Manchester by the sea (2016)

 MANCHESTER BY THE SEA

País: USA
Año: 2016
Género: Drama
Duración: 137 minutos
Título en español: "Manchester junto al mar"

Elenco: Casey Affleck,
Lucas Hedges, Michelle Williams,
Kyle Chandler, Gretchen Mol. 

Director: Kenneth Lonergan
Guión: Kenneth Lonergan
Música: Lesley Barber
Dirección de fotografía: Jody Lee Lipes

Hay varias formas de llevar un luto. Algunos tienen la fuerza de superarlos por medio de agradecer los tiempos vividos. Otros, abrazan la idea de que habrá un reencuentro divino. Muchos desconsolados dejan esa tarea al paso del tiempo. Y hay algunos que no los superan, como Lee Chandler (Casey Affleck). La siguiente reseña contiene spoilers.

El llamado desde la sala de emergencia avisando la muerte de su hermano Joe (Kyle Chandler) hará regresar a Lee a Manchester, lugar del que se auto-exilió tras los dramáticos eventos que marcaran su vida. La mayor sorpresa para él sería que su hermano, aquejado de un problema cardiaco que lo hizo preparar el momento de su muerte, lo constituyó tutor de su hijo Patrick (Lucas Hedges). El dolor de la partida de su hermano no solo reviven aquellas heridas de la muerte de sus hijos, sino también el desprecio de la comunidad que sufrió en primera persona el dolor de Lee, y cómo él debe lidiar con las ruinas de su vida pasada.

La película permite a Casey Affleck desarrollar distintos tipos de dolor en la pantalla. Principalmente, la contención emocional que lleva al vacío, y a las intempestivas muestras de rabia con el mundo al sentirse responsable del incendio que terminaría con la vida de sus tres hijos, una tragedia que terminó destruyendo su matrimonio, y lo que le quedaba de vida. Uno de los flashbacks es particularmente impresionante, con Affleck no solo decepcionado de no haber “merecido” una pena de cárcel por su falta de diligencia a la hora de asegurar la chimenea que causó el siniestro, sino también por la desilusión de no poder quitarse la vida en la estación de policía. El montaje del flashback con la lectura del testamento probablemente le valga el Oscar a Casey Affleck.

hero_manchester-by-the-sea-2016

Pero la película no triunfa por la exposición de tragedias, una tras otra, que perfectamente pudo haber sido, sino por presentar personajes complejos y llenos de tonos distintos. Las interacciones entre Lee y Patrick a las situaciones cotidianas, y a lo que se espera que haga como viudos de Joe, hace que resuenen mucho más los pocos momentos de fragilidad que muestran ambos. Affleck, Hedges, y Kyle Chandler en los flashbacks, son capaces de alivianar una película cuyo primer momento significativo es la advertencia para Joe de que su esperanza de vida no supera los 10 años. Y es precisamente ese evento el que marca el primer luto en la vida de Lee. El cambio en el personaje se vive cuando empieza a pasar más tiempo con Joe, y también con el alcohol.

Pero al mencionar a las personajes secundarios, debemos hablar de Michelle Williams. En no más de 15 minutos en pantalla, es capaz de mostrar la otra cara de la tragedia, y cómo no es tan distinta a la que vive Lee. Ella busca reconstruir su vida con una nueva pareja, y qué puede significar más el intento de una nueva vida que el nacimiento de un hijo. Pero ella está destrozada, tanto como Lee. No solo por la pérdida de sus 3 hijos, sino por la muerte en vida de Lee. Y cómo ella, años después, se siente responsable de aquello. La película no victimiza en ningún momento a Lee, y respeta que ambos personajes tengan la libertad de sentirse miserables el uno con el otro.

manchester2

También está el luto de Patrick, que busca no pensar mucho en la muerte de su padre con varias actividades día o día, las que terminan nutriendo la relación con Lee y entregan momentos legítimamente divertidos en medio del tono aparentemente muy serio de la película, jugando con el contraste latente entre su juventud y la no- vida de su tío Lee. Lucas Hedges también tiene su momento brillante en pantalla, con un espeluznante ataque de pánico al ver pollo en un refrigerador, recordando que su padre estaría en una nevera hasta que llegase la primavera.

Manchester by the sea no solo es una clase de actuación de Casey Affleck, que se pierde en medio de la congoja de su personaje, sino también un tono agridulce para una historia marcada por tragedias, y finales inconclusos que se sienten absolutamente adecuados. El director Kenneth Lonergan cuaja un alto número de grandes escenas que muestra tristeza, rabia, desolación, esperanza, y un perdón que, al menos Lee, no cree merecer.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s