Editorial: Justice League Action, la serie que no sabíamos que necesitábamos.

Pese a su largo dominio en la arena de la animación, DC Comics había estado un poco perdido los últimos años en el ámbito televisivo. Tras las injustas cancelaciones de “Young Justice” y “Green Lantern: The Animated Series”, y al fracaso de “Beware the Batman”, sumado a las reestructuraciones derivadas de la renuncia y posterior retorno de Bruce Timm, el futuro de las adaptaciones animadas parecían estar en el contenido directo a video (como las múltiples películas animadas, así como el proyecto “DC Superhero Girls”), y en el campo virtual (las series partes del “Arrowverse”, como “Vixen”, la segunda temporada de “Constantine”, y la ya anunciada “The Ray”).

Este cambiante panorama, que dejó a DC sólo con la divisiva “Teen Titans Go” al aire -descontando cierto contenido especial y licenciado-, dejó a muchos pensando que la editorial iba a descuidar y dejar de lado la televisión; sin embargo, el último tiempo el panorama ha ido cambiando. Primero fue la confirmación del retorno de “Young Justice” para una tercera temporada, en una movida que ni siquiera los fans más incondicionales creían que se iba a materializar; y luego fue el estreno a finales del año pasado de “Justice League Action”, una nueva serie que pone el foco en la Liga de la Justicia en una nueva visión cargada de acción -he ahí el nombre- y entretención.

Amparada en el retorno del formato de capítulos cortos que fue repopularizado por series como “Adventure Time”, “Regular Show” o “Steven Universe”, la serie aprovecha la duración limitada de sus episodios para sacarles el provecho en episodios veloces que cumplen en la promesa de acción y diversión. En este sentido, la serie funciona como una gran amalgama de 2 de las series emblema de DC: “Justice League/JL Unlimited” y “Batman: The Brave & The Bold”. De la primera, se toma prestado el formato centrado en la Liga, y la ligera serialización existente en la serie a lo largo de ciertos arcos cortos, o mediante temas y desarrollos que van conectando los diversos episodios; y de la segunda, la serie toma el colorido, el sentido del humor y la idea de emparejar a un núcleo central de héroes -Superman, Batman y Wonder Woman- con otros personajes menos reconocidos para el público masivo.

Si a todo lo anterior sumamos un particular estilo visual -reminiscente de sensibilidades más modernas y dejando de lado el estilo más icónico de Bruce Timm-, el regreso de actores emblemáticos a las voces de los personajes -Kevin Conroy como Batman, Mark Hamill como el Joker, Josh Keaton como Hal Jordan-, y un sentido de construcción de universo que ha sido expedito y bien armado -la serie tiene confirmados más de 50 personajes distintos durante su primera temporada, en un verdadero quién es quién del universo DC, que ya ha pasado desde héroes reconocidos como Zatanna, Flash, Firestorm, Green Arrow o Cyborg, algunos de culto como John Constantine, Booster Gold y Swamp Thing, y otros que son casi pies de página en la historia del universo, como Space Cabbie (con voz de Patton Oswalt).

Aún así, con todo lo positivo del show, éste no ha estado exento de problemas, pero los que no derivan de la serie en sí misma, sino más bien de Cartoon Network y la extraña relación que ha tenido con las series de DC el último tiempo. Esto se ve reflejado en la irregular agenda de emisión de la serie, con episodios que debutaron antes en el Reino Unido, pero fuera de orden, mientras que en EE.UU. ha sufrido de retrasos y hiatos inexplicables, todo mientras en algunos territorios como Polonia la serie ya lleva más de la mitad de la temporada. Esta situación ha generado evidente pérdida de interés por algún sector del público, además de golpes en el rating de la serie, que es uno de los elementos que, al final del día, le importan a los estudios (cosa de recordar los absurdos motivos que llevaron a la cancelación de “Young Justice” y “Green Lantern: TAS”, a saber, las pocas ventas de juguetes y el hecho de que ambas series generaban audiencia masculina y femenina, lo que alteraba las planificaciones del marketing del canal, que no sabía como lidiar con el hecho de que mujeres vieran series que supuestamente eran para hombres –sí, en serio-).

Es por eso entonces que, para cerrar esta editorial, los dejamos invitados a disfrutar “Justice League Action” en su formato y medio de preferencia (Cartoon Network Latinoamérica ya la emite los días viernes en la tarde), una serie que no sabíamos que necesitábamos porque nos trae de vuelta a los superhéroes de DC en un formato más breve y vivaz, cargado de acción, humor y entretención, y que es ideal no sólo para marcar un regreso a la forma de WB/DC en la animación televisiva, pero también para refrescar las series de superhéroes y demostrar la versatilidad del medio. Y claro, para demostrar que existe una audiencia para esta clase de shows.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s