Mr. Robot S02E10: eps2.8_h1dden-pr0cess.axx

Mr. Robot - Season 2

Reina el Caos

Antes de que todo se caiga a pedazos, antes de que la oscuridad se cierna por completo sobre la vida de los protagonistas, antes de que llegue la ineludible, pero inoportuna, muerte, el hombre más poderoso del mundo decide revelarle al último hombre honesto la razón de su actuar. No solo de su última movida de hilos política (que China adquiera control sobre el Congo y de esa manera lograr recibir fondos suficientes para salvar su compañía) sino que de todas sus movidas. Su raison d’être, podríamos decir: que no le basta son ser el hombre más poderoso en la habitación en la que se encuentra, sino que el hombre más poderoso en todas las habitaciones posibles. Una obra con un legado incomparable, solo a la sombra del Creador. Un éxito tan mayúsculo que inevitablemente conlleva la soledad: nadie más puede compararse ante él.
El último hombre honesto, acobardado, temeroso, disminuido ante la figura del hombre más poderoso del mundo, no sabe qué decir. Se queda sin palabras.

Hidden Process” es, sin lugar a dudas, uno de los puntos altos de la temporada – o de la serie en sí. En tan solo 42 minutos y fracción (el capítulo más breve de este ciclo, si es que consideramos al season premiere como un solo capítulo dividido en dos partes), logra funcionar de mucho mejor manera que las entregas extendidas de semanas anteriores. Ya es vox populi que la primera mitad de esta temporada logró alejar a un gran número de espectadores, impacientes ante el escaso avance de una trama que parecía más interesada en perseguir su propia cola que en ofrecer respuestas concretas – algo que incluso podíamos divisar en el final de temporada anterior, un tanto anticlimático, y que sirvió más como aperitivo de ciertos elementos que se desarrollarían concretamente en esta temporada (en vez de servir como un cierre a las tramas de la primera); de esta forma, parecía que la serie estaba siguiendo un rumbo difícil de determinar, aparentemente perdida en el laberinto de sus propias pretensiones.
Afortunadamente para todos -incluso para nosotros, que no fuimos tan virulentos contra dichos capítulos- la segunda mitad de la temporada ha cumplido con creces, aumentando cada vez más la tensión y demostrando, semana a semana, por qué la gente comenzó a amar esta serie. Sin dejar de lado sus elementos típicos (e incluso jugando un poco con ellos), la segunda mitad de la temporada complementa esa suerte de extensa mirada-al-ombligo tan característica de Elliot con un movimiento efectivo de la trama -o las tramas, convergiendo en una– en vez de repetir siempre lo mismo en distinto tono; si una de las críticas razonables que se le podía -y se puede- hacer a la primera parte de la temporada está en que la separación física de Elliot respecto a los demás personajes le jugaba en contra a todos, entonces estos últimos capítulos han demostrado que, por una parte, dicha crítica era acertada y, por otro lado, que dicha separación fue intencional. La hermosa conversación entre Angela y Elliot en el (aparentemente) vacío vagón del subterráneo no hace más que confirmarlo: el aislamiento (mental y físico) del joven Alderson era, en teoría, una manera de poner al resto de las personas a salvo, y sin embargo lo único que logró fue empujarlos a todos al agujero negro que se estaba abriendo ante todos. El camino al infierno está pavimentado de buenas intenciones.

Estrictamente hablando, “Hidden Process” no aporta elementos nuevos a la historia, ni grandes revelaciones, ni sorpresas monumentales – sirve, por decirlo de alguna manera, como simple continuación de todo lo presentado en los últimos capítulos. Una conclusión inconclusa, una sinfonía frenética que parece conducir inevitablemente a un clímax estrepitoso; lo anterior, sin embargo, no importa un juicio de valor negativo. Es más, está tan bien hecho que es difícil encontrarle algo verdaderamente negativo al capítulo, más allá de seguir demostrando que la primera mitad de temporada fue un ligero traspié en cuanto a cómo se desarrolló. En todo caso, se le puede perdonar cuando nos entrega capítulos de la calidad del de esta semana.
Aquí nos encontramos con la resolución de los cliffhangers de la semana anterior: la persona que Cisco encontró en la casa de Susan Jacobs era Vincent, uno de los hackers asociados a la Fsociety que estuvo involucrado en una “intervención” al Capitolio; la persona llamando a la puerta de Darlene era el mismo Cisco, trayendo consigo el cuerpo malherido de Vincent y, por último, descubrimos que la razón por la cual Joanna estaba fuera del departamento de Elliot era porque estaba esperándolo para pedirle que rastreara el origen de las llamadas silentes que había estado recibiendo últimamente. Ninguna conclusión per se es realmente trascendental, pero todas ellas llevan a momentos definitorios.

