The Walking Dead S07E07: “Sing Me A Song”

Negan y Carl protagonizan un extenso episodio, conocemos un poco más de El Santuario, y se dejan ver los principales factores que marcarán el final de mitad de temporada. Revisemos lo que pasó.

Cuando dejamos a Carl hace un par de episodios, iba camino a los aposentos de Negan junto a Jesus. Si bien el miembro de The Kingdom optó por una estratégica forma de infiltrarse en El Santuario, Carl lo hizo a punta de metralleta matando a dos de los hombres de Negan. Como era de esperarse, Negan reacciona positivamente a esta muestra de coraje del hijo de Rick, todo aquello sin mermar que el joven Carl debía recibir su sanción por atentar contra la vida del supremo líder de Los Saviors.

captura-de-pantalla-2016-12-05-a-las-4-22-04-p-m

Es así como la relación pasivo agresiva entre Negan y Carl es lo más relevante de este capítulo. Mientras Carl sabe (y demanda) que su vida está en peligro, Negan disfruta que el futuro de muchas personas esté en sus manos, y le fascina el control que tiene de todos los que están a su disposición. Ese poder se lo muestra a Carl, tanto con los habitantes de El Santuario, como con sus numerosas esposas, y hasta con sus más cercanos colaboradores. Todos han sido presa de la ira y la violencia de Negan, y el respeto que le tienen no es otra cosa que temor por sus vidas.

Con Carl quiere otra cosa. Quiere exponer sus debilidades, y no es más gráfico aquello que el momento en le pide que se saque el parche de la cuenca del ojo que perdió, y que le cante una canción. La actuación de Jeffrey Dean Morgan nuevamente es sobresaliente, y su magnetismo a la hora de ser miserable es quizás la gran atracción que le queda a la serie, sobre todo cuando la gran mayoría del elenco se encuentra atrapado en personaje con labores menores y nulas ganas de combatir al nuevo líder. Vale destacar que Negan es un personaje tremendo, que Morgan tiene con qué trabajar, pero el diálogo podría ser mejor. Es el ritmo en el hablar de Negan el que lo hace tétrico e interesante.

No hizo poco Negan en este episodio, ya que además de conversar animadamente con Carl, también tuvo que sancionar a uno de los suyos, cuando el otrora marido de una de las actuales esposas de Negan tuvo un reencuentro con su amada, lo que no sería aceptado por el actual esposo de la mujer. Al igual que Dwight, el hombre fue castigado con una plancha hirviendo en la cara, desmayándose en el proceso. Luego, y gracias a que Carl le exige una sanción acorde a su peligrosidad, Negan lo lleva de vuelta a Alexandria, donde además de flirtear con Olivia, conoce a la pequeña Judith, la que le cayó tan bien que incluso amenaza a Carl con matarlo a él y a Rick para irse a vivir a su casa y criar a la pequeña bebé.

captura-de-pantalla-2016-12-05-a-las-5-11-02-p-m

Lo de Negan fue el gran arco del capítulo, pero pasaron algunas otras cosas. Rosita y Eugene tuvieron un acalorado debate a la hora de que el cobarde muchacho intentara persuadir a la latina para que no combatiera a Negan, y Rosita, además de destruirlo en cuanto a que todavía sigue con vida por mentir y ser un bueno para nada, le advierte que si debe morir para vengar a Abraham, lo hará. Finalmente Eugene le fabrica balas, las que llegaron en un gran momento, toda vez que Negan se encontraba en Alexandria. En otro arco menor, Spencer sigue odiando a Rick y encuentra varios víveres gracias a un mensaje en latín. Y bueno, debe entregárselos a Negan, así que no tiene mucho sentido que celebre. Alguien, al parecer Sherry o Jesus, le entrega una llave a Daryl para que escape. Michonne, además, puede atrapar una camioneta de los Saviors, y también exige entrevistar con Negan. Ah, y Rick y Aaron encuentran una casa rodeada de una laguna de zombies que promete tener víveres, por lo que su regreso a Alexandría podría tardar un rato. Todo se mueve de cara al final de temporada.

Con Negan desatando su maldad a diestra y siniestra, el final de temporada anticipa el reencuentro de varios de los sobrevivientes con Negan. Absolutamente superados por su poder, no creemos que sea el momento de enfrentarlo, y dicho momento seguramente se llevará a cabo en la segunda mitad de la temporada. Mientras, podemos estar tranquilos de que lo mejor de la serie, el personaje de Jeffrey Dean Morgan, seguirá azotando con su encanto y violencia por el resto de la temporada.

Observaciones al cierre:

  • Hasta ahora narrativamente no se ha justificado que ninguno de los episodios de la temporada sea de larga duración. Bueno, salvo la tonelada de dinero que hace AMC por las dos tandas extra de publicidad.
  • Carl ha bailado en la delgada línea de lo heroico y lo estúpido durante su ataque a Negan. Veremos en qué resulta dicho comportamiento.
  • La interpretación de “You are my sunshine” de Chandler Riggs fue más escalofriante que lo gráfico de ver su falta de ojo.
  • Cuando más líneas tiene, más molesta es la forma de hablar de Eugene llena de epítetos y tecnicismos irrelevantes.
  • Estoy seguro que la muerte de Spencer no le molestaría ni a Deanna de estar viva.
  • Para los que siguen el cómic con la serie, el episodio adaptó los números 104 a 106.
  • Dwight debe tener el peor timing del mundo a la hora de ver a Sherry con Negan.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s