Supergirl S02E15: “Exodus”

Tras el retorno post-hiato de fin de año, mucho hemos debatido en nuestras reseñas respecto a los méritos de una segunda temporada de “Supergirl” que, a todas luces, había perdido el foco. Y no bien el carisma de su elenco sigue siendo el mismo, y las buenas tramas -principalmente la relación de Alex y Maggie- habían mantenido su fortaleza, era difícil no darse cuenta que la serie estaba tambaleando un poco en base a tramas principales que no funcionaban tan bien -salvo contadas excepciones-, y a forzar elementos que a todas luces no están generando la respuesta por parte de la audiencia que la producción espera -coff coff, Mon-El, coff coff-.

Ante esta perspectiva, no podemos sino estar más que agradecidos por “Exodus”, un genial capítulo que aprovecha todas las fortalezas de la serie, que privilegia aquellas tramas y personajes que habían funcionado de mejor manera, y que pone un broche de oro a este segundo acto del actual ciclo, dejándonos optimistas de cara a la parte final de la temporada.

Un primer punto para tratar sobre por qué funciona tan bien este episodio es el foco y la relevancia que la serie pone en Alex. No se trata sólo de algo hace tiempo merecido, pero también es casi un reconocimiento por parte de la serie de algo que debería haber hecho hace mucho tiempo: el darse cuenta que Chyler Leigh no sólo es pieza importante de su elenco, pero una de las mejores intérpretes en él, algo que alabamos semana a semana en su actuación, especialmente en todo su arco de enfrentar y abrazar su identidad sexual. Leigh constantemente eleva cada escena en la que está, y la serie hace tiempo debería haberse dado cuenta de esto y darle mayor relevancia en cuanto a los desarrollos principales, en lugar de, por ejemplo, haber desperdiciado gran parte de esta segunda parte de la temporada en un personaje como Mon-El.

Es en parte por esto que “Exodus” funciona tan bien como lo hace, porque estamos ante un episodio donde básicamente la protagonista es Alex, lo que no sólo deja a Kara en segundo plano, pero que además nos permite ver los eventos por fin desde una perspectiva distinta y que tiene mucho más sentido que el foco que la serie puso en Mon-El la semana pasada.

Como si el excelente trabajo de Chyler Leigh no fuera suficiente, este episodio también brilla por lo relevante de sus temas, y el buen trabajo que la serie hace al respecto -lo que vale la pena elogiar más si consideramos que muchas veces la serie se mostró demasiado básica en cuanto a esta clase de desarrollos-. Esto importa no sólo porque se continúa con la trama de Cadmus que tantos frutos ha dado esta temporada, pero también porque permite contrastar directamente la xenofobia del grupo dirigido por Lillian Luthor con las políticas migratorias de Donald Trump. Y esto va más allá de ciertas referencias como la que Snapper hace a la amenaza que significan las noticias falsas, sino que está enraizado en el plan de Cadmus, donde los paralelos con el anaranjado presidente de EE.UU. son más que claras: detener y atrapar a todos los alienígenas, y deportarlos sin importar las circunstancias de su llegada a la Tierra, de su status en el planeta y de cualquiera sean las consecuencias que éstos -casi todos refugiados- al volver al espacio. Y más allá de las circunstancias propias de la serie -la deportación es en una nave espacial- el paralelo es más que evidente (recordemos que la palabra “alien” en inglés hace referencia a algo extraño o extranjero, por lo que se usa como sinónimo tanto para extraterrestres como para personas foráneas a un estado o que no gozan de calidad de ciudadano), y la serie no se presta para dobles lecturas ni para tratar de entender cualquier inútil e irrelevante intento por parte de Cadmus de racionalizar sus medidas, porque sí, detener y deportar masivamente a gente en base a discriminaciones arbitrarias, y dejarlas a su propia suerte es algo que sólo alguien descarriado como Lillian Luthor y cía. haría. Digno de un súper villano.

Con las apuestas tan altas -y con una conexión emocional con la audiencia derivada de la primera familia a quienes vemos secuestrados-, la serie establece puntos focales y tramas para todos sus personajes, dejando obviamente a Alex en un rol principal, particularmente para tratar de rescatar a Jeremiah tanto del enfrentamiento con el D.E.O., pero también para evitar que su posible involucramiento con Cadmus continue. Además de Alex, otros personajes también tienen algo que decir en el episodio: J’onn por su interés tanto como extraterrestre y como líder del D.E.O.; Kara, en su faceta periodística, intenta generar un cambio mediante la advertencia a la población alienígena de los planes de Cadmus; y Winn, preocupado por el futuro de Lyra, secuestrada por Cadmus.

