Supergirl S02E08: “Medusa”

15203288_218889105188448_1076512481106380925_n

Pese a ser el primer episodio oficial en “Invasion”, el esperadísimo crossover entre “Supergirl”, “The Flash”, “Arrow” y “Legends of Tomorrow”, lo cierto es que “Medusa”, el octavo episodio -y mid-season finale- de la actual temporada del show protagonizado por Melissa Benoist, es más un prólogo para el evento especial de la semana más que un episodio que sea parte integral del crossover.

Esto debido a que “Medusa” actúa más bien como una segunda parte del episodio anterior, dejando la conexión con las demás series a una serie de apariciones de portales interdimensionales que culmina con la llegada de Barry y Cisco para reclutar a Kara en la lucha que se desarrollará a lo largo de las otras series. Bajo este contexto, podría resultar incluso decepcionante para algunos que esperaran algún grado mayor de integración en lo que es este capítulo, más considerando la forma en que fue promocionado; mas si asumimos que Kara estará viajando a la Tierra donde tienen lugar las demás series, lo cierto es que quizás se podría tratar más de un caso de expectativas vs realidad que otra cosa.

Aún así, y dejando un poco de lado el crossover, lo cierto es que “Medusa” es un buen mid-season finale que no sólo viene a enmendar muchos de los errores cometidos por la serie en su antecesor (como dijimos, actuando de forma complementaria a “The Darkest Place”), pero también a solucionar de forma sumaria y correcta gran número de las tramas que la serie tenía pendientes hasta ahora.

spg208a0082bjpg-fe26ee_765w

Tal cual dijimos, el capítulo que comentamos es uno que, para su mejor comprensión, es necesario analizarlo a la luz del episodio anterior por cuanto los hechos que ponen en marcha a la trama comenzaron ahí, particularmente lo ocurrido con Cadmus y Cyborg Superman, y la forma en que utilizaron la sangre de Kara para acceder a la Fortaleza de la Soledad de Superman y hacerse con la fórmula para “Medusa”. Bueno, ¿y qué es exactamente “Medusa”?. Como podemos ver tanto en su activación en el bar extraterrestre por parte de Henshaw, como en la visita de Kara a la Fortaleza, “Medusa” es un virus creado como arma biológica en Kryptón por el mismísmo Zor-El, el padre de nuestra heroína, como una medida para resguardar a la población del destruido planeta, ya que el objetivo del arma era atacar la fisiología de todo tipo de extraterrestres que no fueran kryptonianos (hay un plot hole enorme respecto a por qué no afecta a los humanos si, técnicamente, tampoco comparten en su totalidad la biología de Kryptón pero bue…).

Bajo el pretexto que significa esta nueva amenaza, el episodio -ambientado durante el Día de Acción de Gracias- viene a hacerse cargo no sólo del bagaje introducido en el capítulo previo, y lo hace de una forma particularmente buena, lo que destaca aún más si consideramos los problemas estructurales de “The Darkest Place”, a saber, muchas tramas corriendo en paralelo y con una aparente misma importancia, lo que le restaba foco y relevancia a lo que estábamos viendo. “Medusa” no sólo tiene una evidente noción apuntada hacia la necesidad de dar prioridad a ciertas tramas, pero además hay muchas que son mencionadas someramente o derechamente no aparecen (no hay Guardian esta semana por ej.), lo que permite concentrar la atención de la serie y la producción a lo que realmente importa.

Es así entonces que lo anterior, sumado al contexto de un día festivo tradicionalmente familiar en EE.UU., le permite a “Supergirl” centrar su atención y sus tramas bajo el contexto de familia y las relaciones entre padres e hijos, así como las expectativas que esto lleva aparejado. Y la serie lo hace de forma inteligente, mediante el contraste existente entre Kara y Lena Luthor, lo cual no sólo permite hacerse cargo de si acaso la hermana de Lex sabía que su madre era la líder de Cadmus -y si acaso trabajaba con ella-, pero además es una forma interesante de analizar el legado del cual se nutren, y combaten, ambos personajes.

Y es que las similitudes entre Lena y Kara se ven en distintos niveles: ambas son hijas adoptivas (Kara de los Danvers, Lena de los Luthor), han tenido que lidiar con una figura que suele concentrar la admiración del público (Superman y Lex), y ambas intentan despegarse del legado de sus familias, el cual perciben como dañino (Kara luego de descubrir que sus padres biológicos no eran los héroes que ella recordaba de su días en Kryptón, y Lena mediante el rechazo al legado de maldad y xenofobia de los Luthor). Claro, las comparaciones funcionan a este nivel macro -es obvio que hay una complejidad inherente en Zor-El y Alura Zor-El que va más allá de las justificaciones del clan Luthor-, pero como punto de partida bajo el cual profundizar el análisis y las diferencias, funciona de maravillas, más considerando la forma en que ambos personajes reaccionan durante el episodio: Kara siendo ella misma y dándose cuenta que el verdadero legado de sus padres está en ella; y Lena mediante el engaño que realiza, tanto respecto a su madre como de la audiencia, cuando aparenta ayudarla a lanzar el virus Medusa en National City, sólo para luego traicionar a Lillian ya que en verdad Lena había logrado inhabilitar el arma biológica, reforzando una vez más que su intención es la de ayudar y distanciarse lo más posible de su familia.

