Preacher S01E07: “He Gone”

tulip

El final de temporada se acerca a pasos agigantados, y con ella la trama de Preacher comienza a tirar toda la carne a la parrilla. Las historias, a ratos dispersas narrativamente, finalmente forman este entramado que resulta en una pieza central que nos está dando una adaptación realmente buena, incluso aun cuando se toma sus propias libertades.

Tras el mejor capítulo de la temporada con “Sundowner”, el trabajo para lograr ese nivel no era fácil. Las opciones de éxito o fracaso eran muchas: El capítulo podía hacer la jugada lógica de mantener el mismo ritmo, o bien arriesgarse y bajar las revoluciones que quedaron más que altas tras el episodio mencionado. Esta vez la producción decidió por la última, que resultó en un acierto a su propia manera. Actualmente, pocos shows logran alcanzar estos cambios tan arriesgados, muchas veces fallando en el intento, sin embargo acá el resultado es positivo ante la vista y la crítica. La gente detrás de esta adaptación está claramente pensando a largo plazo, lo que nunca deja de ser peligroso pero finalmente meritorio.

En su séptimo capítulo, Preacher nos muestra las consecuencias que Jesse debe asumir tras abusar del poder que Genesis le otorgó, no sólo de forma personal, sino también ante su grupo más cercano. Además, este episodio nos hace conocer por medio de flashbacks el origen de la fuerte amistad que desde niños hubo entre Tulip y Jesse y cómo todo fue de mal en peor para ambos. Lo más significativo del episodio, y eje principal esta semana, son las consecuencias. Toda decisión, toda acción o toda palabra que se dice acarrean un resultado, sea éste el esperado o no. Jesse es quien más debe hacer frente a estos resultados tras su actuar, no sólo en el presente, sino que también en el pasado. Lo dicho a Eugene, la culpa del pedido en su oración cuando niño, la apuesta con Quincannon, continuar con Genesis dentro de él y la “revelación” de Cassidy; todo se le está viniendo encima al predicador de Annville, y al parecer la situación no mejorará para él.

preacher-s01e07-he-gone

Muchas veces vemos a nuestros “héroes” – en el cine, series o en la literatura –  tambalear por esa delgada línea entre el bien y el mal; no ser corrompido o sucumbir ante el lado oscuro. Lo particular que está sucediendo con el personaje de Dominic Cooper no viene a ser ni una ni la otra: Jesse sabe que ha obrado mal,  y como le dijo Eugene, no puede forzar a la gente a servir a Dios. Está consciente de la situación, pero incluso así decide no mirar hacia atrás (muy bien representado en aquella secuencia del inicio del episodio) y seguir con su plan, aunque quizá de diferente manera tras recular con su plan de usar el poder de la voz con sus feligreses. El predicador busca hacer el bien a costa del mal, y este limbo moral por el que camina resulta ser bastante atractivo para uno como espectador.

La apuesta de convertir a tu personaje principal en alguien tan ensimismado, testarudo e incluso despreciable es bastante peligrosa, pero ayuda a dar otra perspectiva no sólo a él, sino que a quienes le rodean también. Primero tenemos a un Cassidy testigo del suceso Eugene, y quien a pesar de no preocuparse por nadie más que él, intenta ayudar a Jesse a solucionar el problema. Luego viene Tulip, que intentando poder romper esa barrera que Jesse le ha puesto, hace el esfuerzo de realizar actos que no son común en ella. Finalmente tenemos a la pobre Emily, que a punto de confesar su amor sólo se limita a decirle que desde el primer momento ella creyó en él. No obstante, ¿qué es lo que reciben por parte del predicador? Sólo negativas e incluso desprecios. El punto en común de los tres amigos cercanos a Jesse es que todos a su manera lo quieren o lo aman, pero Custer no ha sabido ni ha intentado responder a esto.

preaher107h

El punto álgido del episodio se lo lleva sin lugar a dudas la incómoda cena que los cuatro personajes (más una breve interrupción de Hugo Root) tienen. Fue cosa de segundos para que Tulip no soportará la situación y todo pasase a ser el comienzo del fin. Es aquí donde Dominic Cooper brilla en su actuación de un predicador ya absorbido por el poder, la culpa y los ideales que lo impulsan a seguir con su plan. Desde aquí hasta el final del episodio el material entregado es oro puro: Un despreciable predicador que termina por alejar a todos, un flashback que nos revela el real motivo de la culpa que ha tenido por décadas (que quizá sea el verdadero motivo de su regreso a Annville), el arrepentimiento de lo hecho a Eugene y la secuencia final que marca lo que pensamos puede llegar a ser el punto más intenso de la primera temporada.

Con “poco” la serie esta semana nos entregó mucho, y decimos poco en el sentido de que la mayoría de sus escenas pasaron al interior de habitaciones e incluso con limitadas intervenciones habladas de nuestro personaje principal. Lo que le rodea, en cambio, es lo que más brilla a nuestro parecer esta semana: Personajes, sentimientos, consecuencias, problemas y recuerdos. Por el lado externo a lo narrativo, la dirección de este episodio (a cargo de Michael Morris) estuvo muy bien lograda, continuando de distinta pero excelente manera lo hecho en el capítulo previo a éste.

preacher-los-momentos-para-destacar-de-he-gone-6

En Preacher todo ha tenido una razón de ser, incluso los flashbacks u openings con personajes ajenos a la trama principal. Aquí cada pieza encaja a la perfección con otra, para ir formando esta gran imagen al largo plazo. Las apuestas por parte de la producción han sido altas, se han corrido riesgos y se han tomado libertades, pero al final del día los puntos positivos triunfan por lejos ante los negativos. Estamos ante una serie de gran calidad, que a su propio ritmo -a tiempos vertiginoso o calmado- ha logrado ir mejorando semana a semana, encantando así no sólo a fanáticos del cómic, sino que también a quienes sólo conocen lo que han visto en la serie.

Notas al cierre:

  • Por fin a Eugene le dijeron Arseface, todo obra de quién más que Cassidy
  • La historia de Eugene cambia radicalmente en la serie: En el cómic su desfigurada cara es debido a su intento de suicidio por querer imitar a su ídolo Kurt Cobain. Acá su historia lo transforma derechamente en un cuasi homicida que nunca supo lidiar con el rechazo.
  • Las circunstancias en las que Tulip y Jesse se conocen también son diferentes, ya que en el cómic lo hacen ya siendo mayores.
  • Dicho sea de paso, “Till the end of the world es una frase muy significativa para el amor que existe entre ellos, y es directamente extraída del cómic (aunque en contextos distintos).
  • Sorpresivo fue escuchar decir a Cassidy “Make love” en lugar de algún término más obsceno u ordinario (como fuck, shag o bang). Algo tiene de romántico el hombre.
  • La muerte de John Custer es idéntica a la del cómic.
  • Con respecto a esa escena, el tatuaje en el brazo de quien dispara es un guiño a quien creemos aparecerá en la segunda temporada. Dicho personaje es clave en la formación de Jesse.
  • Por fin mencionan a John Wayne, ídolo de pequeño de Jesse Custer.
  • Realmente existe un matadero en Mato Grosso, Brazil.
  • ¿Alguien más recordó esto viendo la escena de la cena?
  • ¿Qué habrá pasado con Cassidy? Por el extintor, creemos que debe estar recuperándose en algún lugar del terreno.
  • You gotta be one of the good guys, ‘cause there’s way too many of the bad

 preacher-season-1-episode-7-he-gone-recap-awkward-conversations-1055602

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s