La La Land (2016)

1La La Land

País: EEUU
Año: 2016
Género: Musical; Drama; Romance
Duración: 128 min.
Director: Damien Chazalle
Guión: Damien Chazalle
Reparto: Ryan Gosling, Emma Stone, John Legend, J.K. Simmons
Fotografía: Linus Sandgren
Música: Justin Hurwitz

Mia es una aspirante a actriz que se debate entre su trabajo como barista en un café de los estudios Warner y audiciones para obtener un papel en alguna producción hollywoodense. Sebastian es un pianista desempleado cuyo sueño es poder abrir un club de jazz con el fin de preservar el alicaído género musical de la voracidad comercial. Ambos se encuentran en Los Angeles, a pesar de las dificultades, persiguiendo sus sueños, y en momentos en que todo parece cuesta arriba sus caminos se cruzan para dar vida a una idílica historia de amor armonizada al son del jazz.

Esta es la premisa con la que el novel y exitoso director Damien Chazelle vuelve al ruedo tras el vendaval de “Whiplash”, de la mano de un musical (para sorpresa del medio), respondiendo a las altas expectativas que existían después del éxito de su opera prima. “La La land”, sin descubrir la pólvora ni reinventar la rueda, logra rebuscárselas para refrescar el género musical en tiempos en donde parece no haber espacio para las coreografías y armonías vocales, con una historia de amor que nos habla sobre el difícil camino a recorrer para cumplir nuestras metas y los sacrificios que estamos dispuestos a realizar es pos de ello, pero que además exalta la vida y el presente, en tanto acontecimiento digno de recorrer sin importar los resultados obtenidos.

De partida la película inicia con un épico plano secuencia coreográfico, perfectamente logrado (al son de “Another Day of Sun”, un clásico instantáneo), que nos indica el tono del relato durante la primera parte del film, cargada de vitalidad, alegría y belleza, con dosis precisas de humor, y en donde la pareja protagonista, Ryan Gosling y Emma Stone, derrochan química. En esta parte es donde los personajes se conocen tras una serie de encuentros fortuitos poco amigables y terminan compartiendo sus pasiones en la medida que la influencia mutua revitaliza sus derrotados espíritus. Pero una vez que la relación se consolida, y la carrera y los sueños de Sebastian toman un nuevo rumbo, aparecen las primeras incompatibilidades y desencuentros, cambiando el tono de la narración, dando paso al drama melancólico y nostálgico, sin caer nunca eso sí en la desolación. Aquí los personajes se cuestionarán las decisiones que han tomado tanto en lo profesional como en lo sentimental, poniendo todo en la balanza con la mira puesta siempre en el futuro.

La La Land (2016) Sebastian (Ryan Gosling) and Mia (Emma Stone)

Este tránsito de la algarabía total al conflicto dramático se encuentra bellamente retratado, en un trabajo impecable de cinematografía, iluminación y vestuario, transformando la relación de Mia y Sebastian en una verdadera cápsula del tiempo que nos lleva a los años 50 mientras todo se desarrolla en nuestros tiempos. Sin perjuicio de encontrar sus momentos mas débiles en el último acto, la narración logra sostenerse hasta el final, planteando posibilidades para varios descenlases, siguiendo por un lado el derrotero de lo que pudo ser o bien el tránsito de la realidad, con la seguridad de todas formas que todos lo caminos llevan a Roma… o a Hollywood. Aquí juegan un rol fundamental las escenas coreográficas en donde la fantasía se toma la pantalla con hermosos cuadros que dan cuenta de la relación entre los protagonistas, además de mostrar la ciudad de L.A. como un escenario perfecto para el amor, lejos de la imagen pecaminosa que existe alrededor de la ciudad de las estrellas.

Bellas melodías que recogen la esperanza, inocencia e ingenuidad de los personajes adornan la historia, rememorando a ratos algunos pasajes del trabajo musical realizado en Whiplash, pero claramente en una dirección distinta. Si bien las referencias a Charlie Parker y al mundo del jazz también las encontramos presentes en “La La Land”, Chazalle se aleja completamente de su trabajo anterior, tanto desde el punto de vista narrativo como en los elementos propiamente cinematográficos, en donde destaca la utilización constante del plano secuencia, mostrando versatilidad y madurez, en una manifestación clara de la evolución del director.

En resumen, en La La Land encontramos un gran homenaje a la historia del cine bajo el lente de uno de los talentos mas promisorios de la industria; una historia que parece sacada de otra época pero que se presenta con tanta frescura y belleza que rápidamente hace olvidar todos los prejuicios respecto al género; un reparto estelar que encarna a la perfección los estados y momentos del film, pasando de la comedia, por el romance, hasta el drama; escenas de hermosa factura que quedarán para la posteridad y un largo etcétera de atributos que hacen olvidar las deficiencias argumentales y de ritmo que adolece la última parte de la película.

En una año particularmente bajo para el cine, “La La Land” se erige ya finalizando el 2016 como la gran carta para la temporada de premios con méritos suficientes para llevárselo todo. Sin duda alguno uno de los grandes títulos del año.

Anuncios

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s