WWE Monday Night Raw 08/08/16: “The Old New Era”

La tercera semana de la nueva era de Raw pone en evidencia un gran problema estructural de este nuevo diseño: lo corto del roster. Ciertamente una de las grandes dudas que existían con la separación de marcas era el exiguo número de estrellas con que cada marca contaría, considerando además que la compañía se deshizo de unos cuantos nombres. Como consecuencia de ello llegamos a esta edición de Raw con repetición de encuentros y segmentos sin mayor novedad. El mismo relleno, las mismas promos, los mismos chistes. Lentamente, del hype inicial, volvemos al letargo de las insufribles 3 horas de los lunes.

Y era que no, la noche parte con lo mas entretenido que tiene Raw hoy por hoy: Enzo Amore y Big Cass. La pareja comparte nuevamente con Chris Jericho, acompañado esta semana por Kevin Owens, su nuevo colega. Es increíble y admirable a la vez ver a Jericho a estas alturas del partido compartir escena con el talento joven, en una posición que claramente no lo favorece si se trata visibilidad, pero que le permite contribuir de mejor forma al desarrollo del show, sobre todo con su tremendo trabajo de micrófono. Por lo demás, se nota que disfruta trabajar con las promesas del futuro. Así las cosas, y luego del simpático intercambio verbal de rigor, Enzo y Jericho se enfrentan con Cass y Owens en sus respectivas esquinas. Luego de la trabajada victoria de Jericho, vía descalificación, se pacta el encuentro entre ambos equipos para SummerSlam. Destaca de todas formas la utilización secundaria de Owens, huérfano ante la falta de ideas. Se esperaban cosas mayores a estas alturas para el canadiense.

Lo siguiente fue una seguidilla de relleno puro. Strowman y su tercer squash consecutivo, Darren Young derrotando a Titus O’Neil, demostrando que siempre se puede caer mas bajo, y Seth Rollins haciendo la pega cortando promo contra Finn Balor. Con respecto a Balor y Rollins, llegaremos a SummerSlam sin mucho mas que un par de intercambios verbales que poco han aportado al ambiente que debería haber entorno al nuevo campeonato en disputa, en otro de los puntos oscuros de Raw versión 2016, sin contar el espantoso nombre la presea máxima de la marca (rayando en el plagio). Por lo demás, para feudos sin sentido y sin construcción tenemos ya el duelo de part timers con Lesnar y Orton, que también tuvo su video promocional respectivo.

De lo poco rescatable de la noche, y a pesar de la repetición, tuvimos el duelo entre Cesaro y Sheamus. No es ninguna novedad que Cesaro se robe el show, lo raro es que Sheamus cuaje buenas presentaciones y seguidas mas encima. Los europeos han demostrado tener gran química  y se han acoplado perfectamente, aprovechado de buena manera los minutos en el ring. Segunda victoria consecutiva de Cesaro sobre el irlandés, y pinta para un encuentro mas. Otro que se destacó fue Neville, que tuvo que llevar adelante prácticamente solo un horrendo combate haciendo equipo con Sin Cara contra los Dudley ¿Cuanto se justifica mantener a Húnico con la mascara de Sin Cara? Caldo de cultivo para el botch. Lo de Bubba Ray y D-von, por su parte, ya no resiste análisis…dentresen pa la casa.

El premio a segmento corneta de la noche fue para Rusev y Lana junto a Roman Reigns. El reciente matrimonio decidió compartir su alegría con el universo WWE y el romano-samoano no encontró nada mejor que intervenir con su sentido del humor agudo e irreverente. 1.90 m. de estatura, 120 kg. de peso. Cantadito para ser el monster heel que necesita la empresa, pero no. Chistes insulsos y burdos, risitas coquetas y nada bueno que podamos sacar en limpio de Roman, nuevamente. Tortazo para Lana y Mick Foley pacta lucha por el título norteamericano entre el búlgaro y el samoano en SummerSlam. Feudo de la nada que seguramente tendrá a Roman como nuevo campeón, a pesar que seguirá siendo el face mas pifiado de la compañía.

La última hora de show solo nos dejó 5 minutos de Sasha Banks con Dana Brooke, en donde La Jefa logra bannear a su rival de la revancha contra Charlotte en Summerslam, y a Luke Gallows dando cuenta rápida de Kofi Kingston, con la ausencia de Big-E, convaleciente tras sufrir “ringpostitis”, dejando para el cierre de la noche la visita de Daniel Bryan y un extraño main event.

El encuentro entre los dos General Managers hacía pensar en una futura confrontación de marcas, a la usanza antigua con un manager heel y otro face. Sin embargo, el segmento es interrumpido primero por Rusev y luego por Cesaro, para dar paso a una lucha titular por el US Championship (?!), luego que ambos ya vieran acción durante la noche. Claramente improvisado, el combate termina con la intervención de Sheamus para regalarle triunfo a Rusev. Pero finalmente, el momento de gloria se lo lleva Roman Reigns que con lanza-cabezazo bate al búlgaro anticipando triunfo en SummerSlam.

13978346_1070311199683894_416928021_o

Desastroso show en un charquican de repetición por un lado y de improvisación por el otro, en donde a cualquier costo se busca el aplauso fácil para el samoano. Tanto show por el debut de Balor en un inicio y dos semanas sin trabajar, mientras Sami Zayn, una de las luces del roster, relegado a Superstar esta semana, sin contar que Owens oficia de guarnición. Destacamos eso si el papel protagónico de Cesaro, los avances de Sheamus y el toque maestro de Chris Jericho con el micrófono. Aun así, muy poquito considerando que ya estamos en medio de la Nueva Era. Esperemos que SummerSlam sea el punto de inflexión que el show necesita, sumando consistencia y variedad, y dejando definitiva los vicios de la “Vieja Nueva Era” en el pasado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s