El diablo es magnífico (2016)

afiche



El diablo es magnífico.
Año: 2016.
Director: Nicolás Videla.
Producción: Sebastián González.
Fotografía: Nicolás Videla y Sebastián Posé.
Guión: Nicolás VIdela, Manuel Guevara, Sebastián González.
Elenco: Manuel Guevara, Daniel Larrieu, Vikctor Philip, Isabelle
Ziental, Vicent Franchey.
Duración: 69 minuyos.



3 años después, los caminos del FIC Valdivia y Nicolás Videla se vuelven a unir. Corría el 2013 cuando presentaba junto a Camila Donoso el largometraje “Naomi Campbel”, donde se mezclaba realidad y ficción para acompañar a Paula Yermén Dinamarca en su objetivo de poder obtener la operación de reasignación de sexo. La película tenía un mensaje tan potente (relegar a los trans a mendigar por ayuda) y derribaba tantos mitos (que por ejemplo, los transexuales son también homosexuales), que fue ampliamente reconocida en Chile y el mundo. Pero también sirvió para definir lo que Nicolás Videla es hoy. Porque lo que presentó ayer en Valdivia, “El Diablo es Magnífico”, tiene mucho de “Naomi Cambel” y más. Con sólo 2 largometrajes Videla tiene un sello, y sabe explotarlo a la perfección. Quizás no por los temas artísticos o visuales, sino por saber transmitir correctamente la historia de 2 amigas. Con respeto y consciente de los riesgos. Si antes fue la Yermén, hoy es la Manu.

“El Diablo es Magnífico” es un largometraje que, como dijimos, juega en el límite de la realidad y la ficción. En él acompañamos a Manu (Manuel Guevara), transexual radicado hace mucho tiempo en París, ciudad a la que llegó luego de que en Chile se le cerraran innumerables puertas. Pero Paris tampoco es el paraíso. Tras 10 años en Francia, Manu se cuestiona muchas cosas. Está visitando regularmente a un psiquiatra, y ronda por su cabeza la idea de regresar a Chile. Lo que hace tiempo la hizo migrar, hoy le invita a retornar. La decisión parece tomada, o así se lo comunica a Daniel (Daniel Larrieu), su especie de “amante” de seis décadas que refleja toda la estabilidad que en su propia vida no encuentra. Una relación que dista totalmente de la forma de vivir la vida de Manu, quien goza de encuentros sexuales casuales y de tener su invaluable libertad. La oferta de Daniel es tentadora. Retirarse con un hombre tranquilo e intelectual a Marsella, regularizar su problema de papeles, y dejar de huir. Principalmente esto último. La vida de Manu ha perdido romanticismo en Paris, pero la alternativa de Daniel sería verdaderamente sepultarla.

le-diable-1-790x445

Al recoger la historia de Manu, Nicolás Videla nos invita a discutir sobre la carga de vivir una vida según las apariencias, en oposición a la realidad. Aunque lo fue por un tiempo, París ha dejado de ser la primavera que era en la vida de Manu. Los ataques homofóbicos están a la vuelta de la esquina, y Manu se siente obligada a vivir bajo la máscara que le han impuesto tanto tiempo. Lo vive, por ejemplo, tras un encuentro sexual casual con Philip (Vicktor Philip), encuentro que marcará fuertemente a Manu, tanto por el momento en que se produce como por su desenlace. Lo mismo que sufrió entonces la Yermén en “Naomi Campbel”, por lo que es justo preguntase qué hay de nuevo en “El Diablo es Magnífico”. Y la respuesta es clara. En su primer largometraje vimos a un Videla (acompañado de Donoso) con un discurso mucho más confrontacional. El fondo en ambas historias es el mismo (discriminación, soledad, represión), pero el matiz acá cambia. No nos interpreten mal. Manu también tiene un mensaje (político) fuerte. Pero no es lo que guía la cinta. Yermén era líder vecinal, y ello se plasmaba en su forma de contar su historia. Manu es simplemente un inmigrante, y lo suyo es lo estético. Por eso vemos a un Videla muy maduro. Que nos puede presentar el mismo mensaje pero con un contenido visual, sonoro y artístico mucho más elaborado. La invitación sigue extendida por parte de Videla, y probablemente lo seguirá estando. Una invitación a hacer cambios, pero dándonos cuenta que ellos no sólo se logran desde el activismo, sino también desde el día a día. Porque el mensaje que nos da Manu (en especial con el video de cierre) es político, aunque ella no sea política en su actuar.

Especial mención en “El Diablo es Magnífico” debemos dar también a la música. Es cierto que la forma que captura París Nicolás Videla seduce, y que Manu debe ser de los “personajes” más carismáticos que hayamos visto en mucho tiempo. Pero la banda sonora de Martín Bruce y Santiago Jara destaca con luces propias. Tomando lo mejor de los isntrumentos parisinos, y aportando un toque musical moderno cuando también lo amerita, ambos confirman que se viene una gran camada de compositores nacionales, y que después de mucho tiempo, la música incidental ha sido elevada a la categoría que ameritaba. Con talento y buen gusto. Tal como Videla expone la historia de sus amigas. Contando sus historias, con respeto, manteniendo la distancia. Aportando humor en la justa medida, pero humanizando el drama cotidiano que ambas han vivido. Como decíamos antes, mucha madurez por parte del director.

Pueden volver a ver “El Diablo es Magnífico” hoy a las 15.00 horas en el Aulga Magna de la Universidad Austral.


<p><a href=”https://vimeo.com/140155608″>LE DIABLE EST MAGNIFIQUE trailer</a> from <a href=”https://vimeo.com/nicolektiva”>Nico Videla</a> on <a href=”https://vimeo.com”>Vimeo</a&gt;.</p>

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s