Desde allá (2015)





Desde allá.
Director: Lorenzo Vigas.
Año: 2015.
Guión: Lorenzo Vigas y Guillermo Arriaga.
Elenco: Alfredo Castro, Luis Silva, Jericó Montilla, Catherina Cardozo.
Producción: Guillermo Arriagada, Rodolfo Cova, Michel Franco, 
Edgar Ramírez, Gabriel Ripstein y Lorenzo Vargas.
Fotografía: Sergio Amstrong. 
País: Venezuela y México.
Duración: 93 minutos.

Alfredo Castro es de esas figuras que difícilmente se repitan. Al igual que otras notables actrices de nuestra generación (Paulina García siendo el mejor ejemplo), Castro es una embajador de Chile en el mundo, siendo reconocido por sus increíbles papeles en especial por las películas de Pablo Larraín (Post Mortem, Tony Manero y El Club). Es tanto su prestigio que proyectos como “Desde Allá” vienen desde la no tan cercana Venezuela a buscarlo. Dirigida por Lorenzo Vigas, la película también conocida como “Los amantes de Caracas” cuenta la historia de Armando (interpretado precisamente por Castro), un protésico dental de clase media venezolana que tiene como afición sentarse a observar jóvenes desnudos que recoge de barrios populares. La dinámica es siempre la misma. Desde la comodidad de la distancia observa, elige a un joven, y luego lo aborda con una no despreciable suma de dinero, todavía más necesitada en la socialista Venezuela. Armando no busca tener sexo con ellos, o al menos no en sentido estricto. Sentado en su sofá, les pedirá que se volteen, le muestren el culo, y luego procederá a masturbarse. La rutina se repite una y otra noche, hasta que Armando ponga sus ojos en Élder (Luis Silva), un pandillero de Caracas que aprovechando la situación, lo golpeará y se quedará con su dinero, no sin antes recriminarle su condición homosexual. “Marica”, le grita en la cara, mientras conecta un certero combo. Y por si fuera poco, Armando deberá lidiar con la supuesta reaparición de su padre, de quien no sabe hace décadas. ¿Cuántas batallas podrá enfrentar de un día a otro el personaje de Castro?

Por medio de un guión muy bien presentado, precisamente “Desde Allá” es una película de batallas. La de Armando contra la soledad, doblemente representada por su incapacidad de formar una relación bajo estándares más lógicos (y acá no hablamos de heterosexualidad, sino de la posibilidad de tener una pareja sin tener que pagar por ella) y por la ausencia del padre. Este último tema está tan bien presentado por vigas, que nos hace cuestionarnos incluso cuánto de cierto hay en la desaparición del papá de Armando o cual es su destino. Al mejor estilo Saramago, ¿no estará simplemente alucinando Armando? ¿Por qué no recibe apoyo de su hermana al señalar que ha visto al progenitor de ambos? Élder por su parte tiene sus propias peleas. En la siempre difícil Caracas, lo suyo es la lucha contra surgir. No surgir quizás de una manera permanente, sino surgir al estilo norteamericano (y esto aunque les duela). Surgir con un auto con el cual manejar por las calles y conquistar a la mayor cantidad de mujeres posibles, pero esto sin resolver siquiera las carencias más mínimas que su condición social le ha expuesto. Precisamente de ello se cuelga Armando, quien a través del poder del dinero, buscará dominar a un niño que, digamoslo abiertamente, tampoco recibe tan mal la propuesta. Porque de forma honesta, lo que vemos en un comienzo en “Desde Allá” es una explotación del hombre contra el hombre. Que luego dicha situación se canalice a un descubrimiento mutuo, no quita el claro defecto de origen. Vivimos en un mundo en el que falta cariño y compañía. Eso se puede intentar comprar, pero no sólo pagarás un precio económico por ello.

desde-alla

Con dichos papeles, Vigas, Castro y compañía han recorrido el mundo. “Desde Allá” ganó el León de Oro en el Festival Internacional de Cine de Venecia y ha sido seleccionada por Venezuela para representarla de cara a los próximos premios de la Academia. De paso reciente en nuestro país en la Competencia Internacional de SANFIC12 (donde Castro fue premiado con la mejor actuación) y FICVIÑA (ganando los premios a la mejor película y mejor dirección), “Desde Allá” ha sido una bandera no sólo para el cine de Venezuela sino también para nosotros los chilenos. Ya lo dijimos al comentar la Competencia Internacional de SANFIC: “Desde Allá” tiene mucho sabor nacional, porque Castro impregna todo lo que le rodea. Su nombre es conocido, su reputación le antecede, y lo confirma con cada nuevo trabajo. Su rol en Armando es tan convincente como lo fuera el sacerdote que representó en El Club, o el mismo Tony Manero. Por eso, la película de Vigas es un nuevo y excelente paso en su ya prodigiosa carrera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s