WWE Backlash 2016

Con una cartelera reducida, y con menos de un mes de preparación, Smackdown debía confirmar el buen trabajo en su show semanal con su primer PPV en solitario. Coronando dos nuevos campeones, y con la batalla entre Dean Ambrose y AJ Styles por el cinturón máximo, comentamos el primer evento post-división de marcas.

Cuando anticipamos Backlash, pusimos en contexto el breve espacio entre este evento y Summerslam. Por ello que, en general, la historia de AJ Styles estaba más ligada a su victoria frente a John Cena y no tanto frente al campeón de WWE, Dean Ambrose. El tiempo nos ha hecho ver que lo peor que pudo pasarle a Ambrose fue ese mes como campeón enfrentando a Dolph Ziggler, un retador sin credibilidad que no ayudó a dar más momentum al reciente reinado del ex-The Shield. Así llegaron ambos a Backlash, con ambos debiendo probar que podían ser la cara del Team Blue.

Llamó la atención de inmediato que Styles trabajó el combate evidentemente como face, lo que se evidenció en las sonoras pifias a Ambrose cuando tomó la ofensiva. Sus estilos también ayudan mucho a que Styles tenga más apoyo del público, con la variación de arsenal y sus vistosas ofensivas. De todas formas AJ fue la total estrella de un muy buen evento estelar, en el que finalmente consiguió el único cetro mundial que le faltaba, al haber sido campeón de NWA, TNA, y el prestigioso cinturón de la IWGP que corona al campeón máximo de NJPW. Merecido momento para Styles, que ha sido por masacre el mejor luchador del año en WWE, haciendo ver excelente a sus rivales, y con más de un par de clásicos instantáneos en 9 meses con la empresa de Vince McMahon.

captura-de-pantalla-2016-09-12-a-las-12-04-32-a-m

Para Ambrose, es complicado el momento de perder el cinturón. Con apenas dos meses de reinado, Dean puede mantenerse como favorito del público persiguiendo el cinturón, algo que le acomoda más a su gimmick. Por otro lado, sentimos que esa etapa de Ambrose está agotada, principalmente porque fue una reacción artificial del público al verlo dejado de lado ante las inmensas oportunidades que recibieron sus otros compañeros de El Escudo: Ambrose es, y será siempre, un tremendo heel. Es momento que WWE apriete el gatillo de esa estrella por nacer en Ambrose, así como de a poco empiezan a ver el potencial de Rollins como babyface.

Por otro lado, vale la pena dedicar palabras a The Miz y Dolph Ziggler. Ambos trabajaron un gran combate en el que la sombra de las palabras de Daniel Bryan han calado hondo en el actual campeón Intercontinental. Lo que necesita urgente El Miz es un nuevo retador que suponga algo distinto a lo ya visto en la programación de los últimos años en WWE. El problema del roster de Smackdown es que carece de faces creíbles. De todas formas una buena demostración de lo que puede hacer Mike Mizanin.

En cuanto a los nuevos campeonatos, se vivieron dos muy buenos momentos en las victorias de Becky Lynch y Heath Slater con Rhyno. En el caso de Becky, la pelea al principio fue muy bien ejecutada, pero al momento de las eliminaciones, estas ocurrieron sin pausa de un momento a otro, perdiendo toda la efectividad de cada momento, salvo quizás la eliminación de Nikki Bella ante Carmella. Además de destacar el atuendo de Alexa Bliss, también celebrar el primer gran momento para Becky, sin duda el rostro del Team Blue en su división femenina.

captura-de-pantalla-2016-09-12-a-las-12-06-02-a-m

Por el lado de las parejas, Los Usos, con nueva actitud y añorando la canción de heel de Rikishi, se deshicieron de los Hype Bros para enfrentar a Heath Slater y Rhyno, ofreciendo un clásico combate donde el hot tag de Rhyno hizo explotar al público, esperando por lo mejor para su compañero carente de contrato de trabajo. Al final Rhyno aprovecha de conectar al lanza, y Slater cubre para ser los campeones inaugurales en parejas de Smackdown, baybay.

Y en el combate entre Randy Orton y Bray Wyatt, el devorador de mundos se hace de la victoria ya que la víbora no pudo competir al no ser dado de alta por los médicos de WWE, y termina luchando contra Kane en una pelea sin descalificaciones, la que pierde por intervención de Orton. Así las cosas con Wyatt, nunca puede ganar sin perder.

En general fue un buen evento, que puso en evidencia lo corto del elenco, y lo falto de caras nuevas. Baron Corbin y Apollo Crews no son la respuesta a la “nueva era”, y a este show le llora un Neville, Sami Zayn o Cesaro que pueda capitalizar las oportunidades en la parte alta de la cartelera. Mientras AJ logra lo que nadie pudo antes, la sombra de John Cena está ahí para volver a enfrentarlo. ¿Qué pasará con Dean Ambrose luego de su feudo con Styles? Lo veremos en los siguientes shows de Smackdown, y en el próximo evento del show azul: No Mercy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s