mr-robot-hidden-process-c

Por un lado, la historia de Darlene y Cisco es una de desesperación cada vez mayor. A estas alturas, la conducción de la Fsociety a cargo de Darlene ha sido deficiente -siendo generosos- y, lo más triste de todo, es que ella lo sabe. Consciente de esto y de que Vincent (posiblemente sedado) pueda delatarla a ella cuando eventualmente sea interrogado por las autoridades, es que toma la decisión -en el momento- de no llevarlo al hospital y dejarlo morir. Si Darlene había cruzado una línea hace un par de capítulos al matar (con cierta justificación en su interior, por retorcida que ésta fuere) a Jacobs, el dejar morir de esa manera a un colaborador solo para salvar su pellejo significaba cruzar un punto de no retorno – y es curioso que haya sido Cisco el que, a su histérica y brutal manera, haya logrado “salvar” a Darlene en ese momento. Es un monólogo hiriente, pero no menos cierto – y, nuevamente, Darlene lo sabe. Ha vivido toda su vida bajo la sombra de su hermano, pero al mismo tiempo es su hermano y no planea abandonarlo.
La infancia deplorable de los niños Alderson es conocida, pero mientras Elliot tuvo (al menos por un tiempo) ese vínculo emocional sincero con su padre, Darlene no corrió la misma suerte. Tanto así que incluso prefirió ser raptada por una desconocida a seguir viviendo en su propia casa: una solución retorcida para su deseo de una mejor vida. Una nueva vida, lejos de la anterior, una tabula rasa en la cual expresarse por completo sin nada predeterminado ni preconcebido. Podría haber sido… hasta que fue rescatada por la policía al día siguiente. Y aún así, habría significado dejar a Elliot. Aquí es importante cómo su deseo por una vida mejor se profundiza, se convierte y se adapta al de su hermano, volviéndolo a gran escala, quizás la mayor de todas: si hacemos caer al mayor conglomerado de la historia de la humanidad, una nueva vida comenzará para todos. Pero la victoria es amarga, si es que hubo victoria alguna, y al menos las palabras de Cisco hacen que Darlene recupere parte de la humanidad que había perdido en este último tiempo, luchando contra una marea imposible de contrarrestar.

Para Elliot las cosas tampoco están siendo sencillas: incluso al instante luego de que Joanna le diga cuál es la razón exacta por la cual está frente a ella, las cosas parecen no calzar. La semilla de duda que fue plantada en la mente del joven Alderson una vez que salió de la cárcel definitivamente florece: ¿Tyrell Wellick está vivo? Si es así, ¿Mr. Robot mintió al decir que lo mató? Si mintió en eso, ¿en cuántas cosas más habrá mentido? Dichas dudas comienzan a aumentar incluso más cuando Elliot recibe la llamada en el teléfono que Joanna le pasa. Y cuando contesta, silencio. No solo al otro lado de la línea, sino que a su alrededor. Mr. Robot desaparece y Elliot se queda sospechosamente solo en un lugar que no debiera estar vacío. ¿Dónde está Tyrell Wellick, y dónde está Mr. Robot?
Ninguno de los dos aparece en el tiempo restante. Elliot comienza a rastrear las llamadas mientras se concentra e ignora los intentos de conversación por parte del guardaespaldas de Joanna Wellick, dando paso a una de las tomas menos convencionales del episodio. Elliot se está dirigiendo hacia nosotros, no solo espectadores pasivos sino potenciales agentes de cambio en una historia que no es la nuestra, instándonos a encontrar algo que pueda ayudar a resolver el misterio de la desaparición de Tyrell. Alguna pista en su departamento. Algún elemento. Algo. Lo que sea. Pero el momento pasa e inmediatamente después las cosas comienzan a desvanecerse una vez más, cuando Elliot descubre el origen de las llamadas y el guardaespaldas exclama su incredulidad. No debiera ser ese lugar. Si es Tyrell, entonces no debieran provenir de allí. Algo no calza.

Y de ahí en adelante entramos en tierra de nadie, espectadores en primera fila a la manifestación de un universo que tiende al caos.

