Por qué nos gustó y por qué les gustará Stranger Things

stranger-things-smaller_wide-99c8faf29a458cf6e5be0fd505a4ebdf8bc337ef-s900-c85

La serie del momento, la que está en boca de todos y que cada día gana más popularidad. Sí, eso es lo que está sucediendo con Stranger Things y aquí en Revius les comentamos el porqué vale la pena sucumbir ante este nuevo fenómeno creado por los hermanos Duffer.

La historia en el papel quizá no parezca ser algo que no hayamos visto en el pasado, y hasta cierto punto la originalidad de ésta pueda ser imperceptible: Un niño desaparece, una extraña niña con poderes aparece, y es el grupo de amigos del desaparecido quienes van en su búsqueda, mientras los adultos poco y nada aportan. De fondo una misteriosa organización gubernamental se trae algo entre manos, y como si eso fuese poco, un extraño ser está haciendo desaparecer a las personas. Argumentos que muchos dirán están sobre utilizados, y claro, pensando objetivamente puede ser muy cierto. No obstante, a pesar de la posible carencia de originalidad, la serie y sus creadores se encargan de plasmar ese resquicio de novedad a una historia que logra capturar desde principio a fin, presentando un enigma que necesita ser resuelto lo antes posible, sea mediante el binge watching o ver cada capítulo lo más luego posible.

stranger-things-netflix-the-cell-jennifer-lopez-horror-science-fiction

¿Pero qué hace a Stranger Things una serie tan atractiva? El primer motivo -y quizá principal- para muchos es todo lo que la serie evoca desde su planteamiento: La nostalgia ochentera, presente hasta en los más mínimos detalles. Los creadores de la serie crecieron con las obras de Spielberg y Stephen King; fueron marcados por películas tan icónicas de la época como The Goonies y E.T. y sin querer vender un cuento diferente, la serie se pensó y se hizo como una especie de homenaje a todo lo que marcó su niñez y pubertad para un público igual a ellos, de paso llamando a nuevas generaciones a interesarse por el tipo de creaciones hechas décadas atrás, en donde los héroes eran los niños y los adultos pasaban a un segundo plano en la resolución de estos cautivantes misterios. Desde la ambientación y estética hasta el ritmo del suspenso, todo tiene un sello tan ochentero que quienes vivieron dicha época sentirán como si sólo hubiese sido ayer. La producción se preocupó de brindar una fidelidad a cada detalle presente, que no en vano uno de los mayores elogios recibidos por parte de la crítica sea directamente relacionado a esto. Para quienes vivimos en un tiempo ajeno a los 80s, pero que de una u otra forma nos hemos interesado en las producciones de aquellos años, Stranger Things resulta ser una especie de “película extendida” que logra lo que muchas cintas o series han intentado conseguir y no han podido lograr. Puntos a favor para los hermanos Duffer en este sentido.

Otro de los puntos altos de la serie son sus actuaciones, con pequeños actores que lograrán causar en nosotros diferentes emociones por medio de sus interpretaciones. La ternura, la amistad, el enojo, la empatía e incluso el temor se manifiestan de notable forma en estos 5 pequeños. Entre los más jóvenes es la pequeña actriz que interpreta a Eleven quien más brilla. Su personaje es de pocas palabras, pero que transmite tanto de sus pensamientos y emociones con tan sólo gestos y expresiones que hacen que su calidad actoral nada tenga que envidiarle a gente del rubro más experimentada. Sin embargo, quien se roba [pun intended] por lejos la serie es Winona Ryder, con una actuación soberbia. Es ella quien actúa como la madre de Will (el niño desaparecido), logrando llevar a cabo notablemente un papel tan esencial para la historia. Ryder logra captar todo lo que una madre en su posición haría: Creer hasta en lo imposible con tal de no perder la fe en recuperar a su hijo y poder tenerlo a su lado una vez más, de paso haciéndonos creer en que si estos hechos fuesen reales, su personaje haría lo mismo o más. Otro aspecto a destacar de su actuación es aquella dualidad maternal/paternal que debe asumir su personaje al ser una madre soltera. Es ella quien toma las riendas de la situación, sin la necesidad de un hombre al que acompañar. Se agradecen personajes femeninos independientes, que además sean tan bien ejecutados. Sólo resta aplaudir a Winona de pie, porque no se debe olvidar que por más que exista un buen guion, se necesitan buenos actores y actrices para ejecutarlo como corresponde.

