Pinochet Boys (2016)

20490

Pinochet Boys.
Director: Claudio del Valle.
Guión: Ignacio Iriarte.
Elenco: Begoña Basauri, Mario Horton, Pablo Cerda, Patricia Rivadeneira.
Compositor: Juan Cristóbal Meza.
País: Chile.
Duración: 90 minutos.

SANFIC siempre tiene jornadas de estrenos y funciones fuera de competencia, donde se puede ver grandes novedades nacionales. Sin ir más lejos, bajo esta categoría se presentó “El Último Lonco” la edición pasada, una de las mejores películas del año pasado y que nosotros alabásemos. Con muy poco pudieron lograr mucho. La sensación totalmente opuesta nos quedó al ver anoche “Pinochet Boys”. Dirigida por Claudio del Valle, se trata de un proyecto que hace mucho tiempo se esperaba viera la luz. Un proyecto que contaba con el apoyo de fondos del Estado, con actores reconocidos dentro del país y con un estreno en SANFIC, pero que carecía de lo más básico: ser un buen proyecto, contar con un buen guión.

Tito (Mario Horton) es un alumno de un emblemático colegio nacional. Preso de su legado, carga con la sombra de un padre que desapareciera tras los primeros días del golpe (Álvaro Escobar). Tito debía, sí o sí, ser activista en la lucha contra Pinochet. Corría finales de los 90’s, y era inminente la caída del dictador. No obstante, la lucha no podía detenerse. Junto a su grupo de amigos, lidera la toma de su colegio, siendo detenido por ello. Su madre (Patricia Rivadeneira) sufre al ver cómo la historia puede volver a repetirse. Sediento de justicia, Tito es de los que cree en el enfrentamiento de las armas por sobre las ideas. O al menos eso dice, porque hasta ahora, además de molotov, no ha participado de forma más activa en grupos revolucionarios. Es en esa toma que conoce a Cecila (Begoña Basauri), una especie de Camila Vallejo de entonces. Guapa y carismática, es el rostro de la toma. El equivalente a Tito en el sexo opuesto, y rápidamente comienza una relación entre ellos. Relación que estará enmarcada por la radicalización del movimiento, la sombra del pasado de Tito, y la cercanía que Cecilia tendrá con autoridades del régimen. Con la policía de inteligencia centrando sus ojos sobre estos jóvenes subversivos (Pablo Cerca como miembro de la DNI), es cosa de días que el cerco se cierre sobre Tito, Cecilia y su grupo. La pregunta es cuáles serán las consecuencias.

1470639254pinochet_boysLa historia es per se repetida. La historia de amor de dos jóvenes que se enfrentan a Pinochet, de clase mas bien acomodada (para resaltar su sentido de mártires), y que al momento de extremar sus actos, se preguntan verdaderamente hasta donde quieren llevar esta guerra que quizás no es tan propia como creen. Esto era en sí mismo un punto bajo de “Pinochet Boys”, pero de todas formas el resultado podía mejorarse con buenas actuaciones, o si al escribir el guión, del Valle y compañía le daban algún sentido más trascedente. Pero eso no sucede. Porque cuando la película entibia un poco, en esa lograda, debemos reconocer, secuencia en que el agente de inteligencia encara a Tito de forma sutil, el guión nos sorprende mostrándonos una absurda conexión que no hace sino ratificar que para interesar al telespectador, “Pinochet Boys” debía acudir a un cliché mal logrado. Débil como también poco lograda es la escena de la escapatoria, o incluso la detención de los personajes.

Además, uno deja la sala con la sensación que “Pinochet Boys” hace poca justicia a los jóvenes que vivieron y lucharon contra la dicturada. Es liviana y débil. Sin exagerar, es ver al “Extra Jóvenes” de los 90’s haciendo un sketch de niños jugando a la revolución. El trabajo visual tampoco es para rescatarlo. La película descansa exclusivamente en una presentación blanco y negro, vestuario antiguo (más de los 70’s que 80’s, donde está ambientada), y uno que otro auto de la zona. Pero tampoco se logra. Un expectador medianamente informada se dará cuenta que mucho de lo que presenta no era posible, o que las ambientaciones no eran donde efectivamente ocurrieron (como el caso de los quemados o la toma del liceo), requisito mínimo que se debe exigir a una película que se remonta a esa fecha y que busca sustentarse en un hecho histórico y reciente de nuestro país.

Da lástima escribir una crítica tan negativa. Nadie lo quiere. Sin dudas hay trabajo detrás de este proyecto. De todas maneras arduo y sacrificado. Pero “Pinochet Boys” es el cine chileno que no queremos ver más. El cine chileno que descansa en el morbo de la dictadura y que aporta poco contenido. Dan ganas de decir una frase precisamente de la transición a la democracia: ¡Para que nunca más en Chile! Para que nunca más nos presenten un resultado tan previsible como el que acabamos de ver. Una película que incluso, parece tener poco amor de sus creadores. Esa sensación lamentable de que ellos no respeten su propio trabajo. Que salgan al mundo sin un trailer decente que mostrar (el que adjuntamos es de hace 5 años, que demuestra lo obsoleto del proyecto), y sin un afiche con el cual podamos ayudarlo. Parece que del Valle quiso finalmente tirar a los leones un proyecto que tenía escondido, ¡tanto así que nadie fue a presentarla en su estreno!. Si no fuera por la buena música de Juan Cristóbal Meza, no habría encontrado nada bueno en esta jornada especial. Pueden ver “Pinochet Boys” el sábado 27 de agosto en el Cine Hoys Parque Arauco a las 16:40 horas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s