Jackie (2016)

jackie-poster-1Jackie

País: EEUU
Año: 2016
Género: Drama
Duración: 100 min.
Director: Pablo Larraín
Guión: Noah Oppenheim
Reparto: Natalie Portman, Greta Gerwig, Billy Crudup, Peter Sarsgaard, Max Casella, Beth Grant
Música: Mica Levi
Fotografía: Stéphane Fontaine

El 2016 ciertamente será un año bisagra en la carrera del aclamado director chileno Pablo Larraín. No solo sorprendió a la audiencia (nacional e internacional) con la versión mas pagana de Pablo Neruda, sino también hace su estreno en las grandes ligas del cine mundial, “apadrinado” por Darren Aronofsky  y con Natalie Portman como protagonista estelar, hurgando en las penas y miedos tras el mito de la primera dama mas celebre y glamorosa de la historia norteamericana.

“Jackie” es un retrato biográfico sobre la viuda de John F. Kennedy que se circunscribe justamente en los días posteriores al asesinato del mandatario demócrata, a través de una entrevista que concede al periodista Theodore H. White, relatando sus sensaciones y pareceres ante la tragedia. La biopic no pierde tiempo en presentar una línea de tiempo con los hitos mas importantes de su vida, yendo directamente al desarrollo del personaje en su plenitud. Así, durante los primeros pasajes de la película nos encontramos con una mujer elegante y clásica, cuya vanidad y deseos por preservar el legado de los Kennedy en la historia americana son dignos de la grandeza de la Casa Blanca. Jackie asume de forma muy personal su rol de dueña de casa del palacio de gobierno, no escatimando en gastos para adquirir ornamentos del propio Abraham Lincoln, dando cuenta de su gusto por las apariencias…las buenas apariencias. Este afán por mantener en todo momento la imagen perfecta ante su pueblo y sobre todo ante las cámaras, la convierten en una persona llena de contradicciones. Por un lado, la primera dama icono de la moda, y por otro lado, la mujer frágil y frustrada ante las presiones sociales y la indiferencia de un marido (presumiblemente infiel) que no valora sus esfuerzos por hacer de su mandato uno a la altura de ser recordado.

La muerte de Jack (el mote de JFK) es el motivo alrededor del cual gira el argumento y respecto del cual Jacqueline ofrece la entrevista. Claramente existe en ella un deseo por figurar aun en el dolor, ya que la supuesta dignidad y grandeza de su marido merece tener exposición mediática. Pero también esa exposición se encuentra totalmente controlada. Así, se preocupa de editar cada palabra reveladora que le expresa a su entrevistador, a fin de evitar todo atisbo de debilidad en su estereotipada vida perfecta. Ahora bien , la frases prefabricadas sucumben ante la realidad de los hechos que se muestran como subtexto de la conversación, en donde lo miedos por pasar al olvido o incluso terminar sumida en la pobreza como otras primeras damas viudas mientras sus maridos ejercían su cargo, inundan su atención a las pocas horas de ocurrido el asesinato. Es por ello, que en un ejercicio tanto de vanidad como de desesperación se propone preparar un funeral a la altura del que tuvo Lincoln, con un gran desfile encabezado por ella misma, aun cuando los logros de JFK ni cerca estuvieren de su inspiración.

Natalie Portman as "Jackie Kennedy" in JACKIE. Photo by Pablo Larrain. © 2016 Twentieth Century Fox Film Corporation All Rights Reserved

El ejercicio argumentativo de Larraín tiene valores interesantes. En primer lugar, deshecha el formato convencional de este tipo de largometrajes, con el fin de presentar una radiografía de las emociones del personaje en la época cuya relevancia, quizás, cobró mayor sentido. En segundo lugar, sintetiza los mejores elementos de su cinematografía, la cual se caracteriza por la construcción y desarrollo de personajes, mas que por contar historias (Tony Manero, Postmortem y El Club son una clara muestra), y en donde ademas los elementos técnicos adquieren un nivel preponderante en ese constructo, desde la tosquedad opaca intencionada de la fotografía hasta la minimalista banda sonora a cargo de Mica Levi (cuyo análisis completo puedes ver en el siguiente link). En este sentido, existe una clara intencionalidad en la elección del director chileno para el proyecto, aterrizando el mito a escalas pequeños, en ambientes de pocos personajes, mostrando solo la superficie de su ser interior dando pie a la interpretación o derechamente la imaginación para completar el puzzle. Siguiendo esta línea, se le podría atribuir cierta carencia al relato en el desarrollo de ciertas aristas, como la relación de Jackie con su cuñado y en general la familia Kennedy, en razón de la carga política del apellido, así como las insinuaciones sobre la relación con su marido, que a pinceladas se dejan ver en diálogos con su entrevistador como con el sacerdote que la contiene. Así mismo, la densidad de emociones en tan acotado espacio y tiempo termina por volver algo caótico, y en algunos pasajes, tedioso el desarrollo del relato, considerando ademas los constantes saltos temporales de la narración que le quitan continuidad a la construcción del argumento.

Pero finalmente Jackie destaca gracias Natalie Portman, quien vuelve a la primera fila del cine (su último gran papel justamente es el que le valió el Oscar con Black Swann) sustentando buena parte de la película en sus hombros, en una interpretación que nos muestra  los contrastes del personaje en todo su esplendor: el glamour y carisma de la ex primera dama frente a las cámaras, como también su frialdad, vanidad y pretensión fuera de ellas. Justifica plenamente nominación como mejor actriz  para los premios de la academia, y aun cuando la gran favorita en la categoría es Isabelle Hupert, perfectamente podría llevarse su segunda estatuilla.

En resumen, “Jackie” mas allá de ser una correcta película biográfica que pone al desnudo una figura tan mediática y mítica como la de Jacqueline Kennedy,  termina imponiéndose por lo estético, tanto en la estructura narrativa no convencional como en lo propiamente atmosférico, regalándonos ademas desempeños notables tanto en la dirección como en la actuación, cuestión que nos hace pensar en posibles futuros proyectos de Larraín y Portman juntos.

Buen primer apronte del director de “No” en Hollywood.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s