Monday Night Raw 26/12/16: “Stephanie 2:15”

En el último Raw del año, Chicago recibe a las estrellas de la marca roja para el habitual relleno de tres horas.

El segmento inicial del show tuvo una sola gran protagonista: Stephanie Mcmahon. Cansada de los constantes gritos pidiendo a CM Punk, la jefa se encargó de callar a la audiencia enrostrándole los precoces 2 minutos de participación del hijo ilustre de Chicago en UFC. NOTABLE forma de callar a una de las audiencias mas complicadas del wrestling. Así mismo, aprovecha de pactar a los dos rostros de bebe mas populares de la marca, Roman Reigns y Seth Rollins, en sendos combates contra Kevin Owens y Braun Strowman respectivamente, siendo el primero de ellos por el US Championship.

En el primer combate de la noche, los campeones en pareja Cesaro y Sheamus dieron cuenta de los ex monarcas The New Day en un buen encuentro, tal y como nos tienen acostumbrados desde hace un tiempo. Lamentablemente la división no despega, ya que fuera de la esfera estelar los demás solo rebotan en feudos sin importancia. Primo y Epico son un claro ejemplo de ello, quienes ni siquiera pudieron cruzar un par de golpes contra Bo Dallas y Darren Young antes que Braun Strowman interrumpiera la contienda. Mas preocupante es lo del Club, ya que salvo el imponente debut que tuvieron a mediados de año, el resto ha sido humillación tras humillación considerando el pedigree de la mancuerna, atascada actualmente en un ridículo ángulo con The Golden Truth a quienes derrotaron suciamente.

La división femenina por su parte padece de la constante repetición, cuestión que mas o menos pasa en ambas marcas ante la falta de mujeres que den la talla para estelarizar. Así, tuvimos un nuevo encuentro entre Charlotte y Bayley, construyendo el feudo que las tendrá frente a frente en Royal Rumble por el título, en donde con la ayuda de Dana Brooke como arbitro especial la Reina de la división se venga de la derrota de la semana pasada a manos de la muchacha de los abrazos. Mientras, Nia Jax tuvo un nuevo y poco novedoso squash que la deja en lo mismo…nada. ¡Queremos a Emalina ahora ya!

Pero los que van en alza desde hace unas semanas son los muchachos de 205 libras, quienes con la incorporación de Neville y el estreno del show 205 Live! han adquirido un nuevo estatus. ¡Que notable es Neville como heel! Sin hacer un gran combate con TJ Perkins (principalmente, por la impericia de este último) concito la atención del público en todo momento y cerró su victoria con una promo villana retando a Rich Swann, el campeón de la división que luego derrotaría a Ariya Daivari pero recibiría el castigo del hombre que la gravedad olvidó para aumentar el odio-amor del público hacia su persona. Gran trabajo del seguro futuro campeón crucero.

Ya en la escena estelar, el combate entre Seth Rollins y Braun Strowman terminaría con descalificación a favor del gigante tras la intervención sorpresa de Sami Zayn, aun obsesionado con el hombre de barba prominente, dejando así el terreno servido para que Chris Jericho aprovechara y aplicara sendos Codebreaker al Arquitecto. Ahora bien, el feudo entre Zayn y Strowman tendrá una interesante parada la próxima semana con un Last Man Standing Match.

Finalmente, el evento principal tuvo una edición mas del clásico de final de año entre Kevin Owens y Roman Reigns por el campeonato norteamericano. Libreto calcado de otros combates, sin sorpresas, buen wrestling. Quizás lo mas destacado fue el Codebreaker que utilizó Owens, tomando prestada una página del libro de su mejor amigo, para tratar de derrotar al samoano, pero como sabemos nadie puede contra el superhombre. La intervención de Seth Rollins solo sirve para que Owens pierda la atención y el campeón conecte la super lanza para retener el campeonato bajo el sonoro rechifle de la fanaticada de Chicago, haciendo extensivos los reproches a Rollins, que cada semana se contamina mas con la impopularidad de su ex compañero de The Shield. Hagan algo antes que un buen elemento como Rollins termine transformándose en un indeseable.

15749538_1214852145229798_1708182681_n

Un Raw promedio para cerrar un año en que los lunes se volvieron verdaderamente una trotura la mayoría de las semanas. Ante la competencia de Smackdown, Raw sucumbió penósamente teniendo el roster mas talentoso, lo que demuestra que si no se tienen mentes creativas e ideas frescas el negocio del wrestling no pasa de ser un espectáculo circense sin mayor atractivo.

Ojalá el 2017 sea un mejor año para Raw.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s