The Secret Life of Pets (2016)


The Secret Life of Pets
Año: 2016.
Director: Chris Renaud & Yarrow Cheney
Guión: Brian Lynch, Cinco Paul, Ken Daurio 
Elenco: Louis CK, Eric Stonestreet, Kevin Hart, Steeve Coogan, Ellie Kemper,
Bobby Moynihan, Lake Bell, Dana Carvey, Hannibal Burress, Jenny Slate 
Música: Alexandre Desplat
Duración: 90 minutos.
País: Estados Unidos.

Ilumination, el estudio que nos trajo Mi Villano Favorito (yay!) y los Minions (buuu!) vuelve con una nueva apuesta que en sus trailers nos recordó un poco a cierta película de juguetes, The Secret Life of Pets, que nos muestra la vida de nuestras mascotas cuando no estamos presentes.

Max (Louis CK), es un terrier que lleva años viviendo con su dueña Katie en un pequeño departamento de Manhattan. Ambos llevan una vida feliz, ya que Katie es una dueña cariñosa y considerada, hasta que un día Katie vuelve del trabajo con Duke (Eric Stonestreet), un perro callejero cafe grande y pelucón que irrumpe en la perfecta relación de Katie y Duke. Debido a los celos que siente Max a Duke, y la rivalidad que rápidamente nace entre ellos por el amor de Katie, ambos terminan perdidos por las calles de Nueva York después de que se tratan de deshacer el uno del otro mutuamente, y deben aprender a cooperar para volver a su casa.

Es difícil no pensar en Toy Story mientras uno ve la película, ya que no son poco los parecidos, no sólo en concepto si no en trama. Uno lee el resumen anterior, lo cambia con los nombres de Woody, Buzz y Andy y efectivamente acabamos de resumir la película emblema de Pixar. La gran diferencia, que funciona a favor de la película, es que la película no recae en Duke y Max como Toy Story lo hace en Buzz y Woody. Adicionalmente, The Secret Life of Pets aprovecha muy bien su concepto para realizar un buen world building que permite secuencias ridículas y chistosas.

Como vimos en los trailers, hay muchos personajes en está película, y todos tienen su momento, desde todas las mascotas amigas de Max que buscan rescatarlo cuando se pierde en Nueva York, a la plétora de animales abandonas lideradas por Snowball, un resentido conejo que fue desechado por su mago que es interpretado por un brillante Kevin Hart, a Duke y Max, que tienen su momento. Si bien Max y Duke nunca adquieren una personalidad única y fuertemente definida, su relación es desarrollada lo suficiente para que nos preocupemos por ellos mientras están perdidos, y la eventual y predecible reconciliación entre ellos resulte. Las verdaderas estrellas son el reparto de animales, donde todos tienen su momento, pero sin duda el cascarrabia conejo interpretado por Snowball es la estrella de la película. Las risas no faltan gracias a la variedad de animales, y sus distintas historias de vida y personalidades, a las chistosas excentricidades que tiene cada una cuando su dueño no está (varias de las que vimos en el trailer).

La trama también es liviana y ligera, siendo predecible y un tanto monótona. Como mencionamos, nunca se desarrolla la relación de Max y Duke de una manera significativa, y de igual manera, la trama roza muchos temas complejos y relevantes, como el abandono de mascotas, el control de animales callejeros y el maltrato de animales, pero nunca explora en profundo ninguno de estos tópicos. Esto la vuelve una película más liviana que Zootopia, por ejemplo, pero al mismo tiempo le resta un poco de peso y se siente como una oportunidad perdida. Lo bueno, es que The Secret Life of Pets reconoce que su mayor fortaleza está en su levedad, y por ende no teme ser exagerada y campy en cantidades precisas, logrando secuencias ridículas e infantiles que funcionan de buena manera, pero nunca abusa de estas como Minions.

Sin duda, donde The Secret Life of Pets realmente logra el golpe al mentón emocional es en su foco sobre la relación entre los dueños y sus mascotas. Solo le dedica un par de secuencias a esta relación, pero son bien logradas y realmente le otorgan cohesión a la película, mostrando como detrás de todas las peculiaridades, aventuras y locuras que pueden vivir las mascotas mientras no están sus dueños, yace una relación increiblemente fuerte entre cada uno de estos animales y sus dueños. Para los que son o fueron dueños de mascotas, estas son las secuencias que más les llegarán, ya que realmente transmiten ese tan fuerte, y a veces incomprendido, vínculo entre un dueño y su mascota.

The Secret Life of Pets no es una película animada que va competir con lo mejor de Pixar, pero sin dudas es una hora y media entretenida y ligera que sacará bastantes risas y sacará un par de lagrimas, dependiendo de la experiencia del espectador con las mascotas.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s