Hablando de Kara, siendo la protagonista y todo, hay algo agridulce en su trama: por un lado se siente bien tenerla de vuelta en CatCo y con un renovado interés en su carrera periodística; pero al mismo tiempo, la poca importancia que se le ha dado a ese ambiente esta temporada, sumada a los constantes conflictos con Snapper y el despido de Kara luego de publicar de forma independiente la advertencia que fuera desestimada por su jefe, nos dejó una sensación de fatalidad en torno a esta trama que no se ha sabido mantener sin el eje que significaba Cat Grant. Aún así, fue un agradable vistazo a una faceta de Kara que estaba desaparecida, y que de alguna forma hace algo de eco a ciertos temas que fueron tratados en profundidad en la trama de Alex.

En el caso de la mayor de las Danvers, las preocupaciones y su confianza pasan por creer que su padre todavía está al alcance de la redención, y que todo se trata de parte de un plan para detener a Cadmus. Las preocupaciones de Alex son tales que podemos ver como, lentamente, la empiezan a carcomer por dentro, desembocando en una ira y pena que se manifiestan en la escena donde brutalmente ataca al agente de Cadmus detenido por el D.E.O.

Por otro lado, el tema de la confianza y la fe en su padre también se ve reflejado en la escena donde J’onn se hace pasar por Jeremiah para pedirle a Alex que actúe a espaldas del D.E.O. La revelación de que en verdad se trataba de Martian Manhunter funciona a la perfección porque de verdad era algo que no veíamos venir, y porque pese a la sanción que recibe Alex, ésta aún así decide continuar actuando para descubrir la verdad sobre lo que ocurrió con Jeremiah, en lo que es un buen conflicto de lealtades para Alex entre sus figuras paternas.

Aún así, es el personaje de Chyler Leigh quien tendría la última palabra, ya que es ella -ayudada por Maggie- quien decide solucionar el asunto, atacando directamente a Cadmus y gatillando un espectacular climax del episodio, que incluye grandes escenas de acción y el envío de una nave al espacio, situación que ambas hermanas deben resolver para lograr detener a Cadmus y lograr rescatar a todos los refugiados alienígenas que la organización intentaba enviar al espacio. Dicha secuencia no sólo sacó a relucir buenos efectos especiales -seguramente con un presupuesto aumentado para el capítulo-, pero mayormente, volvió a traer a la palestra el vínculo Kara-Alex que había estado extraviado producto de los dramas sentimentales de ambas.

Finalmente, ambas salvan el día, y no bien el costo fue grande -el despido de Kara, la sanción a Alex (eventualmente revocada por J’onn)-, queda la sensación de haber hecho lo correcto, no sólo para las hermanas, pero también para la serie, que nos entregó uno de los mejores episodios que hemos visto hasta ahora, en base a sacar a relucir aquellas fortalezas que han estado ahí desde la primera temporada.

Notas al cierre:

  • El stinger del episodio conlleva la llegada a la Tierra de los enigmáticos perseguidores de Mon-El, quienes no son otros que Kevin Sorbo (el emblemático Hércules de la serie noventera) y Teri Hatcher (quien diera vida a Lois Lane en “Lois & Clark: The New Adventures of Superman”). Y sí, la promo del próximo capítulo también confirmó lo que veníamos postulando hace mucho: que Mon-El era el príncipe de Daxam.
  • A propósito de Mon-El, esta es la clase de episodios donde la serie sabe bien qué hacer con él: mantenerlo como soporte emocional y comic relief. 
  • La trama de Jeremiah se terminó perdiendo un poco hacia el final del episodio, pero confiamos que continuará su desarrollo (aparte que, considerando que Dean Cain interpretó a Superman en “Lois & Clark”, es más que obvio que la serie se las ingeniará para tener una reunión entre él y Teri Hatcher).
  • Este episodio fue dirigido por Michael A. Allowitz, quien tras haber dirigido en “The Flash” y “Legends of Tomorrow”, realiza su debut en “Supergirl”. Y a juzgar por este capítulo, queremos verlo más seguido en los créditos.
  • Da gusto que la producción del “Arrowverse” haya utilizado todas sus series esta temporada para honrar la tradición de los comics (tan ignorada por muchos) de tratar temas de relevancia social.
  • James volvió, y pese a lo pequeño de su rol, funcionó muy bien.
  • Otra que también retornó fue Lena, también en un papel menor, pero que no sólo fue significante para la trama, pero además nuevamente nos recordó que tiene mejor química con Kara que la que ésta tiene con Mon-El.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s