WWE Royal Rumble 2017

El Alamodome de San Antonio recibió la versión 29 del Royal Rumble, la fiesta de WWE donde las sorpresas y el camino a Wrestlemania prometen un gran espectáculo. Veamos lo que pasó.

Pasa un poco desapercibido todo lo ocurrido antes de la pelea entre Kevin Owens y Roman Reigns por el cinturón Universal, y es que sabíamos que Bayley y Charlotte tenían, casi como obligación, que ofrecer un combate no-tan-bueno en orden a ofrecer uno superlativo en el camino a Wrestlemania. Si no eres AJ Styles, es casi imposible ofrecer fenomenales grandiosas performances semana a semana, PPV a PPV. Mucho más desapercibido pasa el squash que recibió Sasha en desmedro del terrible push de Nia Jax, el 3 vs 3 femenino de Smackdown, donde armaron a Naomi como la retadora de Alexa Bliss previo a que seguramente Nikki Bella le quite el cinturón en Wrestlemania. Lo peor es que quizás el gran momento de Machine Gun Karl Anderson y Luke Gallows pasó sin pena ni gloria por haber sido puesto en el pre-show, partiendo con el pie izquierdo su primer reinado en WWE.

Así es que vamos al primer gran momento de la noche, el gran combate entre Kevin Owens y Roman Reigns por la correa roja de Raw. Ambos dieron un tremendo espectáculo, con Owens dominando las acciones en el ring hasta que llegase el “momento Roman” donde empezó a destruirlo sin contemplación, pareciendo que la victoria del samoano no solo sería rotunda, sino bordando los límites del entierro absoluto. Owens usó los manerismos de Roman para aplicarle un “superman punch” con una manopla que le lanzara Chris Jericho desde su jaula, también le aplicó una stunner, mientras que Roman lo lanzó contra la torre de jenga que Owens armó con mucho cariño en las afueras, así como también lo powerbombeó en la mesa de comentaristas de Raw. Ahí entraría Braun Strowman, que sigue siendo el sujeto mejor bookeado de WWE después de Neville. Strowman barre con Roman, dejando a Owens listo para llevarse la victoria y cerrar un brutal encuentro que la gente disfrutó. Jamás creerían que Strowman sería tan aplaudido.

captura-de-pantalla-2017-01-30-a-las-3-30-56-p-m

Pasamos al encuentro de los cruceros, donde el público no reaccionó ante un sólido combate entre Neville y Rich Swan, que terminó otorgándole su “corona” a Neville en la división, y consolidándolo como el top heel de las 205 libras. Lamentablemente ni el phoenix splash de Swan desde el esquinero a las afueras fue suficiente para que el público, que estaba cansado tras el tremendo combate que habían visto previamente, pusiera atención al cambio de campeón.

Llegamos al primer candidato a Match of the Year en WWE, y el primer contendiente a Omega vs Okada. AJ Styles y John Cena ofrecieron un clásico para, probablemente, cerrar su rivalidad dándole a John Cena su campeonato mundial número 16, empatando en los récords a Ric Flair, y poniendo al líder de la Cenation en contención de ser el evento estelar de Wrestlemania, a menos que la Elimination Chamber diga lo contrario. El combate tuvo de todo: nuevas movidas, finishers rotas, super finishers rotas, intenso ritmo, gran selling por parte de Styles, y un ambiente de gran contienda que solo 50 mil personas podían darle. AJ Styles cerró su primer año en WWE de forma soberbia, sin un solo punto negro en sus performances, y haciendo ver excelente a todos sus rivales, incluso rejuveneciendo a un John Cena que se ha mostrado oxidado con otros rivales. El gran pero fue el resultado, pudiendo haber sido la gran piedra para cimentar a Styles como la gran amenaza del legado de Cena, pero tras dos derrotas era imposible que no le “devolviera el favor” al bueno de John. Styles por otro lado queda en el aire de cara a Wrestlemania, y esperamos, con amenaza de no ver el show, que en Wrestlemania no se enfrente a Shane McMahon, sino que protagonice uno de los momentos importantes del show más grande del año. Cerrando lo que concierne a este combate, éste y el de Owens-Reigns fueron dos de calibre superlativo.

captura-de-pantalla-2017-01-30-a-las-3-28-08-p-m

Y vamos al Royal Rumble.

