WWE Hell in a Cell 2016

El pre show estuvo a cargo de los cruceros que cumplieron con encender a la audiencia. Buen desempeño de los atletas, sobre todo del trío técnico compuesto por Sin Cara, Lince Dorado y Cedric Alexander, quienes se impusieron ante Drew Gulak, Tony Nese y Ariya Daivari.

El puntapie inicial del show estuvo a cargo de Rusev y Roman Reigns, uno de los tres “main events” de la noche y que prometía ser el último encuentro de este dilatado feudo. Hay un gran mérito en Rusev (mas allá de Lana) como luchador de rol. No está para destacar, sino para hacer destacar al face que tenga en frente, y esa labor ha permitido reconstruir en un primer término a John Cena y ahora a Roman Reigns, que tras esta rivalidad ha logrado posicionarse de mejor forma de lo que estuvo incluso como campeón máximo de la compañía. Rusev es quien le ha sacado las mejores luchas a Roman y podemos decir que esta fue la mejor de la rivalidad, tanto por construcción como por ejecución.

La lucha tuvo sus momentos. Grandes novedades no hubieron, sin embargo los pocos elementos que utilizaron, principalmente la escalera metálica, lo hicieron de manera precisa e inteligente, alternando la acción en el ring con el uso de la jaula. Tras recibir la mayoría del castigo durante la lucha, el samoano logra recuperarse y de la nada sacar la super lanza utilizando la escalera metálica de plataforma para llevarse combate, retener el U.S. Championship y terminar de forma definitiva este ángulo. A larga y en perspectiva, ambos salen ganando de esta rivalidad.

Tras la victoria de Bayley sobre Dana Brooke en pocos minutos de regular desarrollo, Luke Gallows y Karl Anderson tuvieron la victoria que necesitaban para poder sobrevivir a la seguidilla de humillaciones del último tiempo, derrotando a Enzo Amore y Big Cass, que en contraposición no ven de ninguna forma comprometido su status con esta derrota.

Luego de estas dos luchas de relleno, vendría el segundo evento principal de la noche que para sorpresa de muchos sería el combate por el título Universal entre Kevin Owens y Seth Rollins. Algo con gusto a poco nos quedamos con el combate de Night of Champions entre estos dos, considerando el talento involucrado, y a pesar que la construcción del feudo no ha sido de lo mejor (obvio, culpa de los bookers) salvado en gran medida por Chris Jericho, aun así se esperaban grandes cosas de este match, que a la larga, creemos no decepcionó, sin perjuicio que pudo ser mejor. No nos equivoquemos, fue una tremenda lucha en donde se notó “calle” (los años en ROH no fueron en vano para ninguno de los dos) y se caracterizó por el uso inteligente y creativo de la jaula y los otros elementos externos, como fue la tónica de la noche en la Celda Infernal.

Si bien en un principio el público no acompañó con gran intensidad el combate, tras una secuencia vistosa y veloz de patadas y lazos la cosa cambio. El giro definitivo vino con el ingreso de Chris Jericho al baile, tras abrirse la reja para sacar al arbitro, cuestión que trasformó el combate en una handicap match nominal, con la mancuerna Jeri-KO aprovechando la superioridad numérica. Aun así, Rollins se las arregló para sacar adelante el combate, y llevarse el spot de la noche tras aplicar sendo bombazo a Owens sobre las mesas ubicadas estratégicamente entre la reja y el ring. Sin embargo, luego de consolidar la superioridad numérica e incluir las sillas al arsenal de armas del combate, Kevin Owens se lleva la victoria luego de aplicar un bombazo a Rollins sobre dos sillas. Celebración para los mejores amigos de WWE y Codebreaker sobre Rollins para poner la guinda sobre la torta, asegurando, en principio, el reinado de KO hasta el próximo año.

Luego de la emoción del combate por el título Universal, vino lo mas flojo de la noche de la mano de Brian Kendrick y T.J. Perkins, quienes no solo repitieron el pobre desempeño de su primer combate, sino también el público los reprobó notoriamente durante su desarrollo. Perkins aun no cuaja en las grandes ligas, y por mucho que tenga condiciones de sobra, lamentablemente no pasa de ser uno mas en el inmenso universo de luchadores atléticos sin personalidad. Por eso mismo es que la decisión de darle el título a Kendrick, un luchador con pasado en la compañía y de mayor bagaje, seguramente será lo mejor para el futuro de la división, considerando ademas el éxito que han tenido otros nombres de la división como Rich Swann y Cedric Alexander.

