WWE Clash of Champions 2016

Luego de la victoria de Nia Jax sobre Alicia Fox en el pre show del evento, “Clash of Champions” inicia con los tag team en un combate que se podría definir como una nueva oportunidad desperdiciada. Porque mas allá de superar los 400 días como campeones (y aumentar las ventas con cada producto asociado a la mancuerna), The New Day ya no pueden ofrecer nada nuevo con los títulos en la mano, y la cuestión principal es que no los necesitan para seguir siendo el team mas popular de la compañía. Por otro lado, The Club alejados de AJ Styles no pasan de ser el equipo de turno que le sirve de plataforma a los campeones, lejos de la imagen que construyeron en el Japón como equipo dominante. El combate cumplió con encender al público, que siempre estuvo de lado de los campeones, pero nada que no hayamos visto con anterioridad. De los retadores podemos señalar que Gallows se vio bastante flojito, mientras Anderson, que llevo gran parte del peso del match, vendió todos y cada uno de los movimientos del Nuevo Día. Y como en tantas otras oportunidades, Javierito Maderas junto a Francesca fueron la llave del pin para un nuevo triunfo de los campeones que siguen rockeando en lo alto, pero cada vez con menos gracia. Ojalá que  Karl Anderson y Luke Gallows tengan un mejor destino de lo que ahora hemos visto ante la seguidilla de derrotas.

Después de semanas deslumbrando en el CWC y de un promisorio debut el lunes recién pasado en Raw, los cruceros aterrizaron por primera vez en un PPV de WWE, disputando justamente el título de la división, en donde el reciente campeón  T.J. Perkins hacía su primera defensa y aparición en el roster principal (con un remix del clásico de Megaman “Dr. Willy Stage 1-2” de entrada) contra el retornado Brian Kendrick, ganador de la Fatal-4-Way de la última edición de Raw. Sin embargo el match fue todo lo contrario a lo que veníamos viendo, desde el evidente nerviosismo de ambos (con notorias fallas de ejecución) hasta el ritmo desacelerado del combate. Claramente hubo indicaciones de bajar la dosis de spots, ya que no hubo mucho vuelo ni maniobras espectaculares. Para mas remate, el público no acompaño la performance como en el primer combate de la noche. El campeón retiene tras lograr la rendición de Perkins que aprovecha, ya finalizado el match, de mostrar sus credenciales como heel. Aun creemos que esta división puede dar mucho en Raw y es cosa de tiempo, y obvio, buen bookeo, para que el público se involucre de lleno con los nuevos talentos.

La séptima versión del clásico europeo entre Sheamus y Cesaro tuvo uno de los momentos de mas tensión de la noche (mas allá del muy buen combate que brindaron nuevamente) con el suizo aterrizando de cabeza fuera del ring tras un topetazo entre las cuerdas, dejando a buena parte de la audiencia helada ante la posibilidad de un accidente mayor. Para suerte del espectáculo y del luchador, el incidente no impidió que la contienda continuara, levantando incluso la intensidad de la acción, cuestión que sin embargo terminaría por pasarle la cuenta a Cesaro que con un evidente dolor de cuello termina improvisando un final junto al irlandés tendidos tras la barrera de contención, y quedando la lucha sin resultado. Solo nos quedan palabras de admiración tanto para Cesaro como para Sheamus, que han demostrado gran profesionalismo durante todo este periodo de la serie y mas aun en este combate decisivo. Ojalá lo de Cesaro no sea de consideración, ya que su historial de lesiones no lo acompaña, y por otro lado, esperamos que esta racha de buenas luchas sea un aliciente para Sheamus a fin de seguir mejorando y no sea solo en un veranito de San Juan.

La otra lucha no titular pactada de la noche tendría a Chris Jericho llevándose la victoria sobre Sami Zayn. Sin ser un clásico los canadienses se las arreglaron para dar un buen match, aun con falta de ritmo, siguiendo mas o menos la tónica de la noche y teniendo en consideración que la edad de Jericho lo obliga a desacelerar. Preocupante eso si lo de Zayn, que de a poco ha ido perdiendo protagonismo en le roster de Raw, estando en un momento muy over. Tengamos en cuenta que Jericho no necesita mas victorias sobre nadie, habiendo hecho todo lo que se puede hacer en el mundo del wrestling. Poco inteligente la decisión de darle la victoria. Además esta no sería la única aparición del amigo de Kevin Owens durante la noche.

