Suicide Squad (2016)


Suicide Squad.
Año: 2016.
Director: David Ayer.
Guión: David Ayer.
Elenco: Will Smith, Margot Robbie, Viola Davis, Jared Leto, Jai Courtney,
Joel Kinnaman, Cara Delevingne, Jay Hernández, Karen Fukuhara,
Adam Beach, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Ike Barinholtz, Ben Affleck, 
Ezra Miller.
Música: Steven Price.
Duración: 123 minutos.
País: Estados Unidos.

Una vez más nos encontramos ante una película del -aún- naciente universo fílmico de DC/WB que debe enfrentarse ante una oleada negativa que mancha su lanzamiento, lo que vuelve a levantar un manto de duda sobre la mayor competencia a la hegemonía de Marvel y Disney.

Ante esto cabe preguntarse: ¿Era para tanto la reacción destempladamente negativa que recibió la película? A nuestro parecer no; lo que no significa que “Suicide Squad” no tenga problemas (los tiene, y son bastantes sobre los cuales profundizar), sin embargo, el resultado final es un filme aceptable y bastante entretenido, el cual descansa más en la fortaleza de sus actuaciones y su apartado visual, que en lo sustantivo de su trama o mensaje.

Y es que, de cierta forma, la cinta debe luchar no sólo con sí misma y las expectativas de la gente, sino que también con la recepción que tuvo Batman v. Superman”. En ese sentido, no debería sorprender si -nuevamente- estamos ante un caso que demuestre una desconexión entre crítica y audiencia como ocurriera con el filme protagonizado por Ben Affleck y Henry Cavill (algo que, dicho sea de paso, se ajusta bien como mecanismo de defensa ante las inevitables preguntas sobre el desempeño crítico vs financiero de un filme).

690067

Ambientada en el tumultuoso mundo post “BvS”, “Suicide Squad” trata sobre el equipo titular compuesto por Floyd Lawton/Deadshot (Will Smith, volviendo a la forma tras una seguidilla de roles intrascendentes), Harleen Quinzel/Harley Quinn (Margot Robbie, la MVP del filme), Digger Harkness/Captain Boomerang (un reivindicado Jai Courtney), Chato Santana/El Diablo (Jay Hernandez), Christopher Weiss/Slipknot (Adam Beach) y Waylon Jones/Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje). Liderados por el Coronel Rick Flag (Joel Kinnaman) y su guardaespaldas Tatsu Yamashiro/Katana (Karen Fukuhara), el grupo es concebido por la dura burócrata Amanda Waller (Viola Davis, la otra MVP) como una respuesta y primera línea de defensa para EE.UU. ante un mundo cambiante gracias a un número cada vez mayor de metahumanos y que aún no se repone de la muerte de Superman en su duelo con Doomsday.

Waller confía en que usar su peculiar grupo de villanos es la alternativa correcta para derrotar a aquellos males aún más grandes que buscan desestabilizar el mundo y destruir a EE.UU., por lo cual utiliza sus habilidades maestras de manipulación -así como el control sobre su propia metahumana, June Moone/The Enchantress (Cara Delevingne)- para convencer a los altos poderes en Washington que le permitan ensamblar su equipo de respuesta. Será la creación de la “Task Force X”, así como el aparente control sobre Enchantress que no era tal, lo que desembocará en que Waller termine inadvertidamente liberando a los mismos demonios que su peculiar equipo combatirá, todo luego de que la poderosa hechicera ancestral se rebele en su contra y desate a su hermano Incubus, para así ambos recuperar su magia ancestral y poner fin al mundo tecnológico creado por el hombre.

Ante este panorama, recae en el reluctante escuadrón la tarea salvar el día y demostrar algún ápice de potencial de redención que les permita ser héroes a su manera.

Lo cierto es que, siendo honestos, la trama es una mera excusa para poder poner en acción a todas estas personalidades grandilocuentes. No es que no importe mayormente el soporte, pero pasa a un segundo -y hasta tercer- plano cuando se trata de balancear los carismáticos personajes de la cinta, siendo éstos quienes verdaderamente mantienen a flote la película. En este sentido, destacan particularmente tanto Deadshot como Harley Quinn, quienes no sólo son los protagonistas, pero los personajes más redondos del filme, debido tanto al conocimiento de la backstory de ambos (presentados mediante flashbacks), como al factor de ser Will Smith y Margot Robbie los nombres más reconocidos y populares del elenco.

