Supergirl S02E14: “Homecoming”

spg214b-0036b-1487960276736_1280w

Pese a evidenciar una mejoría ostensible esta semana, “Homecoming” sigue evidenciando muchos de los mismos inconvenientes que se han hecho habituales durante esta parte de la temporada y de los cuales tanto hablamos la semana pasada, a saber, la pérdida de foco y dirección (algo sobre lo que la serie se hace cargo en este episodio), problemas en torno a saber qué tramas priorizar, y claro, todo el efecto Mon-El, que ahora ya está a full en la serie luego de que se consumara su relación con Kara.

Como mencionamos en el extracto, este episodio gira en torno al regreso de Jeremiah Danvers, lo que es algo positivo no sólo porque más Dean Cain siempre es bueno, pero también porque su aparición -y por extensión, el regreso de Cadmus-, vuelve a encausar la serie de cara a su recta final, considerando que quedan apenas 8 capítulos (2 meses, aunque seguramente será un poquito más considerando los parones que The CW suele tomarse en marzo). Por otro lado, y no bien nos alegra al retorno y mayor integración de Jeremiah Danvers a la trama, no deja de ser extraño el timing, considerando que la anterior aparición del personaje fue hace 7 capítulos, por lo cual queda en evidencia la falta de foco en cuanto a priorizar las tramas, ya que le quita un sentido de urgencia a la anterior aparición de Jeremiah, y al mismo tiempo le resta impacto a este retorno porque se siente inconexo.

Pero la trama del episodio no gira sólo en torno al retorno de Danvers, pero más bien, a la conveniencia y oportunidad del regreso, considerando no sólo las circunstancias de su aparición, pero el plan maestro de Cadmus. Porque sí, como todo el mundo que ha visto un mínimo de televisión sabe, cada vez que un personaje retorna después de una prolongada ausencia, siempre hay un motivo ulterior detrás del regreso; por lo tanto, la trama pasa a convertirse más en una espera respecto al momento en que los personajes tomarán conocimiento de lo que nosotros ya sabemos o sospechamos. De nuevo, no se trata de una trama novedosa ni mucho menos, pero afortunadamente la serie sale al paso gracias a la presencia de Jeremiah -lo que le da el peso emocional al regreso y posterior traición-, y al unir la trama con Cadmus, lo que esperamos derive en mayor cohesión narrativa de ahora en adelante.

sg1

 Al menos por ahora la apuesta funcionó parcialmente, particularmente el componente emocional, lo cual se vio reflejado en las escenas entre Kara y Alex, las que por lejos fueron lo mejor del episodio, particularmente en 2 instancias: primero, durante las conversaciones relajadas entre hermanas que la serie ha sabido perfeccionar a lo largo de 1 temporada y media; y segundo, una vez que comienza a germinar la semilla de la duda en torno al regreso de Jeremiah, lo que genera una división entre las hermanas, poniendo a Alex a la defensiva de una forma que no habíamos visto quizás desde todo lo ocurrido con la muerte de Astra la temporada pasada. El hecho de que el personaje de Chyler Leigh derechamente le de un ultimatum a su hermana respecto a dudar de su padre es muestra suficiente de lo que decimos.

Pero el mayor problema, y aquí ya comenzamos a sentir un patrón, tiene que ver con el origen de las sospechas y dudas: Mon-El. Y no se trata sólo del hecho de que el show decidió que, de un momento a otro, el personaje más impulsivo iba a ser la voz de la razón (pese a que todos sus reparos y sospechas son razonables y terminan dando frutos); pero mayormente, porque en un momento el capítulo comienza a avanzar desde el punto de vista de Mon-El, y es a través de sus ojos que experimentamos no sólo las emociones de las hermanas Danvers -especialmente Kara-, sino además porque el conflicto entre ambas se ve de alguna forma gatillado por Mon-El, y no necesariamente porque sus argumentos no sean razonables (de nuevo lo son, lo que hace que sea raro que provengan de él), sino más bien por la división familiar que se forma debido a que Kara decide que su lealtad está con su nuevo novio y no con su familia, y ahí es donde está el problema. Porque como dijimos, no sólo no vemos el conflicto interno desde la perspectiva de nuestra heroína, sino también porque la confrontación nace de un deberse a su novio más que porque Kara de verdad considere razonables las dudas del daxamita.

