Preacher S01E08: “El Valero”

Dominic-Cooper-as-Jesse-in-Preacher-Season-1-Episode-8

“El Valero” no sólo es un muy buen episodio de “Preacher”, pero en general es un gran capítulo televisivo por el hecho de que juega con las expectativas, tanto de la audiencia como aquellas sentadas a propósito por el propio show, guiando a los espectadores -en varias oportunidades- hacia secuencias en apariencia predecibles, sólo para luego subvertir todo aquello de gran manera.

Esto importa además porque en un show tan cargado a innovar y sorprender más por un tema visceral y audiovisual, que por algo más estructural, lo sucedido en este episodio no hace más que demostrar que la producción de verdad sabe lo que está haciendo y que el plan final para la temporada de verdad está funcionando.

Quizás el mayor ejemplo de lo que exponemos se relaciona con Donny, un personaje tan -justamente- vilipendiado en la serie, que termina dando un giro sorpresivo que ayuda mucho a la calidad y resolución del capítulo. Especialmente tras el momento en que lo vamos abandonar a Quincannon y sus tropas, saludar a su esposa, para luego irse al maletero del auto, apuntarse y disparar su arma, dejándonos a todos creyendo que se había suicidado (lo que hasta ese punto no tenía mucho sentido, independiente de lo decadente y desesperado del personaje, porque de verdad nada hacía pensar que podía ocurrir eso).

el valero

Y sin embargo, el demostrar posteriormente que todo fue una movida inteligente por parte de Donny -o utilitaria más bien, para ese momento- para quedar fuera del ámbito de influencia de los poderes de Jesse, es algo que funciona bien si consideramos que Donny es uno de los pocos que está al tanto -por experiencia propia- de lo que Jesse es capaz de hacer.

De nuevo, es una gran seguidilla de escenas no sólo por el break intermedio que permite generar un respiro, pero además porque subvierte las expectativas y convierte lo que podría haber sido una escena de shock gratuita para eliminar a un personaje aparentemente dispensable, y lo transforma en un triunfo no sólo por lo bien ejecutado, sino además porque es justamente Donny quien se vuelve indispensable para la derrota de un Jesse que no había tenido muchos problemas en deshacerse de todo lo que Odin había enviado contra él -incluyendo el pobre sujeto al que le voló el pene de un disparo-.

Es además un testamento y un corolario al comportamiento cada vez más errático de Jesse, especialmente luego de haber enviado a Eugene al infierno, con todas las consecuencias que eso tuvo -exploradas en el capítulo anterior-. Este vistazo a la mente del personaje de Dominic Cooper continua su curso esta semana, donde el arrepentimiento, la culpa y el resquemor presentes en el predicador alcanzan nuevas alturas, tanto con el retorno de Eugene en forma de alucinaciones -otro gran giro del episodio, luego de hacernos creer de que efectivamente Jesse había logrado traerlo de vuelta mediante su apelación a dios-, como con su desesperada solicitud a Fiore y DeBlanc para que extraigan a Genesis de su cuerpo -algo que logran de forma momentánea-.

Como dijimos, todo lo que ocurre con Jesse se ve enmarcado por el ataque que Odin y sus hombres realizan contra la iglesia, todo de una forma que raya en el absurdo, pero que de alguna forma funciona muy bien en un capítulo como este, principalmente porque es un extraño contraste con los flashbacks, los cuales por fin nos muestran la backstory del personaje de Jackie Earle Haley, explicando el por qué éste sí se vio afectado por la “voz” de Jesse, pero aún así continuó con su campaña contra la iglesia.

preacher-el-valero

Entroncando con otros flashbacks que vimos antes sobre la infancia de Jesse y la relación con su padre, ahora descubrimos que la familia de Odin falleció de forma trágica en un bizarro accidente mientras esquiaban, lo que no sólo dejó al empresario de la carne solo -valga la redundancia-, pero con una profunda crisis de fe, luego de darse cuenta de forma visceral -literalmente- de que no había mayor diferencia en la carne de una persona y un bovino, demostrando que todo lo que los predicadores y las religiones no era más que una farsa que debía denunciarse, puesto que el único dios existente era aquel de las cosas tangibles. El dios de la carne.

Por eso es que Odin Quincannon es capaz de obedecer el mandato de Jesse, porque su dios nunca fue el mismo cuya voz pregona nuestro predicador. No, Odin sirve a otro dios, y todo lo que ha hecho para destruir la iglesia y quedarse con los terrenos en los que se encuentra enclavada, ha sido en nombre de la única deidad a la que él obedece. Un gran giro argumentativo y que tiene mucho sentido, especialmente de cara a la apuesta final que hace Jesse antes de entregar su iglesia: el prometerle a Odin que él logrará comunicarse directamente con dios y llevarlo a Anville (asumimos que ésto involucra el uso de los teléfonos con línea directa de los ángeles).

“Preacher” se acerca a su final de temporada de gran forma, dejándonos con un episodio que de a poco comienza a dejar posicionadas las piezas de cara a las confrontaciones finales que Jesse pretende tener, tanto con dios como con Quincannon.

  • Miles sigue demostrando que es el peor.
  • Tulip tuvo una tragicómica trama esta semana la cual, si bien algo completamente anexo al episodio, sirvió para generar paulatinamente una convergencia al final, todo gracias a su adopción y cuidado de un simpático can, todo para finalmente entregárselo al malherido Cassidy, quien se sirve del animal para succionar su sangre y recuperarse un poco tras su exposición al sol.
  • “Which is my daughter, and which is the cow?” – El cold opening, como siempre, marcando notas altas en la serie.
  • La cantidad de gente que llegó a observar el asalto de los hombres de Quincannon contra la iglesia -con picnic incluido (!)- es algo que no sólo se siente a gusto en el tono y temática de la serie, pero además es uno de esos casos donde la crítica social tan típica del show (y del comic que la inspira) funciona a la perfección. Porque, seamos serios, todo sabemos que la gente por esas latitudes de EE.UU. actúa de esa manera.
  • El final del episodio, con el hombre en la planta de energía, es un simpático teaser de lo que se avecina.
  • “Food court! Food court!”

preacher-los-momentos-para-destacar-de-el-valero-4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s