Air – The Virgin Suicides (1999)

afiche

Todos los años el festival Fauna Primavera (antes Primavera Fauna) nos trae una banda que está íntimamente ligada con el mundo de las bandas sonoras. Primero fueron los escoceses Mogwai el 2014, de quien últimamente comentamos su trabajo en el documental “Atomic” pero que entonces alabamos por su música en la serie francesa “Les Revenants” y también por su música en el documental homenaje a Zidane, “A 21st Century Portrait”. Esa misma edición nos acompañó alguien que no necesita presentación: Yann Tiersen (“Amelie” y “Good Bye Lenin!”). El año pasado tuvimos la suerte de escuchar Explosions in the Sky, la banda post-rock norteamericana que aparece constantemente en nuestros listados de mejores bandas sonoras del año y a quienes debemos notables trabajos como “Prince Avalanche” el 2013 o “Manglehorn” el año pasado. Este 2016  es el turno de los franceses Air, dúo electro-pop integrado por Nicolas Godin y Jean-Benoît Dunckel que es una de las cartas fuertes en la ya sexta edición de este festival santiaguino.

Hablar de “Air” y su única banda sonora para la película de Sofía Coppola, “The Virgin Suicides”, sirve además para volver a conversar sobre la diferencia entre un “soundtrack” y un “score”. Si bien la primera palabra se usa indiferentemente en la mayoría de los casos, sobre todo en aquellas películas donde no hay material preexistente, el score en estricto rigor es la música incidental, compuesta para e inspirada por, la película, mientras que el soundtrack corresponde a las canciones preexistentes, independientes de la película, que muchos directores incorporan como en este caso, para ambientar la historia. Quizás el ejemplo más claro en los últimos años ha sido el soundtrack de Guardians of the Galaxy (el aclamado “Awesome Mix Vol. 1”) y el score de Tyler Bates (bueno, aunque totalmente opacado por el primero). Si bien en “The Virgin Suicides” concurre un score y un soundtrack, sucede totalmente lo contrario al éxito de taquilla de Marvel, porque a más de 16 años de su lanzamiento, y aunque el soundtrack incorpora canciones de Gilbert O’Sullivan, Sloan y Heart entre otros, seguimos hablando y alabando el score de Air. Que haya trascendido música tan incidental en una película tan pop, sólo reafirma su valoración.  Con el tiempo y con tanta basura circulando, la gente ha valorado su calidad y es uno de los clásicos modernos de las bandas sonoras.

air

Para entonces, los franceses venían de su disco más exitoso, su primer LP, “Moon Safari” (con “La femme d’argent” como single en los distintos rankings mundiales). Pero si bien la música de “Las Vírgenes Suicidas” era un proyecto que mantiene el enfoque ambiental de su música, se ambienta en el contexto de la película, al menos instrumentalmente, sonando mucho más de los 70’s que todos sus trabajos.  Pero no sólo en lo instrumental hay diferencias. “The Virgin Suicides” es una banda sonora oscura, que provoca sensaciones muy distintas a las que produce escuchar “Moon Safari” y la mayoría de sus trabajos posteriores”.  La inspiración general de la banda sonora va de la mano con el guión: lo difícil que es amar de joven, y lo jodida que puede estar tu vida por el control de los adultos (todo sobredimensionado por la difícil adolescencia). Este enfoque oscuro del cual hablamos, se refleja perfectamente en pantalla y en lo que escuchamos, aún cuando la versión original del film de Sofía Coppola era más negativa de lo que terminamos viendo y la música, si escuchamos con detalle, iba en dicha línea. Nunca sabremos en el fondo, cómo habría sido la unión Coppola-Air si el proyecto se hubiese mantenido en un estado puro, donde se hubiese respetado aquello que según los compositores franceses fue lo que los inspiró: el sonido de la fascinación por la muerte y la libertad que luego produce tras liberarse de todas nuestras ataduras.

El toque pesimista viene desde el aletargado, como los jóvenes, tema principal de Las Vírgenes Suicidas : “Highschool Lover”. Este tema aparece claro además en “The World Hurricane”, donde la melodía es acompañada de una percusión muy presente y un final a lo Radiohead; y en “Dirty Trip”, bastante más oscura que las anteriores debido a la enigmática relación con Lux. De hecho, este último tema fue preparado para una escena que en definitiva fue eliminada por lo explícito de su contenido sexual, y que buscaba demostrar la difícil frontera entre el amor y el sexo para los jóvenes.  Al escuchar “Highschool Lover” es imposible no imaginar a un joven volviendo de la escuela, con todos sus problemas, y diciéndose a sí mismo “bueno, así es la vida”. La versión cantada de este tema principal así lo demuestra de hecho.  Con letras de Gordon Tracks, a.k.a. Thomas Mars, la versión cantada llamada “Playground Love”, da cuenta de ese amor escolar y romántico que años después, los vecinos de las Lisbon aún no pueden olvidar. El saxofón le da un toque de jazz que es otro de los puntos altos del disco de Air.

Dentro de su pesimismo, la música de Air es absolutamente variada. Pasamos de lo más bien sintético propio de las bandas sonoras de los 70’s (“Clouds Up”, “Cemetary Party”), a música menos envasado donde vemos  influencias de la música que se escuchaba por entonces tipo Beatles (“Bathroom Girl”). “Dark Messages”, por su parte, es el primera tema que aborda esa parte más psicológica de este drama, que de liviano tiene nada. Lo mismo sucede con “Ghost Song”, mientras que “Dead Bodies” opera como cierre magestuoso, al aparecer en aquella escena  en que se reprocha a la sociedad cómo pudo olvidar tan rápido la muerte de 4 bellas jóvenes, y seguir con sus eventos sociales y festejar los pequeños logros de otros sin ver el drama que acaba de vivir el vecino. Tanta versatilidad es clave para crear esa atmósfera única que tiene la ópera prima de Sofía Coppola, versatilidad que se logra en apenas 40 minutos de música que por su nivel, pueden dejar gusto a poco siempre exigiendo más.

reedicion

En junio del año pasado se lanzó una edición conmemorativa de los 15 años de este trabajo. Una buena oportunidad para adquirirlo físicamente, ya que además contiene material inédito y una serie de grabaciones en vivo que permiten completar el panorama de uno de las bandas sonoras mas icónicas de los 90’s.  Es y será siempre, además, la única banda sonora de Air. En una entrevista a propósito de este lanzamiento, los franceses han dicho que nunca hará otro soundtrack. Un poco molestos por los cambios finales de Coppola, que si bien no desvirtúan su trabajo, algo de potencia le quitan, y un poco maduros como para tener que acomodarse al trabajo de otro luego de una carrera tan extensa.

Nuestros agradecimientos al equipo de Fauna Primavera por traer siempre bandas que hayan compuesto soundtracks, aunque sea en un momento específico de su carrera, y un reclamo a las grandes productoras nacionales por no seguir potenciando este nicho. El éxito en años anteriores en visitas de Philip Glass, Itzhak Perlman, Ennio Morriccone, por nombrar alguno, y lo abarrotados conciertos temáticos como Lord of the Rings, Gladiator o Harry Potter el mes pasado, sólo confirman un grupo de público deseoso de escuchar compositores de bandas sonoras. Como despedida, los dejamos con el tráiler de “The Virgin Suicides”, que trae la música de Air como gran ingrediente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s