Esto genera que cuando eventualmente sí se genere la revelación de que Danvers estaba siendo controlado por Cadmus, se pierda un poco el impacto, ya que en vez de pasar tiempo con Alex y Kara, lo hacemos con Mon-El. Afortunadamente la serie mitiga esto gracias a la increíble actuación de Chyler Leigh, quien se roba la parte final del episodio producto a su mezcla de rabia, tristeza y frustración, especialmente al confrontar a su padre, y posteriormente en su colapso emocional tras la interacción con Maggie. “Homecoming” fue uno de los más fuertes episodios para Alex y, por lo mismo, lamentamos el foco en Mon-El, ya que un capítulo así merecía estar anclado en las hermanas Danvers, particularmente en la mayor, por tanto, nos tendremos que quedar con la perspectiva de qué habría pasado si este episodio hubiera estado mejor hilvanado -y si la producción no siguiera intentando de forma tan persistente “vendernos” a Mon-El-.

sg2

Quizás donde sí podemos hablar bien del daxamita -y por extensión, de las desiciones de la producción-, es en la trama donde el personaje de Chris Wood decide buscar ayuda para procesar sus sentimientos y su relación con Kara luego de darse cuenta de algo que venimos diciendo hace tiempo: que el tipo no está preparado para una relación, motivo por el cual decide acudir a Winn por algo de sabiduría. Jeremy Jordan ha mejorado su performance desde que el personaje salió de CatCo y se unió al D.E.O., por lo cual utiliza eso, sumado al momentum de la relación de Winn con Lyra para dispensar algo de ayuda a Mon-El: Kara no necesita un protector o un chaperón, ni mucho menos alguien con los niveles de toxicidad exhibida por Mon-El -tan recientemente como en el episodio anterior-. No, lo que nuestra heroína necesita es un compañero que la apoye y que esté ahí para ella, que esté dispuesto a preguntar por sus necesidades y que muestre la disposición a escuchar, comprender y actuar en base a eso.

¿Qué significará esto para el futuro no sólo de Kara y Mon-El, pero también de la serie? No lo sabemos. Seguimos sosteniendo que la relación entre ambos ha sido perjudicial para la serie, tanto desde el punto de vista narrativo, como del mensaje que se ha enviado reiteradamente. Mas las escenas de Mon-El y Winn abren una pequeña ventana respecto a que la producción quizás está escuchando y está dispuesta a enmendar el rumbo -claro que a su manera-.

Por otra parte, queremos creer que la serie ahora sí encontró un camino narrativo el cual seguir de ahora en adelante, particularmente luego de que la amenaza que significa Cadmus ha escalado exponencialmente luego de conseguir no sólo un registro del D.E.O de todos los alienígenas registrados en National City -cortesía de Jeremiah-, pero también una nave espacial que seguramente será factor en el plan de la organización liderada por Lillian Luthor. De ahora en más sólo queda esperar lo mejor.

Notas al cierre:

  • Este fue uno de los más bajos capítulos de J’onn, en parte porque la trama que tradicionalmente habría sido de él, ahora se la dieron a Mon-El, pero también porque la serie no hizo más -en el momento en que J’onn cayó en cuenta que no podía leer la mente de Danvers, debería haber sospechado que algo no andaba bien-. Aparte, seamos serios, una trama donde J’onn era el que sospechaba y complicaba su rol de figura paterna de Alex y Kara habría sido mucho mejor.
  • Jeremiah sabe quién es realmente Mon-El, lo que seguramente apunta a lo que hemos sospechado hace mucho: que probablemente él era el príncipe de Daxam, y no un guardaespalda como le dijera a Kara.
  • Eliza Danvers también regresó, y sus interacciones con su esposo fueron geniales, esperalmente el freno que le puso a sus intentos de retomar su matrimonio como si no hubiera pasado suficiente agua bajo el puente luego de años de separación.
  • Toda esta escena fue genial (lo que no obsta que Cyborg Superman sigue viéndose horrible).
  • El plot hole más ordinario fue la incapacidad de todos de darse cuenta de los cambios en la fisiología de Jeremiah ¿Y la visión de rayos-X de Kara? ¿Y el examen médico?
  • “Yeah, Kevin’s great.”
  • “Kara’s a badass. She doesn’t need a protector or someone to show her off.”

sg3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s