Logan (2017)

Logan

País: Estados Unidos
Año: 2017
Género: Acción, Western, Superhéroes.
Duración: 137 min.
Director: James Mangold.
Guión: James Mangold, Scott Frank, Michael Green.
Reparto: Hugh Jackman, Patrick Stewart, Dafne Keen,
Boyd Holbrook, Stephen Merchant, Richard E. Grant,
Elizabeth Rodríguez.
Música: Marco Beltrami.
Fotografía: John Mathieson

 

Tras 17 años (!) desde su primera interpretación como Wolverine, ha llegado el momento para Hugh Jackman de “colgar” las garras del mutante favorito de la fanaticada de Marvel, lo cual ocurre de gran forma en “Logan”, una película que deja hacer varias cosas a Jackman, a Sir Patrick Stewart (también en su supuesta última cinta de la franquicia) y al director James Mangold. En primer lugar, les permite por fin hacerle justicia a un personaje que, no bien había gozado de apariciones en todo el espectro de calidad a lo largo de las 8 (!) películas donde participó previamente, nunca había sido mostrado en toda su complejidad; en segundo lugar, es una oportunidad para que Jackman y Stewart puedan por fin hacerse cargo de un material más serio y maduro al que la franquicia los había acostumbrado; y en tercer lugar, le permite a su director reivindicarse de cierta forma, y es que no bien “The Wolverine” es una buena cinta que nos quitó el mal sabor de la boca de “X-Men Origins: Wolverine” (de la cual, mientras menos se diga, mejor), su final demasiado deficiente y “by the book”, había truncado lo que se perfilaba para ser una experiencia más completa de lo que terminó siendo.

En este sentido, “Logan” se siente verdaderamente como una película de autor -Mangold dirige y escribe-, no sólo por la seriedad y brutalidad del filme, pero también por la presencia de un mensaje que no se agota a lo largo de las más de 2 horas de duración, por una serie de pistas visuales tomadas de distintas fuentes, y por el mérito de tomar el esquema de una historia infilmable -por un tema de derechos- como es “Old Man Logan”, y nutrirse de aquello no sólo para utilizar una estructura familiar para que guíe la trama, sino también para distanciarse y diferenciarse no sólo de ésta, pero también de la oferta de la serie “principal” de películas de los X-Men, la cual ha nuevamente caído en el estanco, en contraposición al trabajo más interesante y experimental que se está haciendo con los mutantes de Marvel fuera de la saga principal (a saber, “Deadpool”, “Logan” y la serie “Legion”).

Otro factor relevante también se relaciona con la forma en que la película subvierte las expectativas y los moldes de un género al cual los agoreros llevan años pronosticando su fatiga y explosión en base a una cantidad desorbitante de películas, así como a la repitición de fórmulas. Mas “Logan” demuestra lo que todos deberían saber: que los comics de superhéroes son más que escapismo y que existe una multitud de géneros y experiencias que aún no han sido abordadas a cabalidad en las adaptaciones fílmicas. Es así como “Logan”, tal como hiciera “Deadpool”, antepone la necesidad de contar una historia antes que todo, deshaciéndose de las restricciones de los universos expandidos -salvo un par de menciones a filmes anteriores para contextualizar- para poder relatar una historia adulta, personal, sombría, violenta, pero no carente de esperanza, personificada de varias formas en la novel figura de Laura/X-23 (una genial Dafne Keen).

loganhughjackman2017

Desde un primer minuto la película sabe a lo que va y hace honor a su rating para adultos (al menos en EE.UU.), particularmente a su lenguaje -que se presta para varios momentos geniales, particularmente cortesía del Profesor X- y a la acción, brutal, violenta y gráfica, sacando al provecho a su calificación y honrando los deseos de todos aquellos que por años anhelaban ver a Wolverine regar sangre, apéndices y vísceras por doquier.

Pero más allá de lo explícita de la cinta, en su corazón hay una historia adulta de redención posada en Wolverine quien, en un desalentador futuro cercano -año 2029-, ha abandonado toda esperanza luego de la muerte de los X-Men y la cuasi-desaparición de los mutantes, por lo cual se ha visto relegado a vivir como chofer para reunir suficiente dinero para sostener su alcoholismo, así como para cuidar a un anciano y enfermo Charles Xavier, a quien mantiene oculto en una fábrica abandonada entre la frontera de EE.UU. y México, ayudado por Caliban (un genial y casi irreconocible Stephen Merchant). Como si todo esto no fuera poco, Logan debe lidiar no sólo con los ataques que le dan al Profesor -y que como se nos revela, han tenido resultados catastróficos-, pero también con sus propias penurias, ya que la vejez ha ralentizado su factor de curación, a la vez que el adamantium de sus huesos lo está envenenando lentamente.

