Camaleón (2016)

camaleon-209x300



Camaléon.
Año: 2016. 
Director: Jorge Riquelme Serrano.
Guión: Jorge Riquelme Serrano.
Fotografía: Cristían Petit-Laurent.
Elenco: Gastón Salgado, Paula Zúñiga, Paulina Urrutia, Alejandro Goic.
Compositor: Carlos Cabezas.
Duración: 81 minutos.
País: Chile.

“Camaleón”, la ópera prima de Jorge Riquelme Serrano, estaba hace mucho tiempo en el tintero. Iniciada hace casi 2 años como un crowdfunding, ya había tenido pasos por festivales como el mismo SANFIC en su edición anterior bajo la categoría work in progress. Por eso nadie se mostró sorprendido al ver una sala tan abarrotada en el Cine Hoyts La Reina, donde se realizó el estreno mundial del largometraje que se presenta fuera de competencia, pero como una de las galas más importantes del evento que nos acompañará hasta el 28 de agosto.

“Camaleón” comienza tras una alocada fiesta. Organizada por Paulina (Paulina Urrutia) en su acomodada casa de Santo Domingo, se trata de una despedida de una arquitecta siempre crítica y insatisfecha que partirá a Londres en busca de nuevos proyectos. A un día de emprender el viaje, su poca empatía resalta inmediatamente. Con un trato totalmente vejatorio hacia su pareja Paula (Paula Zúñiga), ni la inesperada visita de Gastón (Gastón Salgado) hace frenar los ataques. Lo cierto es que las imágenes de la noche anterior son borrosas. Aunque no recuerdan muy bien quién es Gastón (quien se presenta como la pareja que anoche acompañó a uno de sus amigos), quizás para cortar el hielo de la última jornada juntas, Paulina le abre las puertas de su casa. Así se muestra al menos, pues a su espaldas refleja lo típico del clasismo chileno. Así, aunque inesperada, la visita se incorpora en una dinámica tóxica, pero no muestra incomodidad. ¿Extraño, no? Paulina no es tonta y sabe que el chico algo esconde. La pregunta es ¿qué?, y es tarea del espectador descubrirlo.

La gran gracia en “Camaleón” es respetar su título. Descubrir las muchas caras de los personajes, que parecen estar en un constante mundo de mentiras. ¿Quiénes son en verdad Paula, Paulina y Gastón? En suma, todos mienten tanto como miente el guión, el cual, de forma muy lograda, se nos presenta de una forma pero se termina manifestando de otra. Así, podemos pasar naturalmente de un crudo humor negro basado en la sumisión al más tenso de los thrillers psicológicos, todo gracias a personajes enigmáticos que nos hacen preguntarnos cuánto hay de verdadero y cuánto de ficción. Lo anterior demuestra un gran proceso de investigación, en especial en el personaje de Gastón, un verdadero psicópata en la máxima expresión de la palabra. No podemos sino recordar la imagen del Tila, aquel intelectual delincuente que estremeció al país hace casi una década. Un hombre en extremo violento, que pese a todo era capaz de mostrar empatía hacia parte de sus víctimas con las que sentía identificación, pero que al mismo tiempo buscaba denigrar a quienes asaltaba, integrándose por horas a la vida de la casa como si nada hubiese pasado. Al mismo tiempo, al igual que el Tila, el personaje de Gastón muestra un lado b, que desarma su violencia frente a la aparición casi fantasmagórica de la madre. Un aplauso a la actuación de Salgado en esta materia, demostrando con un simple cambio de voz la presencia de muchas personalidades.

 

 

1470637738camaleon

Me gustaría centrar unos minutos en las actuaciones, que son realmente notables. Paulina Urrutia nos hace reír con un personaje absolutamente odiable. Salgado se quita, al menos por la primera media hora, la careta de chico malo, y nos convence magistralmente con un personaje gay, para luego expresar en magnitud el psicópata que lleva dentro. Por su parte, Paula Zúñiga entrega una actuación sobresaliente, canalizando a través de una mujer borracha el dolor de quien vive en una relación totalmente asimétrica. No quiero sonar exagerado, pero en verdad no hay palabras para describir lo prodigiosas de las actuaciones, algo que es todavía más admirable si consideramos que gran parte de lo que vemos en pantalla es improvisación. Si bien existe un guión claro y bien direccionado, no había nada en detalle definido. Lo que vemos es carisma en su máxima expresión. Carisma en la pena, carisma en la violencia, carisma en la humillación.

Creo que lo que más lo representa es sin dudas el cierre. Ver a una Zúñiga jugar el juego con su victimario, algo que no sospechábamos estaba pasando. En aquel diálogo donde el acto de brutalidad del que fue objeto pierde todo sentido, y en consecuencia, la “obra” de Gastón queda sin alma. La víctima consciente el mayor acto de violencia que puede sufrir una mujer y nuestro personaje se queda pasmado, recriminando el juego que él mismo puso en el tablero: la mentira.

Ojalá “Camaleón” se vea. Ojalá haya lo que inglés se conoce como mixed reviews. Qué exista muchas opiniones y que Camaleón forje su propia suerte. Nosotros le damos nuestra aprobación.  Es una película distinta y prueba que los críticos pueden llevarse un buen regalo, es decir, el director logra un buen resultado, cuando los trabajos se realizan sin grandes pretensiones. Porque nuestro país está Chile de proyectos pretenciosos que no llegan ni a los talones de lo que vimos ayer. Ello se lo debe a la apuesta de no optar por personajes tradicionales o acercarse más al género psicológico, tomando el camino contrario. El de arriesgarse. Jugársela por un proyecto del autor y dar el salto. Pueden ver la segunda presentación de “Camaleón” en SANFIC el domingo 28, en el Cine Hoyts Parque Arauco.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s