Supergirl S02E16: “Star-Crossed”


Como mencionamos, las huellas del cambio de canal en la serie han realizado mayormente maravillas para el show, como lo atestigua esta segunda temporada que ha excedido con creces lo hecho en la primera, a la vez que el foco del programa ha cambiado para alinearse mayormente con las demás series. Y no nos referimos a la cada vez mayor interacción con la Tierra donde tienen lugar “Arrow”, “The Flash”, “Legends of Tomorrow”, “Vixen” y “Constantine”; pero también a los lineamientos temáticos y de herramientas narrativas, a saber, un aumento en el drama sentimental, en la acción bombástica -pese a que en algunos capítulos, como el que estamos comentando, el presupuesto no acompaña-, y el foco en un grupo de personajes (qué es el D.E.O. si no el “Team Supergirl”, operando de la misma forma que lo hace Felicity y cía. en “Arrow”, o el equipo de S.T.A.R. Labs en “The Flash”), todos cumpliendo roles similares a las demás series y contando además con un aumento en la población de héroes: no sólo la aparición de Superman, pero también la libertad de J’onn para ser Martian Manhunter, el hecho de que James sea Guardian -dejando a todo lo que ocurre en CatCo de lado, más luego de la partida de Cat y el despido de Kara-, o el rol más activo de Alex y Maggie, además de la presencia de Mon-El.
Todos los cambios no han afectado mayormente la calidad de la serie, ya que la tendencia en la temporada ha sido hacia el alza en general, probablemente derivado de la familiaridad del equipo de producción con un formato que ya han dominado y perfeccionado con las demás series.

Y este episodio, como nunca, ha hecho latente esta sensación, todo gracias a la narrativa dividida: por un lado, la ya mencionada revelación de la real identidad de Mon-El y los conflictos que se generan no sólo al Kara enterarse de que su novio no es más que el vil príncipe del planeta que tanto desprecia, pero además por el hecho mismo de que Mon-El fuera capaz de mentirle de esa forma y por tanto tiempo, sin importar cuánto éste se esfuerce por cambiar. Por otro lado, hay una trama que pese a ser menor ocupa gran parte del tiempo del capítulo, centrada en Winn y la aparente traición de Lyra, quien resultó ser una estafadora y ladrona de arte, todo para proteger a su hermano menor, quien es prisionero de un grupo de trafico intergaláctico de arte, que manipula a la novia de Winn para sacar provecho personal.
De nuevo, tramas directas, más o menos sencillas desde el punto de vista narrativo, entretenidas ambas, pero que dejaron la sensación de que la serie optó por un camino fácil más que otra cosa, lo que llama la atención considerando lo esperado de este capítulo. De hecho, tan así fue la sensación que, salvo por el golpe de nostalgia noventera que significa tener a Teri Hatcher y Kevin Sorbo en el show -de la mano con el gran uso que las series de DC y CW han hecho de este elemento y de honrar la televisión de culto del pasado-, todo lo demás se sintió como un capítulo de relleno, pero no sabemos exactamente a propósito de qué, ya que salvo lo ocurrido con los planes de Mon-El, la serie no ha hecho mucho respecto a tomar planes a mediano o largo plazo.

Aún así, en esta época, realizar un episodio que, pese a su relleno, está tan enraizado en lo que verdaderamente es otra época de la TV -los cada vez más distantes 90’s (no saben cuánto dolor siente quien escribe luego de tipear esa frase)-, es algo digno de alabanza, especialmente cuando dentro de todo nos entregaron algunas escenas genuinamente buenas, a saber, la tensa cena entre Kara y la familia real de Daxam, o la confrontación entre Supergirl y Rhea en el balcón de los pensamientos del D.E.O.

Esta última escena nos resulta de particular interés porque si en algo sí destacó este episodio, fue en el tratamiento que realiza de Kara luego de su ruptura con Mon-El, ya que como mencionamos antes, la serie no sólo se centra en el argumento sencillo de “enojo en base a mentira”, sino también a la gravedad de dicha mentira, y a las verdaderas implicancias que tenía la vida pasada de Mon-El, así como su responsabilidad en la forma en que Daxam perpetuó su nefasto estilo de vida. Es material fuerte y serio para la serie, y uno que Melissa Benoist interpreta a la perfección; por lo mismo, es casi lamentable el poder anticipar que, probablemente más temprano que tarde, la serie va a abandonar todo esto por una eventual reconciliación entre Kara y Mon-El, una relación que hemos criticado por su falta de funcionamiento y de química todo el año, pero ante la cual seguiremos atados, a menos que la serie diga lo contrario, porque damos por hecho que ésto no fue lo último que veremos de Rhea y Lar Gand.

Pictured (L-R): Teri Hatcher as Rhea and Kevin Sorbo as Lar Gand — Photo: Robert Falconer/The CW — © 2017 The CW Network, LLC. All Rights Reserved

“Star-Crossed” es un simpático episodio de relleno ante el cual es imposible no sentirse un tanto decepcionado luego de la forma en que la serie preparó una trama que, al menos en la previa, parecía mucho más interesante de lo que terminó siendo.

  • El stinger del episodio involucra el debut de Music Meister (Darren Criss), el villano del crossover musical con “The Flash”, quien deja todo preparado para este especial episodio.
  • En honor a la verdad, este episodio anticipó mucho lo que será el crossover, a saber, la mención al amor de Kara por los musicales, así como varias menciones a dicho género a lo largo del episodio, incluyendo, era que no, a “Hamilton”.
  • La próxima semana marcará un doble retorno en la serie: por un lado, Kevin Smith está de vuelta en la silla de director, y además regresa a la serie Lynda Carter como la Presidenta de EE.UU.
  • She-Hulk sacó una mención esta semana, en lo que creemos debe ser la primera instancia donde se hace referencia a un personaje de Marvel en una de las series de DC.
  • Los efectos especiales esta semana no estuvieron a la altura.
  • En el flashback al verdadero momento en que Mon-El escapó de Daxam, vemos que su guardia de seguridad asesinó a un embajador de Kryptón -que portaba el emblema de la casa de El- para robar su nave y permitir que Mon-El escapara.
  • Mandrax, el traficante de arte intergaláctico, es un personaje creado para la serie.
  • En la historia de DC, han habido varios personajes bajo el nombre de Rhea, pero ninguna ha sido la reina de Daxam.
  • Por otro lado, el nombre de Lar Gand es el verdadero nombre de Mon-El en los comics.
  • El ultimatum que Rhea realiza para que Mon-El se entregue está claramente basado en la advertencia similar que Zod le daba a Kal-El en “Man of Steel”.
  • Asumiremos que Kara y Mon-El estaban viendo el inicio de la sexta temporada de “Game of Thrones”, a juzgar por el comentario del personaje de Melissa Benoist de que el invierno aún no llegaba.
  • “Fun-employement”.
  • “Make Daxam Great Again”. Porque para qué ser más sutiles en la demostración de que Daxam es un lugar terrible.

Pictured: Darren Criss as Music Meister — Photo: Dean Buscher/The CW — © 2017 The CW Network, LLC. All Rights Reserved

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s