Es entonces que la cinta introduce a la figura de Laura/X-23, la pequeña clon femenina de Wolverine, en lo que es una movida inteligente, no sólo por el status fan favourite de Laura -o el hecho de que actualmente es ella quien viste el icónico traje amarillo y azul en los comics-, pero también porque la película se hace cargo de una de las facetas más interesantes de Wolverine y, lamentablemente, una de las menos exploradas en la pantalla grande: el rol de mentor y figura paterna para una nueva generación de héroes, particularmente heroínas -como ocurriera además de Laura, con Rogue, Kitty Pryde, Jubilee y tantas otras-.

Es así que la presencia de Laura y el peligro en que se encuentra producto de la persecución que de ella realizan sus creadores, son los catalizadores que ponen a Logan en un road trip a lo largo de un EE.UU. decadente y militarizado, junto a su pequeña clon y al Profesor X, para dar con un santuario que puede o no existir, lo que es una movida que le debe tanto a los Westerns -ha sido una buena época para los neo-westerns, como lo atestigua el éxito en la temporada de premios de Hell or High Water”-; como a “Mad Max”, en cuanto a su acción, y su estética en algunos pasajes, lo que es más que justificado si consideramos que la saga creada por George Miller también influenció a “Old Man Logan”. De ahí en más, este viaje no sólo opera como crítica social al estado actual de EE.UU. y lo que le podría esperar en un futuro cercano, pero mayormente como un peregrinaje de redención para 2 personajes que vieron días mejores y que enfrentados ante un futuro aún más triste, se ven compelidos a ayudar a una pequeña casi feral, no sólo para darle un porvenir más esperanzador, pero -siguiendo la tradición de los westerns-, como una forma se hacerse cargo de los errores del pasado y del legado de los personajes, lo que en el caso de Logan se refiere no sólo a sus aventuras cinematográficas, pero también a sí mismo de una forma más directa, lo cual dejará sorprendido a más de alguno durante la película.

2256d-logan4

Todo lo anteriormente dicho implica un mérito de los intérpretes -Jackman y Stewart entregan dos de las mejores actuaciones que hemos visto en cualquier adaptación de comics, mientras que Dafne Keen es toda una revelación, haciendo mucho con poco (considerando lo feral y casi mudo de su personaje), e incluso perfilándose para hacerse cargo de la franquicia a futuro, pese a su corta edad, lo que dice mucho-; pero también del director, y como dijimos previamente, James Mangold dedicó 4 años de trabajo a una visión que saca a relucir lo mejor de su pedigree como director, combinando su maestría en los westerns, con el fuerte trabajo y desarrollo de personajes. No es coincidencia que la estructura de road trip alterne entre escenas de acción brutales y casi minimalistas si se les compara con la norma en películas de superhéroes, y momentos de introspección y conversación, entregando el peso de sacarlas adelante a su afiatado elenco.

En cuanto a otros aspectos técnicos, la película se mantiene generalmente aterrizada y el CGI que hay se emplea mayormente en sus escenas de acción, pero nunca de una forma que llegue a ensombrecer lo que estamos viendo. Si a esto sumamos una buena fotografía, y una banda sonora que alterna entre lo grandilocuente y lo atmosférico-minimalista dependiendo de la escena, podemos con confianza decir que esta cinta tiene buenos acompañamientos para realzar el buen trabajo de su guión, dirección y actuaciones.

“Logan” podrá tener una clasificación para adultos, y más sangre y violencia que todas las demás películas de los X-Men juntas; pero al centro de una historia más completa y compleja se encuentra todo aquello que ha hecho que los mutantes de Marvel perduren y proliferen mediante los años, siendo así un cuento esperanzador, no sólo dentro del contexto de su narrativa, pero también en el panorama de películas de superhéroes de este año y de cara al futuro, especialmente en lo que a esta franquicia respecta.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s