netflix-stranger-things-winona-ryder-image

Otro elemento loable de esta serie de Netflix (y que en lo personal es el que más me gustó) es la forma en que maneja sus ritmos. A pesar de que durante sus ocho episodios estamos ante una clara obra de suspenso, también hay espacio para el desarrollo de personajes, la aventura, el conflicto, el humor e incluso el romance fallido. La serie logra cautivar al espectador de una manera en que ningún capítulo se vuelve tedioso o monótono, muy por el contrario, la historia contada durante su primera temporada les puede gustar, entretener o encantar, pero aburrir jamás. Esa sensación de que la serie sea una especie de “película extendida” ayuda mucho al hilo conductor de la narración, sin caer en la muchas veces errada decisión de sobrepoblar con historias o personajes una trama que no lo necesita. Todo está hecho en la justa medida en que no hace falta más ni tampoco menos, siempre entregando la cuota necesaria para mantener al espectador hambriento de más, por lo cual esa ansiedad al término de cada capítulo es inevitable, en especial al final de temporada. El misterio se resuelve, pero no del todo, y eso es lo que hace de Stranger Things un proyecto atractivo y ambicioso.

El último elemento que merece mención del porqué uno debería ver esta serie es claramente su soundtrack, que obviamente está repleto de canciones que fueron tendencia en la década de los 80s. Canciones como Should I Stay or Should I Go (The Clash), Africa (Toto), Waiting for a Girl Like You (Foreigner) o Heroes (David Bowie, interpretada por Peter Gabriel) marcan lo que es un soundtrack envidiable, muchas veces siendo éste mismo el protagonista de diversas escenas. Da gusto ver series o películas que le dan la importancia que merece a su banda sonora, uno como espectador lo agradece y más si canciones tan queridas y conocidas son parte de éste. Acertadas elecciones, de principio a fin.

foto_0000000720160720170915

Independiente de si uno vivió o no en la década en la que esta serie está ambientada, son muchos los elementos positivos que al final logran sobresalir por sobre los negativos y que hacen de esta serie un producto que merece ser visto por nostálgicos o jóvenes, fanáticos o interesados. Sin muchas expectativas comencé a ver esta serie que en menos de ocho horas me tuvo pegado al sillón, y que de forma inevitable recomendé a amigos y conocidos, causando en ellos la misma ansiedad y gusto por esta buena historia que por largos tramos nos recuerda a lo mejor de Spielberg, de King, de Del Toro e incluso a la poco valorada Super 8, todo contado a la manera de los hermanos Duffer. Por si es que aún no se han decidido a dar play a su episodio piloto, les dejamos la invitación a disfrutar de la historia de estos pequeños héroes, de aquella incansable madre y este gran misterio. Les aseguro que no será una decisión equivocada.

Notas al cierre:

  • Para lograr que Millie Brown (Eleven) se rapara, le mostraron una foto de Charlize Theron como Furiosa (Mad Max: Fury Road). El que aceptase era sólo cosa de tiempo.
  • Stephen King y Guillermo del Toro, ídolos de los hermanos Duffer, alabaron la serie vía Twitter. Logro por donde se le mire.
  • La secuencia de inicio fue creada por Richard Greenberg, creador de intros de clásicos ochenteros como Alien, Superman y The Goonies.
  • Dustin, que gran personaje.
  • El comic #134 de los X-Men marca la primera aparición de Dark Phoenix, personaje que como muchos saben tiene poderes similares a los de Eleven. ¿Coincidencia? Lo dudo.
  • Los niños son amantes de Tolkien, imposible no querer a estos personajes.
  • Los uniformes utilizados por la policía son los mismos utilizados en Jaws y Jaws 2
  • La cantera vista en la serie es la misma de The Fundamentals of Caring, película original de Netflix
  • Era más que imposible no escuchar una cita a Star Wars
  • A los días de su estreno, la serie aseguró una segunda temporada, la cual ya se encuentra en producción.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s