Tras cartón vendría el combate titular por lo campeonatos en pareja en donde el New Day retendría frente a Sheamus y Cesaro, a pesar que estos últimos se llevan el combate por descalificación, poco antes que Xavier Woods se rindiera. Obviamente los del Nuevo Día retendrían con miras a superar el record de la división, sin embargo no podían dejar mal a los europeos tras demostrar ser de los mas duros de la compañía en la serie al mejor de 7. Acertado final para un match decente, ni mas ni menos.

Y cerrando la noche, el verdadero plato principal del PPV y que le daba el carácter de histórico al evento: Sasha Banks y Charlotte en la primera Hell in a Cell Match femenina, por el título de la división. Asumiendo la responsabilidad y el riesgo, las dos luchadoras mas talentosas y preparadas de la compañía se lucieron de principio a fin, y se anotan uno de los mejores combates del año. Y no hace falta la condescendencia para darles esa calificación toda vez que lo hecho por la Reina y la Jefa (con entradas especiales acorde a sus apelativos) supera con creces actuaciones de muchos hombres en la Celda Infernal, y le da un nuevo estandar a la lucha libre femenina.

La lucha fue un ABC de una HIAC Match, casi como un guiño a la historia de la estipulación, comenzando con la acción previa en el ringside que dio lugar al gran spot que tuvo el combate. Tras el amago de llevar la lucha a lo alto de la jaula, Charlotte aplica tremendo bombazo a Sasha Banks sobre la mesa de comentaristas, lo cual da pie al momento tenso del combate, ya que el historial de lesiones de Sasha, mas la impecable interpretación de todos los participantes (luchadoras y arbitros) hicieron pensar a todo el mundo que el combate finalizaría tempranamente tras la lesión de la campeona, sin embargo cuando comenzaba el anuncio que daba por finalizado el combate y declaraba a Charlotte como nueva campeona, Sasha salta de la camilla y vuelve a la jaula para comenzar la acción propiamente tal. Ya dentro de la jaula las muchachas no tuvieron problemas para utilizar la estructura de manera dura, así como sillas y mesas, algunas veces con éxito y en otras con algunos baches.

Sin perjuicio de los detalles, lograron buenos movimientos con los implementos, en donde, nuevamente, primo la eficiencia y la inteligencia a la hora de utilizar los recursos de la celda. Quizás el gran pero de la lucha vino con la ejecución del final, con un bombazo que Sasha no logra conectar, lo que le da la oportunidad a Charlotte de aplicar Natural Selection luego de dos envíos algo sucios a una mesa dispuesta en una esquina del ring, con lo que Charlotte recupera el campeonato femenino de Raw ante una audiencia atónita, esperando celebrar la victoria de su coterránea.

Mas allá del extraño final, que a la larga solo fue un detalle, la lucha fue increíble, y tanto Charlotte como Sasha cumplieron con las altas expectativas que se tenían sobre su desempeño. Un bookeo con sorpresas y giros en su justa medida, tomando riesgos pero siempre primando la seguridad y la inteligencia. Finalmente, una justa campeona, y la decisión correcta de cara al futuro próximo. Consolidando un tremendo año, Charlotte se erige como la luchadora del 2016 tras cumplir con todos los roles que se le han dado desde que ascendió al roster principal, no sin dificultades, pero siempre con entereza y elegancia, sin olvidar su tremenda capacidad atlética y luchística. Un aplauso cerrado para ambas.

En resumen, Hel in a Cell como nunca hizo honor a su nombre, en términos que justificó el uso de la estipulación en sus tres combates principales, que a la larga, fueron lo mejor del show por lejos, dejando al resto de los combates solo como un intermedio necesario para descansar de la emoción de los combates titulares. Esto no hace mas que confirmar nuestro diagnostico sobre Raw, el show de los main eventers. Cuajando un muy buen evento, gracias a estos nombre estelares, Raw esconde las falencias que semana a semana deja ver durante las 3 horas de cada lunes. Un candy al menos ante tanto sufrimiento.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s