The Walking Dead S07E08: “Hearts Still Beating”

The Walking Dead habitualmente construye sus temporadas en dos arcos grandes, que coinciden con sus mitades de temporadas. Si la temporada pasada fue la omnipotencia de Rick y compañía, en torno a que se mostraban invencibles ante todo, esta temporada fue el batazo en la cabeza (?) que les vino a dar Negan y los Saviors, y la caída total que eso significó en el orgullo de los miembros de Alexandria. La segunda parte, como vimos en “Hearts Still Beating”, apunta claramente a una batalla contra El Santuario.

Si bien en sus últimas 6 temporadas ha habido altos y bajos, la séptima ha sido una temporada difícil para el equipo creativo tras el show, desde haber alargado los capítulos en 15 minutos, hasta tener que recoger a cada uno de los sobrevivientes en distintos lugares para hacerlos coincidir en espacios breves de tiempo, pero sobre todo tener que contener a un sol que encandila al resto como es el Negan de Jeffrey Dean Morgan. El balance en general de la temporada ha sido mixto, con buenos momentos, y otros bastante bajos, pero el final de mitad de temporada nos parece un paso adelante en el gran esquema de la serie que, como decimos, apunta a una unión de comunidades en pos de derrocar a Negan. Revisemos con detalle lo que pasó.

captura-de-pantalla-2016-12-13-a-las-4-10-53-a-m

Si bien Rick intentó sobrellevar la situación intentando que “la mayor cantidad de corazones siguiera latiendo” (de ahí el título del episodio), el otrora comisario tuvo bastante en este episodio. Tras el inmenso sacrificio que supuso traerles bienes a los Saviors, con la invasión a una casa escondida en una laguna de zombies, Negan lo recibe con dos cadáveres en el suelo; no bien el líder del Santuario le hizo un par de favores, como traer a su hijo a salvo tras atentar contra su vida, alimentarlos, y acabar con un intento de golpe de estado. Quizás no sean esas muertes las que impactan más a Rick, sino la golpiza gratuita que recibió Aaron minutos antes. Rick entiende de una vez que la esclavitud de los Saviors no es una vida que valga la pena conservar.

Pero como dijimos, esta temporada se trataba de la separación de nuestro grupo base, y cómo lentamente se tendrá que unir para una batalla contra Negan. Ahí tenemos a Daryl, que con la aparente asistencia de Jesus, escapa del Santuario para reunirse con Maggie, Sasha, Enid, y finalmente con Rick, en un abrazo emocionante y que estuvo contenido durante toda la temporada. También tenemos a Michonne, que al ver la cantidad de Saviors que componen el grupo, se resigna a que la batalla es casi imposible de ser ganada, pero que de todas formas vale la pena pelearla.

Y tenemos a Carol, que todavía no está preparada para regresar al mundo donde los asesinatos y la violencia son pan de cada día. Ni siquiera la arenga de Richard fue capaz de motivarla a pelear, mucho menos a interceder frente a Ezekiel para declarar la guerra a los Saviors. Morgan, tan amarillo como siempre, tampoco quiere ser responsable de más muertes, y aboga por una cordial alianza con los opresores. Es de esperar que el beast mode de Carol sea activado en el momento clave de la segunda parte de la temporada, siempre que no sea un deus ex machina sin impacto.

captura-de-pantalla-2016-12-13-a-las-5-08-18-a-m

Lo que hace mal el episodio, para variar, es que sacrifica “camisas rojas” en torno a crear una tensión que se siente artificial. Las muertes de Olivia y Spencer eran esperables, y la del segundo era absolutamente evidente desde el momento en que probaba su sonrisa frente al espejo para seducir a Negan. Sabemos que la estructura de las temporadas prohíbe a la serie de prescindir de personajes relevantes en cada “premiere” y “finale”, pero con lo extenso del episodio no fue un “pago” a la altura de la espera.

Así se va el 2016 en The Walking Dead, con varios muertos irrelevantes, y la promesa de venganza de parte de Rick y los suyos. Más comunidades, unión, y el evidente liderazgo que tomará Maggie en Hilltop. La batalla contra Negan está en pañales, pero Rick ha recuperado su fiel Colt Python, y sobe todo, a su “familia”.

Observaciones al cierre:

  • Con un mar de entrañas se va uno de los arcos y personajes más discretos de la temporada. Adiós Spencer, nadie te extrañará. Golpista.
  • En la misma nota, adiós Fat Joe.
  • Seguramente el apellido de Olivia era Filler, porque cada vez que aparecía mi mente gritaba “ABURRIDO”.
  • Es frustrante la exposición de trama de los diálogos en esta serie. Desde la “sugerencia” a Maggie para postular a Presidenta de Hilltop, hasta la línea de Richard sobre cómo Carol no estaba acostumbrada a la violencia.
  • No sé si Richard es el Russell Crowe Great Value o un Luke Walton encubierto.
  • Eugene se transformó de un momento a otro en el Elon Musk del mundo post-apocalíptico. Pudo ser un gran activo para el grupo, pero finalmente Negan aprovechará su talento en la manufactura de municiones.
  • “It ain’t just about getting by here. It’s about getting it all”. La frase del episodio fue la única que tuvo Daryl, de escasas líneas esta temporada.
  • El/la muchach@ de botas que se mostró en el episodio sería un adelanto de otra de las comunidades cercanas a Alexandria: The Whisperers.
  • El episodio adapta momentos clave de los números 111 y 113 del cómic.
  • La cobertura de la próxima mitad de temporada será constante semana a semana, lo prometemos. Que nos visite Lucille si no lo cumplimos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s