La división femenina tiró toda la carne la parrilla para la defensa del título de la división, con Bayley y Sasha Banks desafiando a la campeona Charlotte en una triple amenaza muy entretenida, y que gozó de buenas performances de parte de las tres participantes. Pero si hay que destacar a alguien, tenemos que mencionar necesariamente a la hija de Ric Flair, que sigue demostrando porque es la campeona y la mejor luchadora del roster, sin perjuicio de no gozar con la popularidad de sus compañeras. Charlotte llevo buena parte del baile en sus hombros, y se mostró dominante cada vez que se enfrento a sus rivales uno a uno. Bayley, en su primer combate en PPV solitario, se mostró de muy buena forma, sin el nerviosismo que se le vio en algún momento a las demás Horsewoman en sus inicios en el roster principal. Después de un buen desarrollo, con intervenciones de Dana Brooke de por medio, y posibilidades de nacionalización para las tres, la pelea termina de manera poco prolija con Bayley sacando del ring a Sasha tras rebotar en las cuerdas para que Charlotte con dos botas en la cara se lleve la victoria reteniendo el campeonato femenino. Sin perjuicio del final algo sucio, el resto estuvo casi impecable. El futuro nos llama a gritos por un Bayley contra Charlotte, mientras Sasha Banks tendrá que reconstruir su credibilidad.

Llegando a la parte final de la noche, Rusev salía a la cancha para defender el título de los EEUU frente al Superman Samoano, Roman Reigns. En el fondo todos sabíamos que esta sería la noche de Roman, redimiendo todos los demonios que desde la suspensión por la violación a la política de bienestar de la compañía lo venían persiguiendo. Por otro lado el primo de la Roca venía de una seguidilla de buenos combates, bajo el libreto mas que aprendido de su sencillo pero efectivo set de movimientos. Quedaba por dilucidar si la lucha con Rusev sería lo mismo que hemos venido viendo las últimas semanas con el búlgaro o intentaría algo nuevo. Si bien grandes capítulos se repitieron y mucha novedad no hubo en cuanto a lucha propiamente tal, el diseño del match con Lana interviniendo hizo mas interesante la parte final del combate. A pesar de sobrevivir a una super lanza del samoano, la segunda fue fatal para el búlgaro, con lo que Roman logra la cuenta de tres y se hace del US Championship por primera vez en su carrera. No hay mal que por bien no venga…al menos tendremos a Roman alejado un buen tiempo del título máximo de Raw. Siga así.

Finalmente, el plato principal de la noche prometía desde un inicio. El dream match entre nuestro campeón del Universo-Universal Kevin Owens, y Seth Rollins, en su nueva faceta como top face de la marca, tenía toda la pinta de convertirse en una de las mejores luchas del año, y durante buena parte del combate lo fue, sin embargo la desgraciada noche seguía cobrando víctimas. Tras un botch desde la tercera cuerda en donde Owens termina con una improvisada quebradora sobre el costado izquierdo del cuerpo de Rollins, sumado a una frog splash, el retador queda notoriamente lesionado de sus costillas, cuestión que se confirmaría con posterioridad al match. Este incidente cambia todo el desarrollo de la pelea, que sin perjuicio de ello continuó, y con un Rollins rayando en la locura, aplicando frog splash y topetazos sin mediar las consecuencias. La intervención posterior de Chris Jericho, y el incidente con los árbitros, tampoco ayudaron para mejorar el final de combate, que tuvo a Kevin Owens reteniendo el campeonato tras un doloroso Pup-up Powerbomb. Aun con todos los peros, no podemos decir que fue un mal combate, al contrario, tuvimos momentos de gran wrestling, pero lamentablemente la lesión de Seth Rollins condicionó el resto de la pelea y por supuesto la calidad de la misma. Por lo pronto, esperamos de todo corazón que lo de Rollins sea solo una lesión menor y se recupere lo antes posible para seguir alimentando la rivalidad con KO, que supo mostrarse como un campeón creíble ante otro monstruo del ring como lo Seth Rollins.

En una noche en donde predominó el ritmo pausado (a veces cansino) y el bookeo seguro, extrañamente tuvimos accidentes que condicionaron el desarrollo de dos combates muy interesantes. Sacando del análisis esas luchas, mientras las féminas cumplieron una buena labor, y en cierta forma Rusev con Roman también, del resto algo con gusto a poco nos quedamos. No fue un mal evento, hubo momentos interesantes y el público respondió en los combates de mayor interés, sin embargo la cartelera prometía mucho mas que lo que vimos. Sin contar los accidentes, que son imponderables recurrentes en este negocio, hubo una evidente falta de riesgo en el desarrollo del show (ya sea en las luchas mismas como en los resultados), lo que dice mucho de la escasez creativa en la marca roja, en contraste a la calidad que existe en el ring. La división en parejas lloraba un cambio, así como Sami Zayn una victoria, y como los cruceros un mejor bookeo. Si bien Raw aprueba con “Clash of Champions”, aun queda al debe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s