El primero de la familia (2016)

afiche-oficial-el-primero-de-la-familia




El primero de la familia.
Año: 2016.
Director: Carlos Leiva.
Guión: Carlos Leiva.
Producción: Felipe Azúa, Rebeca Gutiérrez Campos, Dominga Sotomayor.
Elenco: Camilo Carmona, Catalina Dinamarca, Paula Zúñiga, 
Claudio Riveros, Sylvia Hernández, Daniel Antivilo.
Fotografía: Felipe Bello. 
País: Chile.
Duración: 90 minutos.


Quizás el problema más recurrente de las familias chilenas es el hacinamiento. Quizás la realidad menos probable, de la misma mano, es que uno de sus integrantes rompa el círculo de la pobreza y pueda, a través de un sistema educacional clasistas y segregador, “surgir” en esto que llamamos vida. Ambas situaciones son presentadas a la perfección en la ópera prima de Carlos Leiva, joven realizador nacional que fuese reconocido como el mejor director en la reciente edición de SANFIC. Pero sin dudas, existen muchas otras de las que viene muy bien conversar. Tomás (Camilo Carmona, quien luego viésemos en “7 Semanas” en un personaje muy distinto e igual de bien ejecutado), es un joven profesional del área de la medicina que proviene de una familia con una situación muy precaria de nuestra ciudad. No hablamos de pobreza extrema, pero sí de una familia donde el dinero escasea. A riesgo de recargarlos de problemas, Leiva opta por otorgar a esta familia mucho de los problemas que aquejan a los chilenos. Ya hablamos de 2 de ellos, pero también están otros: el embarazo adolescente de un integrante, la precariedad del trabajo de quien mantiene la familia, los daños productos de negligencias en materias de salud, las deudas con casas comerciales, etc. Tomás, entonces, es la luz en un camino que se ve oscuro. Producto de mucho esfuerzo personal, Tomás logró romper un poco con su historia, volviéndose el orgullo de sus padres e incluso del barrio. Luego de años de sacrificio, obtuvo su título de medicina, y hoy está a las vísperas de emprender un viaje que seguro cambiará todavía más su vida. Se ha ganado una beca para seguir perfeccionándose en el extranjero, y salir un poco de la situación que lo tiene atrapado. Con mucho simbolismo, y antes de partir al extranjero, su casa tiene un problema con el alcantarillado que a falta de recursos, ha intentado ser solucionado por el padre. La situación no ha sido manejable, y lamentablemente, han debido recibir a los invitados a la fiesta de despedida de Tomás en condiciones a lo menos poco salubres. Pero así como la mierda surge del suelo, muchos problemas han emanado de una familia donde podemos descubrir, los lazos son bastante precarios. Como si fuese poca la carga social que Tomás ha cargado a lo largo de su vida y la cual debe meter a la fuerza a su maleta para mañana, a ello debe sumar tensión que, como no, cuestiona la oportunidad en la cual deja su hogar. Pero aún cuando Tomás es una luz para todos, su vida también tiene muchas tinieblas. Es fácil asumir que tantos logros en lo individual significan a la vez carencias que ha tenido que sobrellevar. Sin dudas la mayor es la de los afectos. Con dificultades para expresarse y encajar en un barrio que, lo queramos o no, le ha quedado chico, sus complicaciones tienen ramificaciones que superan incluso lo que pudiésemos imaginar. Ustedes deben descubrirlas.

7-jpeg__low_ind-708x280

Son muchos los puntos altos en “El Primero de la Familia”. Las actuaciones de Camilo Carmona como Tomás, y las de Paula Zúñiga y Claudio Riveros son tan convincentes, que logran hacer propios los logros y fracasos del grupo familiar. En ello también radica la virtud del guión que el propio Leiva preparó. No hablamos de problemas del barrio alto o de un grupo exclusivo de chilenos. “El Primero de la Familia” gusta porque muestra lo que aqueja a los chilenos, y duele a la vez porque hace esa durísima pregunta que siempre vincularé a la película “Doubt” del año 2008. ¿Cuánto estamos dispuestos a sacrificar para vencer a la pobreza? ¿Quien recibiría el embarazo precoz de una hija que condicionaría totalmente su futuro, a cambio de que al menos uno de sus hijos logre educarse y saque el primer título profesional de la familia, que podría cambiar su realidad eternamente? Y si esa pregunta no es fácil, los invito a plantearse la siguiente. ¿Cuál es el costo para que los “Tomases” chilenos salgan adelante? ¿Cuánto les ha costado recorrer el mismo camino que otros tienen por sentado? ¿Cuántas conductas se le pueden perdonar o justificar en ese camino, como las decisiones que toma su hermana Cata? Por eso, “El Primero de la Familia” es fuerte. Por eso Leiva se ha llevado tantos reconocimientos.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s