Como decíamos, el Royal Rumble es sinónimo de expectativas y sorpresas. Las expectativas de que ciertos favoritos ganen el combate y cierren Wrestlemania, y las sorpresas que cada año ofrece WWE a sus fans, ya sea debuts o regresos. En el departamento de las expectativas, todas ellas fueron rotas una vez que Randy Orton se llevó la victoria, el gran push, y el combate titular en Wrestlemania, y es que con el cada vez más cercano retiro del Undertaker, y en un show ofrecido en Texas, el público claramente estaba a favor de una victoria para el hombre muerto. Más llama la atención de la elección del ganador porque Randy Orton ya viene de vuelta: es momento de que él sea quién ponga over a sus rivales, devolviendo los favores que le hicieron desde muy joven. Orton todavía en un main eventer, pero creo que a nadie le llama la atención otro combate titular para él, menos en Wrestlemania, y menos contra John Cena, con el que se ha enfrentado más veces de las que podemos tolerar. Como siempre, WWE no piensa en el futuro, solo en su triste pasado.

captura-de-pantalla-2017-01-30-a-las-3-17-04-p-m

Y en el ámbito de las sorpresas, vale la pena detenerse. Salvo el grandioso momento en que Tye Dillinger entra a la batalla con el 10, y rescatando el ingreso de Jack Gallagher y “William the Third”, el resto de los no-anunciados fueron particularmente decepcionantes, yendo directamente a la más grande sorpresa de la noche. No sería Samoa Joe, ni Shinsuke Nakamura, ni menos Finn Balor quien ingresaría con el 30, sino Roman Reigns, siendo abiertamente el heat magnet para el público, canalizando la decepción, y haciéndolo el villano absoluto de la noche con su ingreso al eliminar al Undertaker, probablemente cimentando su combate en Wrestlemania, y dando todas las pistas de que un turn heel para el samoano se vislumbra en el horizonte. PERO ESTO ES WWE, POR LO QUE NO CONTARÍA CON ELLO. Roman Reigns podría haber matado a Harambe, pero WWE seguiría siendo candidato a santo.

En los positivos del combate: Chris Jericho como el Iron Man nominal, y Sami Zayn como el Iron Man efectivo y director de orquesta de toda la batalla, yendo a recibir heat y haciendo ver increíble a todos con los que interactuó, particularmente a Randy Orton con una RKO preciosa que Sami vendió excelente. También otro positivo fue El Miz, que hizo lo mismo que Sami, en su caso recibiendo los embates de los faces.

En los puntos negativos: la patética performance de Goldberg, un señor que no tiene cabida luchística en WWE. Más horrorosa en todo caso fue la poco ceremoniosa eliminación de Dean Ambrose por parte de Brock Lesnar. Ambrose fue puntal con Styles y Jericho en acarrear la empresa en 2016, y así le pagan. En otra nota, no hubo absolutamente nada de Seth Rollins y Triple H en el evento, solo una viñeta recordando lo que pasó en NXT Takeover: San Antonio.

De todas formas el Rumble armó varias cosas camino a Wrestlemania: Undertaker contra Roman, y Roman probablemente yendo contra Braun Strowman en Fastlane en venganza por quitarle el cinturón. Baron Corbin se vio bien eliminando a Strowman, quien también se vio excelente en la primera parte de la batalla, y no me extrañaría que ambos fuese 1 vs 1 en Wrestlemania, o quizás siendo parte de la Andre the Giant Memorial Battle Royal (ARMBAR),

El Royal Rumble no fue malo. Todo lo contrario. Es, quizás, uno de los mejores eventos de WWE en muchos años, porque se encargó no solo de elevar nombres, sino también de armar las rivalidades camino a Wrestlemania. El problema no radica en la fórmula, sino en los componentes de ésta. ¿Vale la pena hacer ver como estrella a un Goldberg de 50 años? ¿Vale la pena darle el heat magnet a Roman Reigns si no lo van a virar a heel? ¿Vale la pena mutilar la credibilidad de todos los regulares en desmedro de los part timers? ¿Era necesario darle el cinturón a John Cena sin siquiera vender la oportunidad de empatar a Ric Flair en el camino? Eso pasó con este Royal Rumble, que a pesar de su innegable calidad, nos deja llenos de preguntas que no nos cuesta tanto responder con un “no“.

captura-de-pantalla-2017-01-30-a-las-3-29-07-p-m

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s