Son estos mismos flashbacks quienes traen a la película a 2 de sus personajes más esperados: el retorno del Batman de Ben Affleck (igual de efectivo que en “BvS”), y el esperado debut del Joker de Jared Leto. Bien vale la pena detenerse sobre éste último ya que, no bien gran parte de la promoción del filme se centró en el personaje (y en la polémica actitud de Leto dentro y fuera del set), lo cierto es que éste se ve relegado a un papel, con suerte, secundario, lo cual no sólo permite apenas una ventana a la particular actuación de Leto -tan así que cuesta tener una opinión definitiva sobre la calidad de la misma-, pero además complica la estructura del filme mediante la inclusión de una trama accesoria que no termina de cuajar y que compromete tanto al filme en sí, como -a ratos- la caracterización de Harley Quinn.

suicide-squad-harley-quinn-margot-robbie

De esto último se desprende uno de los grandes defectos del filme, cual es, el constante conflicto de tonos y tramas respecto a qué es lo que quiere ser -y qué historia contar- “Suicide Squad”. ¿Es una historia sobre el reencuentro de Harley y el Joker? ¿una historia de origen para Deadshot, Harley y El Diablo? ¿un blockbuster “by the book”, o una película de acción con tintes de cinta de guerra? La disonancia tonal, sumada a los notorios problemas de edición de la película en su segundo y tercer acto, no hace más que poner en evidencia las discrepancias que existieron en la producción respecto al tono del filme original que hizo el director David Ayer, y cuánto de aquella visión se vio comprometida, tanto por la polarizante recepción de “Batman v. Superman”, como por el efecto Deadpool” y la necesidad de medirse de igual a igual con Marvel y Fox.

Al intentar equilibrar todos estos elementos disonantes (lo que resalta en la edición de la cinta), sumado a lo blanda de la trama principal y del antagonista central, y a una invasiva banda sonora -plagada de buenos temas, pero muy discordantes entre sí y sin un hilo conductor musical como, por ejemplo, el “Awesome Mix” de “Guardians of the Galaxy”-, no sorprende entonces que la película deba recurrir a su espectacular apartado visual, así como a la fortaleza de sus actuaciones y la química de su diverso elenco para salir al flote -tan así que da para pensar cuanto más aciago podría haberse visto el panorama de no haber mediado el acertado casting de la cinta-.

Es así que bien vale la pena nuevamente elogiar a Will Smith y su tragicómico Deadshot; a una Margot Robbie impecablemente casteada como una Harley Quinn que brilla bajo el caos, mientras utiliza su sexualidad como arma y deja entrever la tristeza que la embarga tanto por estar alejada del Joker, como por estar entrelazada en una relación tan tóxica; una Viola Davis que exuda autoridad y demuestra la brutalidad con la cual Amanda Waller es capaz de intimidar al mismísimo Batman; con un Jai Courtney que deja de lado el rol de héroe que los estudios le tratan de imponer, retornando a su nativo acento australiano y mostrando una ruin personalidad; un Jay Hernández que refleja poder y vulnerabilidad; y una Karen Fukuhara que es 100% fuerza y actitud en cada de sus breves apariciones como Katana.

maxresdefault

En definitiva, y no bien nuestra recepción sobre la película es, en general, positiva, es imposible pasar por alto algunos de los problemas que tiene el filme, algunos más grandes que otros, y cuya avaluación quedará al fuero de cada persona. Aún así, la fortaleza y química de su elenco, el sentido del humor y el apartado visual de la cinta es suficiente para asegurar, por lo menos, un par de horas de entretención, no bien se hace imposible el no sentir un dejo de estar ante una oportunidad un tanto desperdiciada.

Aún así, será interesante ver la forma en que DC/WB reacciona a la recepción de la cinta, cambios que ya comenzamos a vislumbrar en los mucho más animados y coloridos trailers de “Wonder Woman” y “Justice League”, donde se nota una evidente corrección de curso que se está intentando hacer, todo de la mano del hombre que probablemente conoce mejor a estos personajes: el nuevo presidente de DC Entertainment (y “caballito de batalla” de Revius) Geoff Johns, quien debería actuar como showrunner de los filmes de ahora en adelante, otorgando una coherencia narrativa y de tono que ha estado ausente hasta ahora.

Finalmente, y no obstante lo divisivos de los resultados, vale la pena elogiar los intentos de DC, no sólo por desviarse de la fórmula Marvel, sino además de tratar de inyectar una más que necesaria diversidad que refleje de mejor forma el mundo, sacando una ventaja por sobre la competencia que no ha sido tan elogiada como debería.

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s