos a nuestros amigos Mogwai, fue lanzada comercialmente en abril de este año por el sello Rock Action Records. ¿Por qué tanto tiempo después? La respuesta es simple. Primero, se trataba de un documental sin tanto sentido estético sino más bien con un enfoque histórico-narrativo, que terminarían aportando esa crítica social y ética de la que hablaremos. Era, de esta forma, un documental para la pantalla chica, que no justifica en cierta medida, una gran producción comercial en difusión. Pero una vez grabada toda la música, la gente de Mogwai se dio cuenta que su disco sonaba cada vez menos a una banda sonora y cada vez parecía más un “proper” álbum, motivos que los llevaron a realizar el lanzamiento de este soundtrack, que recoge todas y cada una de las canciones del largometraje de 68 minutos.

13233030_1196135603754533_6322186272317575125_n

La expectativa generada por el disco y el éxito en su lanzamiento ha sido tal, que Mogwai actualmente se encuentran en una gira por Europa y Asia presentando el documental, el cual se transmite de fondo en los conciertos de la banda. Un evento con mucha carga simbólica por dos motivos. Dentro de las paradas de su gira se encuentra Japón, y nadie ha sufrido más en carne propia los estragos del armamento nuclear que los nipones. ¿Cómo será tocar frente a un grupo de personas que no sabe de las bombas nucleares por terceros, sino de primera fuente? Pero en segundo lugar, es emotivo también para la banda, pues se trata de una de las primeras giras desde la salida del guitarrista John Cummings, quien formó parte de la composición del álbum pero ha decidido seguir su proyecto en solitario.

Vale la pena recordar el trabajo musical de bandas sonoras de Mogwai para analizar “Atomic”. Descontando la utilización de sus temas aisladamente en películas y la ejecución de la partitura de Clint Mansell en la increíble “The Fountain” junto a Kronos Quartet, dos trabajos extensos encontramos previamente. El primero de ellos es el documental “Zidane: A 21st Century Portrait”, donde se mostraba el último partido del ídolo francés, y qué se vivía en paralelo en el mundo esa jornado. El segundo trabajo, y con mayor éxito comercial, fue la banda sonora de la serie francesa “Les Revenants”, con ya 2 temporadas a cuestas. La pregunta lógica luego de este antecedente es a cuál de ambos trabajos se parece “Atomic”, y la respuesta no es cierta, pues aunque la respuesta obvia pareciese ser al primer disco (al igual que “Zidane…”, “Atomic” es un documental y utilizó material preexistente nunca publicado de la banda), lo cierto es que escuchar con detalle el trabajo de Mogwai da muchas sorpresas. En pocas palabras, “Atomic” no se parece a ninguno de sus soundtracks anteriores.

Lo anterior porque cuando Mogwai realizaba trabajos cinematográficos, su enfoque era mucho más minimalista. “Atomic”, en cambio, impresiona desde un primer momento por su magnitud. Pueden escuchar el primer single lanzado de “Atomic” (con el que nos tentaron meses a esperar el disco), como lo es “U-235”, uno de los componentes fundamentales de “Little Boy”, la bomba que cayó sobre Hiroshima. Pero desde ya, Cousins nos advierte del conflicto moral tras las bombas. Silenciosamente, el discurso “para que nunca más se repita un hecho como éste” terminó. Con el inicio de la carrera espacial, el poder seductor de la energía nuclear estaba de vuelta, sin olvidar también el supuesto poder disuasivo que ha tenido el armamento nuclear en “eventuales” guerras.

Como tal, el documental está dividido en 3 partes, que eran los antecedentes que Mogwai tenía cuando se pusieron a componer. (-1- The world was all before them, -2-  Into this wild abyss, -3- That must be our cure…). Era poco lo que tenían a mano (además de una historia que sienten bastante propia considerando que la mayoría del armamento nuclear británico está en su natal Escocia), para construir una ardua tarea, además, pues con ausencia casi total de diálogos (salvo cierta propagandas y entrevistas, pocas voces se escuchan), la banda sonora es clave en el relato al volverse el principal arco narrativo. Un relato complejo porque la música deberá abordar desde una de las obras de barbarie más grande de la humanidad (“miramos el mundo y vemos locura” dice el documental sobre este hecho que redefinió el mundo y su historia), hasta la admiración por los increíbles avances científicos con la energía nuclear principalmente en materia de salud (escuchen para esto “Are you a dancer?”).

mogwai_c_brian_sweeney

En el sentido bélico, me quedo con 2 canciones cuyos nombres son muy simbólicos (cada uno por cada una de las bombas que cayeron en Japón), “Little Boy” y “Fat Man”. La primera, “Little Boy”, inevitablemente provoca emociones fuertes, ya que con su órgano advierte un claro sentido de urgencia.  El mundo ya no puede tolerar casos como 3 Mile Island, Chernobyl o Fukushima, lo que nos obliga a preguntarnos si existirá el momento en que como humanidad aprendamos la lección. Parece, muy por el contrario, que queremos siempre empeorar. Estamos constantemente generando nuevas formas de energía nuclear cada día más seductoras, cuyo eventual poder dañino no está probado. “Fat Man”, finalmente, cierra el disco y el documental. Pese a que está constantemente presente a lo largo de todo el largometraje, esta canción se siente mucho más como un llamado. Una invitación a cuidar aquello que muy bien el papa Francisco denominó la casa común, frase muy poderosa incluso para nosotros los no creyentes. Llegará el día en que nos demos cuenta que planeta hay uno, y no podemos exponerlo.

Con el paso de los años seguimos buscando ese nuevo “Koyaanisqatsi”. Nada igualará la música de Philip Glass, sin dudas, y “Atomic” de Mogwai ni siquiera es un facsímil razonable. No obstante, es un excelente y variado proyecto de Mogwai, que al igual que el documental, es un verdadero caleidoscopio lleno de colores. Los vuelvo a invitar a escuchar “Ether” para aclararlo. Vemos el ciclo natural de la vida, el multiculturalismo, Por suerte, tenemos disponible el documental completo a continuación.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s