La gran moraleja que se puede extraer del episodio -cortesía, era que no, de J’onn J’onnz (otra figura paternal para Kara)- gira en torno no sólo a que nuestros padres no suelen ser como nosotros creemos o queremos creer que son, pero además, no se trata necesariamente de rechazar completamente el legado o la historia de los padres, sino de saber tomar lo mejor que nos dejan, y de ahí sacar lecciones para salir adelante y construir la identidad propia. La misma Kara es ejemplo de ésto, tomando las ansias de ayudar y hacer lo que se cree mejor de sus padres, pero llevándolo mucho más allá, con un mensaje esperanzador y optimista para todos, sin mediar distinciones de ningún tipo de por medio. En el caso de Lena, se trata de tomar el legado empresarial de su familia y efectivamente ponerlo en servicio de la humanidad y del bien, y no utilizarlo como un arma y una herramienta de odio, amparado en una falsa noción de bien común.

supergirl-medusa-feat

En un episodio con un marcado enfoque en la familia, y tras la aparición de Dean Cain la semana pasada, era necesario ahora traer de vuelta a Helen Slater en el rol de Eliza Danvers, a tiempo para ayudar a sus 2 hijas con sus respectivos predicamentos.

Y lo cierto es que desde ya pedimos que le den a Eliza el premio a la madre del año, porque no bastándole con ayudar a Kara a encontrar una cura contra Medusa, su madre adoptiva también le salvó la vida a Mon-El, logró utilizar el mismo virus para curar a J’onn de su metamorfosis y evitar que se transforme en marciano blanco (pese a que alcanzamos a ver un híbrido verde/blanco en su lucha con Henshaw), y claro, también solucionó en parte el drama y la ansiedad que experimentaba Alex en sus intentos de revelar a su madre su sexualidad: Eliza no necesitó más que seguir las pistas para llegar a lo que su hija le quería comunicar, pero lo más importante de todo el asunto es sin duda la forma en que Eliza no sólo reafirma sus convicciones sobre su hija, pero además le deja en claro su comprensión de la mejor y más cariñosa forma posible, entregando apoyo incondicional en lo que fue un espaldarazo de aquellos para Alex y una tremenda decisión por parte de la producción (más considerando que ya tuvimos drama respecto a la reacción de Kara). De verdad que Berlanti y cía. se merecen todos los elogios posibles por la forma en que han tratado la trama sobre la orientación sexual de Alex, ya que lo han tratado con normalidad, seriedad, respeto y permitiendo que la narrativa siga su curso y fluya de forma natural, en lugar de haber sido una trama o una mención que pasara a la posteridad como una nota al pie de página.

Y afortunadamente para Alex, no sólo logró hacer las pases consigo misma y su familia tras todo lo ocurrido, pero también recibió la inesperada visita de Maggie quien, tras tener un encuentro cercano con la muerte después de haber sido herida por Cyborg Superman, recibe la epifanía respecto a que la vida es demasiado corta e impredecible como para desaprovecharla sin poder besar a la persona que quiere, por lo cual termina correspondiendo el cariño de Alex y poniendo, al menos por ahora, un lindo broche de oro a la historia.

Hacia el final, con Cadmus derrotado -Henshaw como prófugo y Lillian Luthor bajo rejas-, y con el día a salvo, Kara retorna a su hogar, donde finalmente se reúne con Barry y Cisco quienes la reclutan para hacer frente a la amenaza de los Dominators, dando lugar a la segunda parte del crossover para lo cual los invitamos a ver el próximo episodio de “The Flash” -y leer nuestra reseña, obviamente-.

Notas al cierre:

  • La actuación de Katie McGrath como Lena logra vender de gran manera la posibilidad de que efectivamente se hubiera unido a su madre en sus intentos por acabar con los alienígenas de la Tierra (asumiremos que Cadmus ignoraba que el virus no afectaba a los kryptonianos).
  • ¿Y que ocurre con Cadmus ahora? Sólo el tiempo lo dirá.
  • No deja de ser rara la forma expedita con que fue resuelta la trama sobre la transformación de J’onn. ¿Qué irá a pasar ahora con M’gann? No lo sabemos, mas creemos que pronto empezará el arco de redención.
  • Homenaje eterno a Alex robando las botellas de alcohol del refrigerador -y en general a su tendencia de utilizar los días festivos familiares como una buena excusa para beber-.
  • Homenaje también al hecho de que el primer instinto de Alex ante el sonido de su puerta, es tomar un arma.
  • Lo mejor de Mon-El en el episodio fue por lejos llevar el relleno del sillón a la cena. Sobre el resto, no fue más que otra confirmación de que la serie seguirá forzando el ángulo romántico entre él y Kara, mismo que, insistimos, no ha funcionado hasta ahora.
  • Hay un grupo de alienígenas que seguramente se dirigen a la Tierra ya que están haciendo hasta lo imposible por dar con el paradero de Mon-El. Si a esto sumamos los intentos de éste por tratar de confesar algo, y de pronto la historia del príncipe que se sacrificó para que Mon-El se salvara ya no parece ser tan cierta.
  • Rest in pieces, Kelex.
  • No deja de ser curioso que no le mencionaran a Eliza el hecho de que Jeremiah está vivo y -aparentemente- infiltrado en Cadmus

supergirl1280-3jpg-f9ba3a_1280w

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s