Pokémon Generations E03: The Challenger

Parte importante de la fórmula del éxito que caracteriza a los juegos de Pokémon se relaciona con la existencia de entrenadores rivales que se anteponen a nuestro protagonista en su búsqueda por ser el mejor. Y si bien la figura misma del “Rival” se ha ido suavizando con el paso de las generaciones, para llegar a ser actualmente más una amistad competitiva que otra cosa; lo cierto es que aún queda grabada en la memoria de todos quienes jugamos la primera generación de juegos (o sus remakes), lo efectivo que funcionaba Blue (o Green, o Gary, o el nombre que le pusieran uds.) como nuestro némesis.

Y es que no se trataba sólo de la actitud altanera del personaje, sus aires de superioridad y de privilegio por ser el nieto del profesor Oak, o sus fortalezas como entrenador pokémon. Porque no, pese a todo lo anterior, Blue siempre estaba un paso por delante de nosotros, desde el momento mismo en que decidía que su pokémon inicial sería aquel que tenía fortaleza contra el nuestro y así a lo largo de todo nuestro viaje, culminando con ese momento en que, tras derrotar a la Elite Four, nos encontrábamos con la amarga sorpresa de descubrir que nuestro rival se nos había adelantado, no sólo conquistando a los 4 entrenadores más poderosos de Kanto, pero además coronándose como campeón. Una vez más nos tocaba enfrentarnos contra él, ahora de forma definitiva, con tal de conseguir ese esquivo título de campeón con el que soñamos a lo largo del juego.

Años después, y pese al impacto de lo que significa la rivalidad con Blue, uno de los misterios que siempre quedó en el aire fue aquel en torno a cómo había sido el viaje de nuestro mítico oponente desde que saliera de Pallet Town, especialmente su periplo en Indigo Plateau contra la Elite. Ante eso, “Pokémon Generations” continúa cumpliendo su promesa de mostrarnos momentos ocultos y desconocidos a lo largo de la saga, esta vez centrándose en Blue y sus batallas contra Lorelei, Bruno, Agatha y Lance.

maxresdefault

 El capítulo inicia con la presentación de la Elite, y la mención por parte de Lance de que el retador que se acerca es el primer entrenador en mucho tiempo en haber reunido las 8 medallas de Kanto. Las expectativas del recién llegado chocarán con el aire de superioridad y las particulares habilidades de los 4 entrenadores más poderosos de la región, cada uno especialista en un tipo particular de pokémon, todo lo que se refleja en su apariencia -en uno de tantos aciertos de diseño por parte de Sugimori y cía-.

La primera en salir al ruedo es Lorelei, cuyo aire de confianza, así como sus pokémon de hielo, no son adversarios para los de Blue, como lo demuestra su emblemático Lapras al sucumbir ante el Alakazam de Blue. Posteriormente correspondería el turno del poderoso Bruno y sus pokémon peleadores (así como sus Onix), pero nuevamente sería Blue el vencedor, gracias a la efectividad que demuestra su Pidgeot frente al tipo peleador, como Machamp (el pokémon que más se ha repetido en la serie hasta ahora).

Tras Bruno, es el turno de Agatha, la experta en pokémon veneno, para probar al retador. Es aquí donde la serie decide dedicar un poco más de espacio a la duración de la batalla -primero con el duelo Rhydon vs Arbok, y posteriormente con la hermosa y genial introducción de Gengar-, principalmente debido al vínculo que une a Agatha con el profesor Oak, pese a que Blue es rápido en tratar de desmarcarse de la legendaria figura de su abuelo. Bien vale la pena profundizar un poco en lo mencionado anteriormente, ya que tanto los juegos como diverso material adicional han hecho hincapié en la relación entre Oak y Agatha en las juventudes de ambos, donde no sólo eran entrenadores, pero también tenían una rivalidad (aunque no tan amarga como la de Red y Blue). Por diversos motivos dedicados a la labor investigativa y al rol de entrenador de Oak -y para algunos, incluso un posible vínculo romántico-, Agatha y Oak se fueron alejando paulatinamente, guardando la primera mucho rencor contra el segundo. Ahí recae en parte el énfasis que la serie realiza, demostrando un poco el paralelo entre la integrante de la Elite Four y el futuro campeón (particularmente en su posición en la rivalidad con Red).

Photo vía http://odoh.pw/

Tras la gran introducción de Gengar, la batalla con Agatha concluye, y la acción se muda al cuarto de pelea de Lance, donde el experto entrenador de tipo dragón espera a Blue. Dragonite y Blastoise se entrelazan en duelo, tras atacarse con Hyper Beam e Hidro Pump, y el corto nos deja en suspenso momentáneo, pese a que conocemos lo que ocurrirá después; lo que obviamente se confirma cuando vemos a Blue sentado en el trono del campeón, saboreando brevemente su triunfo antes de que se abran las puertas y realice su ingreso una silueta conocida: Red viene a enfrentarse con su rival, y el resto es historia.

“The Challenger” es otro gran episodio de “Pokémon Generations” que se ve beneficiado por una duración un poco mayor a los episodios anteriores, lo que se pone en servicio de la grandiosa animación, particularmente en las batallas -acompañadas de las ya elogiadas reversiones de clásicos temas de la saga-. Al mismo tiempo, cuesta un poco no sentirse ligeramente frustrado ante lo abrupto de algunos cortes, así como ante la oportunidad de poder haber tenido un episodio aún más extenso para haber presenciado todo de forma completa. Aún así, es una limitación propia del formato que tendremos que aguantar, lo que no se hace muy complejo considerando lo espectacular del resultado final.

screen_shot_2016-09-23_at_12-21-32_pm-0-0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s