Revius Club de Cine: Nueve Reinas, uno de los mejores debuts de un director

En el 2000, para muchos el símbolo de la llegada del “futuro”, la gran película que ocuparía las salas no hablaría de los tiempos que vendrían, sino de los pasados: Maximus Decimus Meridius conquistaría los cines y los corazones de los espectadores con su búsqueda de venganza, en esta vida o en la otra. Ese año Soderbergh la rompía con Erin Brockovich y Traffic, Ellen Burstyn era víctima del robo del siglo en los premios de la Academia con Réquiem for a Dream, y otros destacados eran Memento, Cast Away, Almost Famous, American Psycho, Battle Royale, y la que muchos catalogan como la primera gran película de superhéroes moderna: X-Men.

tumblr_ntaj2kmm9m1u3lb1ko3_1280

¿Por qué Nueve Reinas?

Esta primera “sesión” estaba fuertemente inclinado por Battle Royale y American Psycho para debutar la sección, pero cuando Nueve Reinas se cruzó en la lista, dejo de ser una pregunta. Nueve Reinas fue mi primer acercamiento a Ricardo Darín, es la primera película de su director y guionista Fabián Bielinsky, y es una de mis películas de crimen favoritas. Además, para muchos es la mejor película del cine argentino, así que es una buena opción.

Próxima semana: El Viaje de Chihiro (Spirited Away / Sen to Chihiro no Kamikakushi), de Hayao Miyazaki.

¿De qué trata Nueve Reinas?

Nueve Reinas narra la historia de dos estafadores, un experimentado Marcos (Darín) y un necesitado Juan (Gastón Pauls), que se unen para trabajar juntos por un día, en una relación de constantes tires y aflojes donde el guión muchas veces nos hace cuestionar quién tiene el poder de la relación de estos dos hampones. Si tuviera que decir cuál es el gran gancho para darle una oportunidad a esta película, es su guión. La historia de estos dos personajes está soberbiamente contada, y se gana los grandes momentos que logra en su tercer acto. Si no la ha visto, le recomiendo no seguir leyendo, ver la película, y volver.

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-2-23-23-a-m

¿Qué hace tan buena a Nueve Reinas?

Como supongo que ya la vieron, no vale la pena repasar la cantidad de engaños que llevan a ese glorioso momento en que Juan entra al taller donde se encuentra con todos los participantes de la estafa con la que recuperan el dinero de la herencia familiar que se había apropiado Marcos. La calidad de Nueve Reinas reside en la forma de ejecutar los pequeños guiños donde se anticipa que es Juan, y no Marcos, el que tiene el control de cada situación, como en la conversación donde casualmente le dice que tiene el dinero para su padre, que sería necesario al momento de comprar las estampillas originales, o el momento en que Valeria y Juan se miran en la cocina, luego de que Marcos confiesa haberse quedado con el dinero que le correspondía a sus hermanos.

No es Ricardo Darín el que sostiene la película, como podríamos haber pensado si no éramos familiares al título, es Gastón Pauls, que “con su cara de buena gente” no solo engaña a los personajes, sino a nosotros. Es el protagonista absoluto, que cuenta con un visceral Darín para entregarle el toque callejero y desvergonzado que su personaje le exige. El guión además se encarga no solo de entregar ese impresionante final (que nunca vi venir), sino de usar pequeños detalles para hacer a Juan un personaje menos sospechoso, como la canción de Rita Pavone que lo atormenta durante toda la película, o el pequeño automóvil de juguete que le regala al niño en el metro. Juan es soberbio en su extremo, y Marcos también: cómo sabríamos que el hombre que lo persigue en el baño no sería un conocido, sino que un verdadero policía con el que se protegía de sus estafas.

Las mismas carencias aportan a que la película se sienta más viva: en medio de esta escena en que Marcos descubre a varios “colegas”, se puede ver en el fondo que muchas tomas fueron filmadas en la calle, sin mucha “limpieza”. Hablando de buenas escenas, la conversación en el baño debe ser la más trascendente, y bueno, obviamente el final.

¿Es Nueve Reinas una gran película?

Para mí lo es, porque cuaja una gran experiencia cinematográfica tanto en su duración como en su post-película, logrado a través de maximizar sus recursos de forma soberbia. Nunca se siente una película a la que tengamos que hacer concesiones por su bajo presupuesto, al contrario, es un testamento del gran trabajo de su director y guionista, sus protagonistas, y los secundarios que están a la altura en los minutos que participan. Finalmente, le valió un remake estadounidense llamado Criminal, el cual no he visto.

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-2-30-19-a-m

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s