mr-robot-hidden-process-b

Elliot por fin puede “responder” a los mensajes de Angela y se encuentran en ese vagón vacío y tienen una desgarradora conversación. Tintes de despedida. ¿Será la última vez que podrán verse? El mundo se está cayendo a pedazos. La Fsociety está a punto de desaparecer. “Why did you start Fsociety?” pregunta Angela. “I didn’t want to involve you,” responde Elliot, prácticamente evadiendo el fondo de la pregunta. Y ese gesto concede sutilmente la realidad de la situación: si la intención era mantener al resto a salvo, entonces Elliot fracasó. Si la Fsociety quería construir un mundo nuevo, entonces la  Fsociety fracasó. Las ruinas del viejo mundo se ven a través de la ventana de un SUV, en las calles, quemando basura y recogiendo otra. El nuevo orden es el viejo orden, solo peor para todos.
De escena en escena en escena, de personaje a personaje, el montaje es tenso. La música es tensa. Vamos dirigidos hacia un choque, pero no sabemos en dónde será y quiénes serán las víctimas. Angela resulta ser un reflejo, un paralelo de Darlene en este episodio: ambas buscando una vida nueva, una vida mejor. El apodo de Angela en la app de mensajería es Claudia Kincaid, es la protagonista del libro From the Mixed-Up Files of Mrs. Basil E. Frankweiler de E.L. Konigsburg – una niña que escapa de su casa porque piensa que sus padres no la aprecian y decide quedarse en un museo. Angela es Claudia es Darlene. Elliot vagando en el museo hablando con alguien que no está allí. Elliot siempre ha sido Elliot. ¿Es Mr. Robot esa persona ausente? ¿Desde cuándo estuvo Mr. Robot allí?
No lo sabemos, pero sí sabemos que Elliot y Angela culminan lo que perfectamente podría ser su última vez juntos con un beso. Se siente como más una despedida pálida que la admisión de sentimientos guardados – como a sabiendas que las cosas podrían empeorar más, así que hay que aprovechar ese último momento. Ese último instante. Antes de que todo se vaya a negro. Y cuando Elliot se baja del vagón, dos figuras emergen de espaldas a la cámara. Angela mira sorprendida y no sabemos más.

Darlene y Cisco siguen el camino más digno, pero en un mundo que se cierne sobre ellos tal vez no sea la decisión más correcta. Ignoran lo cerca que está Dom DiPierro de encontrarlos. Dom, usando solo su propia intuición y su intelecto, luchando contra la burocracia de su institución, ha estado más cerca que ningún otro. Darlene y Cisco ignoran que éste último ha sido identificado por dos testigos en dos situaciones aparentemente sin relación. Ignoran que su retrato hablado está siendo transmitido por televisión. Ignoran que Dom DiPierro está cerca y que la Dark Army está más cerca aún.
Tensión. Esa misma música, constante, un coro retorcido que anuncia la llegada del caos. Un comedor en una esquina, Dom DiPierro ha dado en el clavo y su victoria es tan breve como la victoria de Elliot y de la Fsociety porque una motocicleta en la noche interrumpe con todo, y cuando una figura se baja de ella con una metralleta en mano y dispara sabemos que el caos llega.

Disparos, vidrios rotos, cabezas que estallan, sangre que salpica, una motocicleta que huye, un atacante que se suicida, una agente que alcanza a escapar con vida, refuerzos que llegan, sirenas en la noche, futuro incierto. Pantalla a negro. Caos en la noche. Reina el Caos.

Observaciones varias:

  • Una de las teorías que anda flotando por allí es que los individuos que aparecen en la última escena de Angela son agentes del FBI que la han seguido a lo largo de la temporada. No es para nada descabellado.
  • Otra teoría que anda por allí es que el jefe de DiPierro es un aliado de la Dark Army: por eso su ausencia repentina antes del ataque en China y su decisión de publicitar el rostro de Cisco a través de los medios de comunicación.
  • Aprendemos dos nombres en este capítulo: Cisco es Francis Shaw y Mobley es Sunil Markesh.
  • Dicho sea de paso, Mobley y Trenton siguen desaparecidos.
  • Joanna Wellick en pleno modo femme fatale en este capítulo. Difícil resistirse así.
  • Detalle preciso: en la toma extendida del final, justo fuera de la ventana del comedor, hay una señal de tránsito con un contador que llega a 0 en el momento en el que comienza el ataque.
  • Nuevamente alabar el trabajo de Sam Esmail y del editor para lograr que los minutos finales del capítulo fueran tan potentes.
  • Asimismo, otra vez alabanzas para Mac Quayle con la música incidental. Tremendo.
  • Nota musical 1: la pieza que suena de fondo en la conversación entre Price y Colby es la Gnossienne 1 de Erik Satie.
  • Nota musical 2: la canción de la maravillosa transición entre la escena anterior y la de Joanna Wellick es The Head That Controls Both Right And Left Sides Eats Meats And Slobbers Even Today del grupo japonés Bleach03.
  • Considerando la locación de las llamadas que ha recibido Joanna, ¿será Scott Knowles la persona que está llamando en vez de Tyrell?
  • El final de temporada va a ser un capítulo dividido en dos partes, tal como el season premiere. Ignoramos, eso sí, si es que será transmitido todo la próxima semana, o en dos semanas consecutivas.

mr-robot-hidden-process-d

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s